Somos esclavos en el siglo XXI

, , 14 Comments

No hacen falta muchas palabras a esta gran viñeta de Eneko que corrobora lo comentado en el post sobre los efectos secundarios de la jornada laboral de 65 horas.

Nuestros padres trabajaron muy duro para darnos estudios y la esperanza de una vida mejor, y ahora nosotros no solo no tenemos una 2ª residencia en la playa o en el pueblo (¡qué lujo¡), sino que a duras penas accedemos a una primera casa y casados con el banco de por vida.

Aunque ahora no tengamos las marcas en la espalda de los látigos, seguimos siendo esclavos del Sistema.

Asumirlo es el primer paso para liberarnos.

Vía: Expedientes Joan Fliz X

 
Publicidad
 

14 Comentarios

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado