Discernimiento al poder

, , 18 Comments

¿Qué es el discernimiento? Muy fácil, es separar el trigo de la cizaña, lo verdadero de lo falso.

La desinformación está a la orden del día (internet incluido y especialmente) y es necesario un proceso intelectual importante en el filtrado de la información que nos ofrecen tanto los medios oficiales como los supuestamente alternativos.

Esto no es tan fácil y más teniendo en cuenta que  la mayor parte de la población no lee ni ningún libro ni nada (el 97% de los estadounidenses según Zeitgeist y el 60% de los españoles según algunas fuentes) y alimentan su cerebro única y exclusivamente con la TV, medio manipulador por excelencia. Por eso podríamos decir que vivimos momentos de analfabetismo funcional.

Las claves serían:

  1. Culturizarnos mediante buenas fuentes de información lejos de la propaganda oficial de la TV. Oferta no falta donde elegir. Personalmente me encanta la revista Athanor y tampoco me pierdo CuerpoMente, Integral y Ecologist. Los documentales con conciencia son otro buen recurso aparte de libros, periódicos, cursos, conferencias e internet.
  2. Contrastar los datos (cuando podamos) con diversas fuentes, de ambos lados. Y hasta aquí aplicamos herramientas del hemisferio izquierdo del cerebro, pero lo más importante es el punto 3.
  3. Seguir nuestra intuición verdadera, la voz interior, que es la chivata de nuestra alma. El hemisferio derecho tiene mucha más capacidad de cribaje y es certero, simplemente debemos darle espacio para que se exprese.

Nadie nos asegura que nuestro discernimiento sea infalible, pero al menos ponemos a trabajar las neuronas, somos mucho menos manipulables que la media, no comulgamos con ruedas de molino y tenemos recursos para superar mejor las adversidades.

Y por supuesto, aunque en este blog hagamos nuestros deberes, también hay que aplicar esta medida con nuestros escritos.

 
Publicidad
 

18 Comentarios

  1. 1 - Janaka

    6 febrero 2009 21:33

    Hummm! No sé…, amigo. Discernimiento y poder encajan mal. Se me ocurre que son incluso opuestos, incompatibles. Si el discernimiento consiste, básicamente, en distinguir lo verdadero de lo falso, separar “el trigo de la paja”, “el oro de la ganga”, etc., el poder, por contra tiende siempre a autoafirmarse, a justificarse siempre para perpetuarse en el tiempo, arrollando a la verdad, que le resulta, casi siempre, enojosa…
    Un saludo
    Responder
  2. 2 - Can-Men

    6 febrero 2009 22:14

    Sí Janaka tienes razón, EN el poder se convertiría en dogma.
    “Discernimiento al poder” es una expresión que pretendía decir que lo usemos, adelante con contrastar información y no creernos todo lo que nos dicen.
    Gracias por la puntualización
    Responder
  3. 3 - Conchi Alcaina

    8 septiembre 2009 13:25

    A mi me ha parecido entender que el discernimiento o capacidad de separar el grano de la paja nos lleva a tener Poder sobre Nosotros Mismos, que no es poco. Y eso y sólo eso, ya es tener bastante poder.
    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado