A por “Ellos”, que son POCOS y COBARDES (1/2)

, , 1 Comment

José María Martínez Sánchez aka “Mr XEM” nos ha envíado a El Lector Alternativo Opina un contundente y revelador artículo sobre la organización del planeta, los hilos que mueven la situación actual y el poder de los ciudadanos.

Además nos apela a todos a despertar y actuar en la línea que ya comentamos aquí de “¿Aceptas el mundo tal como está?. 33 acusaciones“, “Salir del rebajo” y “El cambio ya está marcha“.

Temas sobre los que reflexionar y decidir cuanto antes. Este es el análisis de José María:

Este es el mundo Aquí y Ahora. Este Mundo NO es Humano. Es INHUMANO. Y tú eres sólo un engranaje más de este absurdo sistema. ¿Este es el mundo que queremos? ¿Hasta dónde debemos llegar si el crecimiento es cada vez más intenso, más costoso, más numeroso; en vez de ser más justo, más respetuoso con el planeta, más humano? El MIEDO nos paraliza.

La economía real se ha convertido en un apéndice de las finanzas, pero este sistema de crecimiento infinito choca con unos límites: el único planeta que tenemos, con sus limitados recursos. Mientras que los que ostentan el poder invisible siguen debatiendo sobre cómo será el nuevo orden que relevará a la actual crisis estructural, los pueblos tenemos la responsabilidad de actuar. El poder no es tal sin obediencia y sin miedo.

La incansable búsqueda del beneficio económico nos convierte en robots y al mundo en un Casino. Con información privilegiada algunos se enriquecen y otros se suicidan tirándose a las vías del tren (por ejemplo yo viví en tiempo real la subida espectacular de VW por información privilegiada de Porsche, ¿cortos o largos? El que se puso corto palmó. El que se suicidó, un tal Merckle, uno de los hombres más ricos del mundo, se estima que perdió en esta operación unos 400 millones de euros).

El despilfarro se refleja en una cuenta pagada en octubre de 2008 por directivos de Fortis (una entidad bancaria europea). Ya en quiebra, sus directivos gastaron en el restaurante Le Luis XV [Mónaco, tres estrellas Michelín], 150.000 euros por 50 personas. Mientras con fondos de la Unión Europea se les rescataba del abismo, sus errores se convertían en plantillas enteras de trabajadores despedidos: 70.000 PARADOS EN UN SOLO DÍA… ¡Y VOSOTROS VAIS A SER LOS SIGUIENTES¡…

Este mundo NO SIRVE, ha demostrado ser un completo FRACASO, es INACEPTABLE un mundo que no reconoce que la prioridad absoluta debería ser el Ser Humano, que pueda vivir, educarse y alimentarse. Hay que parar este sistema que nos ESCLAVIZA.

Obama, la ESPERANZA, el HÉROE Americano, Supermán… ¿Es un VERDADERO Cambio? ¿Transición? ¿O es el Gobierno oculto de siempre, disfrazado de buenas intenciones y con la fachada renovadora del primer presidente afroamericano de su país? El Mundo NO cambiará porque el presidente de Estados Unidos sea OBAMA… Yo más bien lo veo como un RELEVO, pero el testigo está PODRIDO como sus antecesores. La cara oculta de este nuevo PODER siguen siendo las oligarquías económicas que financian los gobiernos a su conveniencia, en un sistema prácticamente bipartidista de “democracia amañada” dirigida en la sombra.

G-20, élite vs. plebe, minoría vs. mayoría, beneficiados vs. perjudicados… ¿Cuántos son “Ellos” y cuántos somos “Nosotros”? El agravio comparativo es abismal y, sin embargo, “Ellos” siguen mandando, detentando el poder, llevándose a manos llenas -y disfrutando de- las Propiedades y Riquezas que “su” Sistema les proporciona, perpetuándolo a “su” conveniencia.

Somos miles de millones contra unos pocos y ¿no somos capaces de bajarles de su pedestal de oro ni cambiarles su sistema corrupto y obsoleto? La pregunta es: ¿quién controla todo esto? ¿quiénes son los garantes de que esto sea así? Básicamente, las fuerzas represivas: el Ejército y la Policía. Ellos se amparan y se protegen tras unas Fuerzas de Seguridad que son, al fin y al cabo, PERSONAS, Seres Humanos como nosotros. ¿Y cuántos “Guardianes” del Sistema podrían dejar las armas y cambiar la destrucción por la Construcción? Armas de Creación Masiva en vez de Armas de Destrucción Masiva.

Luego, entre “Nosotros”, ¿cuántos son “Activos” y cuántos son “Pasivos”? Todavía son una inmensa mayoría los hipnotizados y anestesiados por el Sistema que se resignan y se conforman porque “es lo que hay”.

¿Qué podemos hacer para que “Ellos” se den cuenta? Como se dice en la película “El Club de la Lucha”, “Ellos” dependen de “Nosotros”. Nosotros somos los cocineros y camareros que les hacemos y les llevamos la comida, los enfermeros que les llevamos al hospital, los que cada día acudimos al trabajo para que su sistema siga funcionando… Muy bien, pues PAREMOS EL MUNDO, quedémonos en casa. Oficinas, Negocios y Explotaciones VACÍAS.

No es una Huelga General, es un Parón Mundial que paralice el Sistema para reivindicar que todos los Recursos y los Bienes y Servicios de este planeta son de Todos y cada uno de nosotros, sin excepción, y que deberían cubrir todas nuestras necesidades de sobra. Hasta ahora “ellos” nos utilizaban para hacer el “Pastel”, se comían la mejor parte y dejaban al resto de la humanidad las sobras. Ahora todos Podemos comer de ese “Pastel” con nuestra ración correspondiente. Todos podemos contribuir a la Construcción de esta Nueva Sociedad.

Un cambio social fluido sólo puede ser materializado si se dan dos circunstancias. Una, el sistema de valores humanos, que consiste en nuestra comprensión y creencias, debe de estar actualizado y cambiar a través de la educación y una atenta introspección. Dos, el entorno alrededor del sistema de valores debe de cambiar para apoyar la nueva visión del mundo. La interacción entre el sistema de valores de las personas y su medio ambiente es lo que influencia el comportamiento humano.

Por ejemplo, en nuestra cultura, “ética” es realmente un asunto de grado, porque nuestro sistema social promueve y premia la competencia y los intereses propios. Esta perspectiva no “guía” sólamente a un comportamiento aberrante… lo crea directamente. La corrupción es la norma de nuestra sociedad y la mayoría de la gente no lo ve, desde que la sociedad apoya este comportamiento, ya que es considerado correcto y normal, o un asunto de grado.

Dado este entendimiento, hay una falacia que ha emergido donde ciertos grupos son considerados “corruptos” y los demás son considerados “buenos”. Esta es la vieja visión del mundo de “ellos y nosotros” la cual no tiene bases empíricas, porque es, otra vez, una cuestión de grado. Por ejemplo, hay un gran movimiento de gente que hablan constantemente acerca del “Nuevo Orden Mundial” y de la noción de que hay un grupo de gente de élite que ha tratado de tomar el control del mundo desde hace mucho tiempo y han manipulado a la sociedad de varias maneras para alcanzar sus metas.

Esto es, por supuesto, verdad hasta cierto punto. Pero el fallo que se percibe y del que no tenemos conciencia es que este “grupo” no es un grupo del todo. Es una tendencia.

Si miras a la gente de arriba que están metidos en el control hegemónico global, será cuestión de tiempo que otro grupo se abra paso para buscar la misma ambición. Por lo tanto, no son los grupos de individuos quienes representan un problema. En realidad son las condiciones sobre las cuales la gente ha sido acostumbrada y adoctrinada. Por supuesto muchos argumentan contra este punto de vista con la noción escapista de que “es la naturaleza humana” la causante de la competitividad y la necesidad de dominio.

Esto no tiene soporte en los hechos. En realidad, nosotros somos casi como pizarrones en blanco cuando nacemos y es nuestro entorno familiar, educativo, social el que forma quiénes somos y cómo será nuestro comportamiento.

Por tanto, para que el verdadero cambio ocurra, debemos de gastar menos tiempo luchando con los productos de esta estructura social enferma, y más tiempo en intentar cambiar las causas de fondo. Es la única manera de que nuestro planeta pueda cambiar para mejor.

Podemos seguir pisando a las hormigas que salen de debajo de la nevera, pero hasta que quitemos la comida en mal estado de detrás, sólo van a seguir viniendo.

Podemos trabajar de manera colectiva en respuesta a la crisis global actual. Podemos influir a nivel mundial tanto como nosotros queramos. El todo es más que la suma de las partes: 1+1 = 11.

El mundo, tal como lo conocemos, está llegando a su fin. Pero el mundo no es sólo un lugar, el mundo no es únicamente un espacio físico. El mundo también somos nosotros. El mundo somos todos nosotros que, más allá de gobiernos, corporaciones e instituciones, queremos seguir adelante. Con nuestras ilusiones por un mundo mejor, más humano. El mundo será lo que decidamos los ciudadanos. Aquí hay una primera oportunidad. Haz que ocurra… ¡YA! ¡AHORA! ¡JUNTÉMONOS!

Bienvenido a NEUE, otra Sociedad es Posible

 
Publicidad
 

Una Respuesta

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado