Desidia de algunas entidades financieras. Por Mayber

, , Leave a comment

En los últimos años muchas entidades financieras, con el estrechamiento de márgenes, han decidido lanzarse a una labor comercial, por encima de los parámetros de prudencia de los que hacían gala hace unas décadas.

Esta situación ha llevado al sistema piramidal de dichas entidades a buscar negocio por encima de todo y encadenar órdenes en el sentido de obtener mayor vinculación de sus clientes (u objetos de negocio, como dicen algunas entidades).

Una de las consecuencias más nefastas para las entidades financieras es la de otorgar riesgo a una cuenta corriente por el mero abono de una nómina, y cualquiera sabe que una nómina se puede cambiar de entidad de la noche a la mañana.

Ejemplo: un cliente abre una cuenta en una entidad financiera, se le coloca tarjeta de débito con el fin de que incremente su vinculación y márgenes adicionales si realiza compras con ella. Ingresa una nómina y, automáticamente, el sistema informático, que sólo hace que cumplir las directrices de la entidad, otorga riesgo a la cuenta, según entidades, de 200 a 300 euros.

Supongamos que el cliente tiene un saldo de 50 euros y va a un cajero automático de la entidad y saca el máximo disponible: 50 euros que tiene en la cuenta y 300 que le han dado de riesgo: deja un saldo deudor de 300 euros y decide cambiar la nómina de entidad.

En este momento la entidad tiene un problema, ya que por 300 euros no le merece la pena entrar en juicios y los jueces consideran que sí se ha producido un saldo deudor y no lo ampara una póliza de garantía, es responsabilidad de la entidad.

Una consecuencia cierta es que el cliente aparecerá en el fichero de morosos que funciona a nivel de toda España, con lo que esto conlleva si luego va a pedir financiación a cualquier sitio, pero sólo cuando la deuda alcance los 90 días de antigüedad.

Que cada cual saque sus conclusiones.

 
Publicidad
 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado