Cuento del billete de 500 euros o ¿cuánto valemos?

, , 1 Comment

¿Cuántas veces hemos dudado de nuestras posibilidades y de nuestro valor?

¿Cuántas veces hemos sucumbido ante los pesimismos ajenos o los obstáculos en el camino?

Aunque ya vimos en el cuento de las vasijas que todos tenemos un lugar en el mundo, este relato nos demuestra lo severamente que nos juzgamos y lo ciegos que solemos andar en la vida:

EL BILLETE DE 500 EUROS

Pablo, con el rostro abatido de pensar, se reúne con su amiga Laura en un bar a tomar un café.

Deprimido, descargó en ella sus angustias… que el trabajo, que el dinero, que la relación con su pareja, que su vocación!… Todo parecía estar mal en su vida

Laura introdujo la mano en su bolso, sacó un billete de 500 euros y le dijo: “¿Quieres este billete?”.

Pablo, un poco confundido al principio, le contestó: “Claro, Laura… son 500 euros ¿Quién no los querría?”.

Entonces Laura tomó el billete en uno de sus puños y lo arrugó hasta hacerlo una pequeña bola

Mostrando la estrujada pelotita a Pablo, volvió a preguntarle: “Y ahora, ¿lo quieres también?”.

“Laura, no sé qué pretendes con esto, pero siguen siendo 500 euros. Claro que lo aceptaré si me lo das”.

Laura desdobló el billete, lo tiró al suelo y lo restregó con el pie, levantándolo luego sucio y marcado. “¿Lo sigues queriendo?”.

“Mira, Laura, sigo sin entender a donde vas, pero es un billete de 500 euros y mientras no lo rompas, conserva su valor…”

“Pablo, debes saber que aunque a veces algo no salga como quieres, aunque la vida te arrugue o pisotee, sigues siendo tan valioso como siempre lo has sido… Lo que debes preguntarte es cuánto vales en realidad y no lo golpeado que puedas estar en un momento determinado”.

Pablo se quedó mirando a Laura sin atinar a decir palabra alguna, mientras el Impacto del mensaje penetraba profundamente en su cerebro…

Laura puso el arrugado billete a su lado en la mesa y con una sonrisa cómplice agregó:

“Toma, guárdalo, para que te acuerdes de esto cuando te sientas mal… pero me debes un billete nuevo de 500 euros para poderlo usarlo con el próximo amigo que lo necesite”.

Le dio un beso en la mejilla y se alejó hacia la puerta.

Pablo volvió a mirar el billete, sonrió, lo guardó y con una renovada energía llamó al camarero para pagar la cuenta…

Pero realmente, un billete de 500 euros es un insulto ante nuestro infinito valor y ojalá nos diésemos cuenta en vida y con salud y no esperásemos a que el infarto sea nuestro Maestro, a experiencias cumbre como la de la neurocientífica Jill Bolte Taylor o a la muerte/desencarnación.

Nunca es tarde para re-descubrir que los 24 kilates los llevamos incorporados desde el nacimiento y solo tenemos que “recordar” y pulir.

 
Publicidad
 

Una Respuesta

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado