Huerta y estilo

, , 1 Comment

¿Quién dijo que las huertas eran lugares sucios, nada elegantes e incompatibles con una vivienda con estilo?

Una huerta es lo que nosotros queramos que sea y esta mini-huerta en un ático chic y zen de una gran ciudad nos demuestra que cultivar nuestros propios tomates para hacer una rica salsa casera y otras verduras se puede integrar dentro de cualquier tipo de decoración.

No hay muchas excusas: en los balcones, entre vecinos de forma compartida, en La Casa Blanca, para ecologistas, para cocinitas, para adultos, para niños, huertas rusticas o huertas de diseño.

Todos podemos poner una huerta en nuestra vida.

 
Publicidad
 

Una Respuesta

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado