CHICKEN A LA CARTE, el “Slumdog Millionare” de los cortometrajes y sus mensajes

, , 2 Comments

Imagen de previsualización de YouTube

Chicken a la carte” es un cortometraje del cineasta filipino Ferdinand Dimadura que nos muestra las dos caras de nuestra sociedad: la opulencia y el despilfarro junto a la miseria. Que aunque ya sabemos que conviven, la segunda suele estar escondida a los ojos de la mayoría y de vez en cuando un cineasta comprometido nos recuerda su existencia.

“Chicken a la carte” recibió en el 2006 el premio al mejor cortometraje en la 56ª edición del Festival de Cine de Berlín en la categoría del concurso titulada “Food, taste and hunger”, pero ha sido en el 2009 ganando en el festival de cine verde Culture Unplugged cuando el público la ha aclamado. Sus más de tres millones de espectadores han sorprendido a los organizadores y al propio director.

De hecho, se le ha bautizado como la “Slumdog Millonaire de cortos” por su éxito y porque no sólo refleja la situación de las personas que viven bajo el umbral de la pobreza, sino que también muestra su sensibilidad y dignidad rompiendo con la imagen estereotipada de que los pobres en los suburbios viven sin “ley ni orden”.

La escena de la familia bendiciendo la comida de la basura en una mesa bien puesta y con modales, la “humanización” de la miseria, es impactante visualmente e invita a la reflexión y a la agitación de conciencias.

La descripción oficial del corto es esta:

Este corto habla de la pobreza y el hambre causada por la globalización. Todos los días mueren unas 10.000 personas de hambre y malnutrición. El corto nos enseña esa parte de la sociedad olvidada, la gente que intenta sobrevivir y sobre todo que su esperanza y su espiritualidad nunca les abandona.

El director Ferdinand Dimadura no es un recién llegado al mundo del cine comprometido. Además de “Chicken a la carte”, otra película suya, Binamban, patrocinada por el movimiento Slow Food ha sido premiada en el festival de Turín aunque con menos repercusión mediática.

Existen documentales de calidad sobre la pobreza como “Nosotros que alimentamos al mundo” o iniciativas de denuncia como “No hunger”, pero el mérito de “Chicken a la carte” es que en tan solo 6 minutos radiografía con exactitud al mundo y ha conseguido que millones de personas sean conscientes de la tragedia del hambre y la malnutrición y que con lo que unos tiran a la basura otros viven.

Recomendamos a los políticos y gestores que vean este cortometraje antes de volver a inyectar dinero para resucitar una economía de consumo desbocado que no va a volver. Y por eso muchos opinan que quizás esta crisis haga justicia y sirva para cambiar el mundo.

Vía vídeo: Criando con amor
Sitio oficial: Culture Unplugged
Más información: Ferdinand Dimadura
En El Blog Alternativo: RAAk, corto ganador del Festival de Berlín 2007 sobre la libertad y la amistad

 
Publicidad
 

2 Comentarios

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado