Receta de calabacines rellenos de soufflé de verduras

, , 1 Comment

El calabacín es una de las verduras más versátiles en la cocina: en crema, crudo en ensalada , en brochetas, albardado, en tortilla, en quiché, en sofritos o rellenos como en este caso, pueden hacer las delicias de niños y adultos. Pocas recetas se le resisten.

Los calabacines rellenos de soufflé de verduras son una forma menos habitual de tomarlos, pero muy sabrosa y con buena presencia para incluir en comidas vegetarianas con invitados.

Estos son los ingredientes:

  • 2 calabacines grandes con piel
  • 2 yemas de huevo
  • 2 claras a punto de nieve
  • Un poco de queso para gratinar

SOFRITO 1

  • ½ pimiento rojo
  • 2 pimientos verdes
  • ½ cebolla
  • 2 ajos
  • la pulpa de los calabacines

SOFRITO 2

  • 1 manojo de acelgas pequeño
  • ½ cebolla
  • 50 gr., un puñado, de pasas sin hueso
  • 50 gr. de piñones
  • Un poco pimentón dulce

Lo primero de todo es hervir los calabacines enteros y con piel que nos servirán como barquitas para el resto de la receta. Podríamos usar cuatro pequeños, pero es más fácil vaciarlos con mayor tamaño.

Los sumergimos unos 5’ en una cazuela de agua hirviendo. Comprobamos que estén tiernos como para comerlos, pero no demasiado blandos que no puedan servir de recipiente. Los vaciamos con una cucharita y esta pulpa la usaremos en el relleno. La escurrimos del exceso de agua si es necesario.

Paralelamente podemos ir haciendo los dos sofritos:

  1. Rehogamos en una sartén los pimientos, la cebolla, la pulpa de los calabacines y los ajos partidos en trocitos pequeños durante unos 5-10’. Salamos.
  2. En otra sartén rehogamos la otra media cebolla con las acelgas picaditas, los frutos secos y un pelín de agua. Hay quien prefiere hervir previamente las acelgas para dejarlas más blandas y quitarles amargor, pero también quedan ricas y suaves de esta forma y es menos laborioso. Cuando estén hechas las acelgas, escurrimos para que no quede agua. Ponemos un poco de sal y pimentón.

Vertemos el sofrito de las acelgas en el de pimientos y echamos las 2 yemas de huevo. Mezclamos bien y añadimos al final la claras a punto de nieve que harán más esponjosa la receta con la textura soufflé.

Rellenamos los calabacines partidos por la mitad. Si son muy largos podemos partirlos en dos.

Espolvoreamos el queso rallado y gratinamos en el horno unos minutos.

Servimos en un plato con un fondo ligero de salsa de tomate frito, salsa de pimientos, salsa de fritada (tomate + pimientos verdes) o la que queramos. Realmente sirve para decorar porque la receta tiene suficiente sabor sin la necesidad de salsa.

OPCIONES: podemos rellenar estos calabacines con las verduras que tengamos a mano: champiñones, setas, brócoli y otros ingredientes como arroz, quinoa, alguna proteína vegetal desmigadita como tofu o seitan, …

Es una receta muy abierta a la imaginación y una apuesta segura en la cocina verde.

 
Publicidad
 

Una Respuesta

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado