Haga caso omiso del timbre de la puerta. Simplifica tu vida 31

, , 8 Comments

timbre

A priori esto de hacer caso omiso del timbre de la puerta puede parecer un tanto brusco, lo mismo que el hecho de no contestar el teléfono solo porque esté sonando, que ya comentamos en un post anterior de la serie simplifica tu vida.

Ahora bién, piensa en las comidas que se han visto interrumpidas por la llegada de alguien a quien no esperabas. O acuerdate de conversaciones privadas con tu familia que no has podido continuar por culpa del timbre de la puerta. No siempre estamos disponibles para dejarlo todo y atender a aquella persona que ha llegado en el momento que le convenía a ella.

Todo es cuestión de acostumbrar a familiares y amigos a que avisen por teléfono de sus visitas.

Muchas veces decimos que tenemos que ser comedidos en la aplicación de estos consejos y en este caso con más motivo. No se trata de no abrir nunca la puerta. Hay visitas sin preaviso cómo, por ejemplo, el cartero, pero si que hay que preservar esos momentos en los que estamos más ocupados o simplemente queremos estar tranquilos con los nuestros.

En El Blog Alternativo: Simplifica tu vida

 
Publicidad
 

8 Comentarios

  1. 1 - jaume

    17 enero 2009 16:28

    Qué quereis que os diga.

    A mi me parece una burrada que para simplificar tu vida no puedas ni contestar al timbre. Al fin y al cabo alguien se está preocupando por mi, me llama, puede ser un amigo, una visita sorpresa, una urgencia, una sorpresa que el azar o el destino ponen a tu alcance.

    No serás más feliz por no contestar, más ingrato sí, pero no necesariamente más feliz.

    Es mi opinión. Que conste.

    Responder
  2. 2 - Can-Men

    17 enero 2009 20:23

    Sí, yo al principio lo he visto surrealista pq no me identifico nada con esas situaciones. Pero la verdad es q desde q trabajo en casa me molestan mucho las continuas INTERRUPCIONES por el timbre: cartero normal, cartero del banco, publicidad, el del ascensor, el que se equivoca, etc.
    Como la mayoría de vecinos están fuera, siempre llaman a los que vivimos y es bastante pesado.
    Pero claro, debes abrir pq si no eres adivino, nunca sabes si es específicamente para ti o no y alguien tienen que abrir.
    Pero fuera de estos casos, a mi no me llama ni la vecina para pedir sal¡¡
    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado