EL HIMNO DE LA CRISIS: “Quedan 15 días”

, , Leave a comment

Imagen de previsualización de YouTube

No dejes que “el money” te impida alcanzar la felicidad
Toni A. Martínez

No publicamos este vídeo por sus cualidades musicales, ni por los efectos especiales, ni por los premios internacionales que ha recibido, sino que os lo presentamos por sus otros méritos: realismo, crítica social, poner voz a las preocupaciones de millones de personas y, sobre todo, una buena dosis de descaro y optimismo.

Toni A. Martínez (valenciano, 1986) es el autor de esta canción considerada el himno de la crisis, que junto a sus otras criaturas musicales están avaladas por más de un millón y medio de visitas en Youtube.

Su primer éxito fue “Piso de 30 m” y desde entonces no hay problema social que se le resista.

Quedan 15 días” es una crónica de la vida de una pareja que gana 900 euros entre los dos que se les escapan entre todos los gastos de la casa y que no tienen ni intimidad ni perspectiva de futuro o formar una familia.

A pesar de todo, no muestran una actitud trágica o catastrofista sino que encaran la vida con una dosis de cinismo positivo, lucidez y confianza.

Felicitamos al autor por demostrar todo lo que se puede hacer con pocos recursos: “un programa secuenciador multipistas para el ordenador y el típico organillo Casio“, en sus palabras, pero con mucha imaginación, talento y amigos colaboradores.

Pero también debemos recordar que existen otras formas de vivir más allá de la hipoteca, que tenemos amigos que se han ido a Berlín y que, con ingresos algo superiores a los 900 euros de la canción, disfrutan de una buena calidad de vida habiendo desertado de muchas supuestas “imposiones sociales” (realizan truque, cogen objetos en la basura y los arreglan como en Makea, practican el vivir con menos, funcionan en comunidad …), y que Adam Shepard llegó muy lejos con 25 dólares y mucho coraje.

Nos quedamos con el mensaje principal del vídeo: “el dinero no hace feliz” y los consejos de Einsten ante la crisis, y lo incluimos en nuestra serie de Canciones con Conciencia.

Esta es la letra:

Quedan quince días para el treinta y uno
y ya voy de culo, no tengo ni un duro.
Y aunque me preocupa no me pone inquieto
ya que el dinero no hace feliz.

Como cada día hasta el treinta y uno
tomo el desayuno y me piro pa’l curro.
Por la calle encuentro varios indigentes,
veo que hay gente que vive peor.

Esto es como un ciclo: si no hay pisto
no se puede comprar a nadie nada,
entonces como ellos tampoco ganan
se quedan sin pisto para comprar.

Llega nuestro aniversario
y no tengo ni para hacerte un buen regalo.
Puedes complacerme con algo muy barato.
¡Lo siento cariño ni para eso tengo saldo!

Nuestras deudas crecen sin piedad.
Quiebran las tiendas de mi ciudad.
Busco la mejor manera de poder llenar nuestra nevera.

¡Hey! Que la solución se puede ver
lejos como la cola del INEM.
No dejes que el money te impida alcanzar la felicidad.

Sólo quince días más.
Nos quedan para cobrar.
Entre ambos sumamos novecientos euros que se nos van
entre llamadas y gas,
agua y electricidad,
añade impuestos, seguros, hipoteca, escalera y el pan.

Va a venir mi hermana y tenemos que invitarla
a un trozo de tarta y le hacemos un bocata.
Habla del tabaco, le cuesta dejarlo.
Yo, como ves, ni tengo que elegir.

Al menos consigo gratis tu cariño.
¡Qué os habéis creído, esto es un piso compartido!
Ya bajó el petróleo ¿Sí? Pues no lo noto.
A falta de moto voy siempre en patín.

El país mejora porque antes
sentía pena por los estudiantes
que no conseguían trabajo estable.
Pero ahora por suerte somos todos iguales.

Me han puesto una multa y es injusta.
Mi sueldo mensual se va en esta suma.
Entonces te das cuenta de que los gorrillas
ganan más de lo que tú aspiras en esta vida.

¿Y cuándo vais a tener hijos?

Mi ilusión es entrenarme más.
Quiero batir récords sin parar.
Mi modelo es el euribor:
cada mes consigue superarse a sí mismo.

¡Hey! No entiendo el motivo por el que
emiten tanta teletienda a la vez
que esos abusivos créditos rápidos que pretenden timar.

Sólo quince días más.
Nos quedan para cobrar.
Entre ambos sumamos novecientos euros que se nos van
entre llamadas y gas,
agua y electricidad,
añade impuestos, seguros, hipoteca, escalera y el pan.

¿Tiene usted algún aval?
Mi aval es mi novio, si no pago se lo pueden quedar.
¿Y esto cuándo acabará?
Ellos lo decidirán,
cuando sepan que tienen cerebro y lo empiecen a usar.

Sólo quince días más.
Nos quedan para cobrar.
Entre ambos sumamos novecientos euros que se nos van
entre llamadas y gas,
agua y electricidad,
añade impuestos, seguros, hipoteca, escalera y el pan.

Vía: Vibración Cósmica
Sitio oficial: Toni A. Martínez

 
Publicidad
 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado