Darwin y los toros

, , 1 Comment

No sé si Darwin era amigo de los toros o no, pero, según esta viñeta de Forges, está llorando al contemplar a dónde hemos llegado.

La evolución de la especie en un camino ascendente de inteligencia, humanidad y conciencia no es compatible con la fiesta nacional en la que un animal hervíboro, grande pero pacífico, es sometido a diferentes crueldades, antes y durante la corrida, para disfrute de “animales de dos patas” con la sensibilidad y la piedad en horas bajas.

Ni arte, ni valentía, ni cultura: INVOLUCIÓN

Más información: La tortura
En El dedo en la llaga: Animales y humanos ¿cómo les tratamos? Consecuencias y soluciones (capítulo 9)

 
Publicidad
 

Una Respuesta

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado