INTELIGENCIA ECOLÓGICA de Daniel Goleman: “La revolución está en manos del consumidor”

, , 27 Comments

“La inteligencia ecológica es la capacidad de vivir
tratando de dañar lo menos posible a la naturaleza.
Consiste en comprender qué consecuencias tienen sobre
el medio ambiente las decisiones que tomamos en nuestro
día a día e intentar, en la medida de lo posible,
elegir las más beneficiosas para la salud del planeta.
La paradoja reside en que cuanto más coherentes somos
con su bienestar, más invertimos en el nuestro
Daniel Goleman

Daniel Goleman, el famoso e influyente psicólogo estadounidense autor de “Inteligencia Emocional”, que es el libro de ensayo más vendido en el mundo y en el que demostró que el manejo de nuestras emociones (EQ) puede ser un factor tan decisivo o más que el coeficiente de inteligencia (IQ), llega ahora con un nuevo libro y concepto: “Inteligencia Ecológica”.

“Inteligencia Ecológica” es la culminación de un discurso que comenzó en el individuo y su introspección, siguió con lo social y ahora incluye a la Tierra. Sus libros anteriores son estos:

  • Inteligencia Emocional
  • Inteligencia Social
  • Inteligencia Ecológica
  • Inteligencia emocional en el trabajo
  • Emociones destructivas
  • La práctica de la Inteligencia Emocional
  • La Salud Emocional
  • Los caminos de la meditación

Es el turno de la REVOLUCIÓN VERDE, según el autor, porque cualquier vida humana tiene un impacto sobre la vida del planeta: la famosa “huella ecológica” que podemos calcular con esta calculadora y que también explica y predica Jim Merkel en su Simplicidad Radical

“No basta con reciclar. Ni con comprar alimentos biológicos. Ni con cambiar las bombillas o desconectar los enchufes… Esos pasos son necesarios pero insuficientes, porque lo que hay que cambiar realmente es nuestro modo de pensar. Todos nuestros actos tienen un impacto en el medio ambiente: negarlo es de ignorantes”

Llevamos siglos despreciando y explotando a la Naturaleza, pero ahora se ha llegado al extremo de que para continuar con nuestro modelo de crecimiento y consumo se necesitarían 5 planetas y esto es insostenible en un mundo finito e injusto entre los países.

Goleman afirma que el problema tiene su raíz en la desconexión profunda entre el hombre y la naturaleza que se produce con la revolución industrial:

“Mientras la gente vivía en las granjas y en contacto con la tierra, existía una memoria ecológica que pasaba de generación en generación… Con la inmigración masiva a las ciudades ese conocimiento se perdió, y también el contacto directo con los ciclos de la naturaleza. Hemos levantado una barrera que nos aísla del mundo natural y nos impide ver las consecuencias de nuestros actos”

En esta entrevista a El País, el autor hace referencia al concepto de “sostenibilidad medioambiental” que deberán desarrollar las empresas si quieren sobrevivir y aboga por la responsabilidad personal y el consumo consciente y ecológico: “donde ponemos nuestro dinero, ponemos nuestra energía”.

Muchos autores nos lo están advirtiendo desde todos los frentes: Joan Melé desde la banca, Alex Rovira desde la filosofía empresarial, Fredy Kofman desde la asesoría organizacional, Edward de Bono desde el pensamiento creativo, Pepé Barguñó desde una empresa ética o Santiago Niño Becerra desde las previsiones económicas.

Los consumidores tenemos el poder, pero hace falta que nos lo creamos,
lo ejerzamos y asumamos que se trata de consumir menos y mejor y cambiar de rumbo.

Esta es la entrevista:

¿Qué le ha llevado a zambullirse en la ecología?
La sensibilidad por querer escuchar y comprender los mensajes que nos está enviando nuestra casa, el planeta Tierra. Por mucho que lo asfaltemos con sistemas sociales y económicos, este ente vivo sigue estando ahí, ofreciéndonos lo que necesitamos para sobrevivir y disfrutar de esta maravillosa experiencia de aprendizaje y evolución a la que llamamos “vida”. Tras muchos siglos de ignorar, manipular e incluso violar el medio ambiente, éste parece estar reclamando a las empresas y a la sociedad que lo tengamos en cuenta cada vez que tomemos decisiones relacionadas con la producción y el consumo.

Usted afirma que “los cambios suelen producirse cuando ya no queda otro remedio”

Y en este caso, más que nunca, pues nuestra percepción como seres humanos no está diseñada para procesar la destrucción del planeta, lo que dificulta la movilización para el cambio. En general, seguimos sin saber el verdadero impacto ecológico de los productos que consumimos. Debido a esta ignorancia y la inconsciencia de no querer aprender, la mayoría somos víctimas y verdugos de la paulatina degradación del medio ambiente. Aquí no hay culpables. Sólo responsables. Basta con que nos miremos al espejo. La solución pasa por desarrollar nuestra inteligencia ecológica.

¿En qué consiste?

La inteligencia ecológica es la capacidad de vivir tratando de dañar lo menos posible a la naturaleza. Consiste en comprender qué consecuencias tienen sobre el medio ambiente las decisiones que tomamos en nuestro día a día e intentar, en la medida de lo posible, elegir las más beneficiosas para la salud del planeta. La paradoja reside en que cuanto más coherentes somos con su bienestar, más invertimos en el nuestro.

¿A qué se refiere?

Si nos fijamos, lo que la sociedad considera normal está muy lejos de ser natural. Basta con entrar en un supermercado para comprobarlo. Nuestra comida no procede del huerto, sino del laboratorio. Y aunque nos cueste reconocerlo, no somos hijos de la tecnología, sino de la naturaleza. Así, desarrollar nuestra inteligencia ecológica no es más que tomar decisiones que nos permitan recuperar el contacto con lo que verdaderamente somos, lo que mejora nuestra salud física y emocional.

¿Se refiere al consumo consciente?

Exacto. Donde ponemos nuestro dinero, ponemos nuestra energía. Y con ésta se crea el mundo. Si nadie compra un determinado producto o servicio, desaparece del mercado. El consumo consciente parte de la responsabilidad personal (compro lo que necesito y no lo que la publicidad me hace desear) y de la consciencia ecológica (me informo de si lo que compro se fabrica respetando el medio ambiente).

¿Y qué hay de las empresas que los producen y venden?

Cuanto más se despierte esta consciencia en la sociedad, más rápidamente deberán cambiar y evolucionar para adaptarse y sobrevivir económicamente. La revolución está en manos de los consumidores. De ahí que lo mejor que podemos hacer es apoyar el CONSUMO ECOLÓGICO en toda la gama de productos y servicios que ofrece en la actualidad. Las corporaciones empresariales no se preocupan hasta que lo hacen los consumidores.

También dice que por el camino va a surgir la “transparencia radical”

Es el puente que nos permitirá evolucionar hacia el consumo consciente. Cuando la sociedad sepa qué impacto ecológico tiene cada producto que consume, empezará a poder consumir por valores, dejando de hacerlo por impulsos. Así, la transparencia radical nos permitirá advertir las consecuencias de las cosas que fabricamos, vendemos, compramos y descartamos, un conocimiento que va mucho más allá de la zona de comodidad habitual en la que está apalancada la inmensa mayoría de empresas.

Así que el futuro pinta verde…
¡Sin duda! La revelación ecológica nos abre un horizonte económico hasta ahora inédito que consiste en implantar una regulación que aporte transparencia al mercado y nos permita conocer el impacto oculto de nuestras compras. De ese modo, los consumidores tendremos una detallada información sobre el impacto de nuestras decisiones, muy parecida a la que emplean los analistas de mercado para ponderar los beneficios y las pérdidas de las empresas. En un máximo de 20 años, las empresas que apuesten por la sostenibilidad se verán recompensadas, mientras que las que se resistan al cambio tenderán a desaparecer.

Vía entrevista: El País
Más información: Editorial Kairós
Más información: El Mundo
Tienda online: Casa del Libro
En El Blog Alternativo: Empresa y Consumo Responsable

 
Publicidad
 

27 Comentarios

  1. 1 - zorak

    14 agosto 2009 00:28

    Un libro muy interesante, pero que a mi parecer deja afuera a uno de los factores mas importantes sobre la inteligencia en el poder del consumidor, el etiquetado de los productos, etc: la experimentacion en animales y los ingredientes animales en los productos: http://www.consumetico.org
    Responder
  2. 2 - Can-Men

    15 agosto 2009 00:50

    Pues tienes razón Zorak.

    Goleman no comenta en este libro el tema de la liberación animal.

    Pero poco a poco, ¿quién sabe si tras la inteligencia emocional, social y ecológica escriba la INTELIGENCIA ÉTICA?.

    Saludos

    Responder
  3. 3 - Hugo Huamaní

    28 febrero 2010 01:52

    Muy interesante el libro. Volver a respetar a nuestra madre naturaleza es el camino institivo que hoy se vigoriza en las comunidades no consumistas. Con esta obra me hace pensar que también esta brotando en la sociedades consumistas. Por lo tanto, recuperar o poner en alto relieve a la par de la razón instrumental sería un camino para la convivencia armónica entre el hombre y nuestra madre naturaleza
    Hugo Huamaní
    Responder
  4. 4 - Alberto Huamaní

    29 abril 2010 23:52

    Es muy importante conocer y difundir esta capacidad humnana planteada por D. Goleman, bajo esta perspeciva queda la responsabilidad de insertar en los programas de educativos, como parte del currículo, el curso de EDUCACION ECOLÓLOGICA. lubeto33@gmail.com
    Responder
  5. 6 - Ramón GC

    23 junio 2011 14:15

    No me gustan los consejos que no caben en una cuartilla.
    Me gustan las ideas concretas.
    los insecticidas con fumigación aérea son un crimen.
    El año pasado dejaron a Levante sin una abeja, por lo tanto tuvieron problema de polinización y a poco se quedan sin naranjas.
    Responder
  6. 8 - Inteligencia ecológica

    24 abril 2013 17:39

    Creo que este es un gran libro que debería ser de obligada lectura en los colegios. Realmente te abre los ojos. Gracias por compartirlo y escribir sobre el. Daniel Goleman nos ha inspirado a muchos.
    Saludos
    Responder
  7. 9 - David Morales

    30 julio 2013 16:41

    me parece muy interesante esta teoría y no la discuto. quisiera saber sin con una revolución verde podríamos abastecer a tanta población mundial consumidora.! Gracias
    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado