La maternidad verdadera

, , 3 Comments

Recibí un cuento por mail cuyo autor es Mike Sharobim que me encantó y me hizo reflexionar sobre qué es la maternidad y cuál es el verdadero papel de una madre.

Y no tengo ninguna duda de que es este:

Érase una vez un niño a punto de nacer que se acerca a Dios y le pregunta: “Me dicen que me vas a enviar a la Tierra mañana. ¿Pero cómo voy a poder vivir allí siendo yo tan pequeño e indefenso?”

Dios le contestó: “De entre los muchos ángeles que conozco, he elegido uno para ti. Te estará esperando y te cuidará”.

“Pero” –dijo el niño- aquí en el cielo no hago otra cosa que cantar y sonreír. ¡Y eso es todo lo que necesito para ser feliz!”.

Dios le dijo: “Tu ángel cantará para ti cada día y así sentirás su amor y serás feliz”.

“Y –dijo el niño- ¿cómo voy a poder comprender a la gente cuando me hablen si desconozco su idioma?”.

”Eso es fácil –le dijo Dios- tu ángel pronunciará las palabras más bonitas y encantadoras que jamás hayas escuchado. Y con mucha paciencia y cariño te enseñará a hablar”.

El niño alzó su mirada a Dios y le dijo: ”¿Y qué voy a hacer cuando quiera hablar contigo?“.

Dios sonrió y le dijo: “Tu ángel te juntará las manitas y te enseñará a orar”.

El niño dijo: “También me han dicho que en la Tierra hay hombres malos. ¿Quién me va a proteger?”

Dios le rodeó con Su brazo y le dijo: “Tu ángel te defenderá, ¡al punto de entregar su vida por ti si fuese necesario!”.

El semblante del niño se ensombreció y dijo: “Pero siempre estaré triste porque ya no te voy a ver”.

Dios abrazó el niño. “Tu ángel te hablará siempre de mí y te enseñará el camino de vuelta hacia mi presencia, aun cuando yo esté siempre a tu lado”.

En ese momento se sintió una gran paz en los cielos, pero ya se escuchaban voces provenientes de la Tierra.

El niño, apresurándose, planteó una última pregunta: “Si me voy ahora mismo, Dios, ¡dime cómo se llama mi ángel!”.

A lo que Dios le contestó: “Su nombre no importa mucho… sólo tienes que llamarle ¡MAMÁ!”

La sabia Naturaleza fabricó una hormona mágica para que las madres cumpliésemos con nuestra misión: la OXITOCINA, la hormona del amor, que se emana a chorros durante el parto respetado, en las primeras horas de vida del bebé si estamos junto a él y no lo alejan de nosotras y durante la lactancia materna y el contacto piel con piel continuo. Pero:

  • ¿Nos facilita la sociedad actual ser los ángeles de nuestros hijos o nos boicotea desde todos los frentes?
  • ¿Qué mensajes nos lanzan los programas oficiales sobre el cuidado de los bebés, los gurus de crianza y los programas de televisión?
  • ¿Nos permitimos a nosotras mismas ser ángeles o es más fácil ser una madre depredadora/patriarcal sin cuestionarse nada?

Está claro, otra crianza y otro mundo es posible y para ello sólo debemos re-orientar la brújula de nuestra sociedad al Norte. Los ángeles deben vivir por allí.

 
Publicidad
 

3 Comentarios

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado