Antes de ser mamá

, , 4 Comments

Antes de ser mamá” es un bellísimo texto sobre la alquimia de la maternidad cuya lectura ha hecho que bese más fuerte a mi hijo esta mañana.

La crianza de nuestros hijos es dura pero también es una oportunidad que nos brinda la vida para acceder a otra dimensión: la del amor incondicional.

Estas palabras y la música de “Almas gemelas” de Elleen Burhum son un ejemplo de la maternidad verdadera y no depredadora que es la que debería guiar el mundo, y la que lo hará.

Gracias a la autora por expresar sabiamente lo que siente mi corazón y yo no sabía explicar.

Antes de Ser Mamá

Yo comía mi comida caliente.
Mi ropa lucía planchada y limpia todo el día.
Podía sostener largas y tranquilas conversaciones telefónicas.

Antes de Ser Mamá…

Me dormía tarde, tan tarde como quería y jamás me preocupaban las desveladas.
Cepillaba y cuidaba mi pelo, lucía uñas largas y hermosas.
Mi casa estaba limpia y en orden, no tenía que brincar juguetes olvidados por todos lados.

Antes de Ser Mamá…

No me apuraba si alguna de mis plantas era venenosa, ni pensaba en lo peligroso de las escaleras o las esquinas de mis muebles.
No dejaba mi tiempo en consultas mensuales con el doctor, ni consideraba siquiera la palabra Vacuna.
Antes de Ser Mamá…

No tenía que limpiar comida del piso, ni lavar las huellas de pequeños deditos marcadas en los vidrios.
Tenía control absoluto de mi mente, mis pensamientos, mi cuerpo y mi aspecto físico…
Dormía toda la noche y los fines de semana eran totalmente relajados.

Antes de Ser Mamá…

No me entristecían los gritos de los niños en la consulta médica, no tuve jamás que detener, con lágrimas en mis ojos, una piernita que sería inyectada.
Antes de Ser Mamá…

Yo nunca sentí un nudo en la garganta al mirar a través de unos ojos llorosos y una carita sucia.
No conocía la felicidad total con sólo recibir una mirada.
No pasaba horas mirando la inocencia dormir en una cuna.
Nunca sostuve a un bebé dormido SOLO porque no quería alejarlo de mí

Antes de Ser Mamá…

Nunca sentí que mi corazón se rompía en
un millón de pedazos al no poder calmar el dolor de un niño.
Nunca supe que algo tan pequeño, podía afectar TANTO mi mundo.
Nunca supe que podía amar a alguien de ese modo, nunca supe que amaría como una MADRE.

Antes de Ser Mamá…

Yo no conocía el sentimiento que provoca tener mi corazón fuera de mi cuerpo.
No sabía que tan especial me sentiría al alimentar a un bebé hambriento.
No sabía de esa cercanía inmensa entre una madre y su hijo.
No sabía que algo tan chico podría hacerme sentir tan importante.

Antes de Ser Mamá…

No imaginaba tanta calidez, tanta dulzura, tanto amor.
No imaginaba lo grande y lo maravilloso que sería,
No imaginaba la satisfacción de ser madre, no sabía que yo era capaz de sentir tanto…

Hoy no imagino mi vida sin esa pequeña sonrisa picara y traviesa, sin esa huella de chocolate en la pared, sin ese olor a pureza, sin escuchar de unos pequeños labios esa palabra corta y larga a la vez… “MAMA”.

Vía: Bisutería con amor

NOTA: no estoy de acuerdo con algún apunte del texto pero me fundo 100% en su esencia

 
Publicidad
 

4 Comentarios

  1. 1 - sueco

    17 enero 2009 13:51

    Hola

    Quería recordaros, para quien aún no lo sepa, que el día 24 de febrero se pone por fin a la venta un pedazo de libro recomendado para todo el mundo: “El club de las malas madres”, escrito por Lucía Etxebarría.

    Es un libro que recomiendo encarecidamente para prácticamente todo el mundo. En él encontrarás cosas que no te cuentan otros/as o no te quieren contar, entre otras temas, sobre la educación de los más pequeños de un modo racional.

    Un saludo.

    Responder
  2. 2 - Gabriela

    24 mayo 2009 05:10

    Que lindo debe ser tener la posibilidad de ser madre. Personalmente es mi gran deseo poder formar una familia y vivir ese milagro.
    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado