Padres que delegan su papel en la escuela. Carta de una profesora quejándose de que se dedican a “criar” además de “educar”

, , 7 Comments

Hacer click aquí para ampliar la imagen

Hacer click aquí para ampliar la imagen

¿Y para cuándo abrirán las escuelas los sábados y domingos?…
Pues a ver si empiezan que la paciencia que tenemos
los padres aguantando a sus estudiantes tiene un límite.

LO MÁS DIVERTIDO DE LOS HIJOS ES FABRICARLOS…
DE LO DEMÁS QUE SE ENCARGUE LA ADMINISTRACIÓN

En la “batalla” de la educación hay que escuchar a todas las partes: la escuela, los padres y los niños.

Las críticas al modelo educativo actual son numerosas y ya hemos oído a expertos de diferentes países y tipos de pedagogía como Claudio Naranjo, John Taylor Gatto, Francesco Tonucci, Christopher Clouder o Toshiro Kanamori.

Pero como expresan estas viñetas de Andrés Faro, las familias de hoy en día delegan su papel en la educación de sus hijos en otros, los profesores, y se inhiben de su responsabilidad. De hecho, cada vez más niños viven, literalmente, más tiempo en el colegio que en sus casas.

Es cierto que los horarios laborales son anti-racionales y no existe conciliación laboral-familiar, pero también es cierto que vivimos en una cultura social que infravalora la importancia de la crianza, potencia la separación cada vez más temprana de los bebés de sus madres/padres y defiende la “educación” de 0 a 3 años (¿?), las largas jornadas escolares en invierno y verano, y los poderes del colegio para la enseñanza integral de los niños.

Las escuela fue creada originalmente para impartir asignaturas y hoy en día se le exige todo y más: criar, educar, descubrir y pulir el potencial de cada niño, acordarse del hemisferio derecho, etc. porque los pobres padres ya tienen suficiente con la dura vida diaria…

Y esta es la carta de una profesora enviada a la revista XL Semanal hace unos años en la que se queja de que sus alumnos la llaman “mamá”:

¿Y LAS HORAS QUE PASA EL NIÑO?

Vamos a ver: ¿a qué sabio, posiblemente desertor de la tiza, se le ha ocurrido la maravillosa idea de aumentar el horario escolar?. Un niño, de media, invierte ocho horas en el colegio, es decir, de 09.00 a 17.00 horas. Si mis cálculos no son erróneos, sale una media de 40 horas semanales, más las extraescolares y los deberes.

Resulta que para los trabajadores de a pie pedimos una jornada semanal de 35 horas y para estos sufridores de padres, que lo que deberían hacer es jugar más en el parque y trabajar menos, exigimos que se aumenten las de estancia en el centro escolar.

Me toca enseñarles a comer, a atarse los zapatos, educación vial, a nadar en los cursillos de natación, … y entre todo eso, enseñarles todas las materias del curriculum, educarles en valores sociales, solidarios, éticos, morales, … Algunos hasta me llaman mamá, lo cual no me extraña, aunque sólo sea su profesora.
Marijo Calafell Zubiarrain
San Sebastián

La verdad es que no tenemos un problema de educación sino de Sistema. La educación es la punta del iceberg de un paradigma obsoleto, contrario a las verdaderas necesidades del ser humano y que vive de espaldas a los bebés y los niños.

Y mientras el dedo acosador pase de padres a profesores y viceversa desoyendo los mensajes y gritos de auxilio de los niños sólo estaremos sólo poniendo parches…

Vía viñetas: Andrés Faro
En El Blog Alternativo: Educación
En El Blog Alternativo: Conciliación laboral-familiar

 
Publicidad
 

7 Comentarios

  1. 1 - chose

    8 octubre 2009 15:15

    !!No puedo estar más de acuerdo!! Es la forma de entender a los niños la que está equivocada, después la crianza, la educación….todo lo demás ya está mal enfocado.
    Responder
  2. 2 - chose

    8 octubre 2009 15:30

    Totalmente de acuerdo. El error está en cómo entendemos a los niños, a partir de ahí todo lo demás (crianza, educación…) va equivocado y a pagar el pato siempre la parte más débil: los niños. Siendo la parte más importante de todas.
    Responder
  3. 3 - Educación

    5 enero 2012 02:43

    Es una realidad dura y complicada, porque seguramente muchas madres quisieran ser ellas las que personalmente crían a sus hijos pero la situación económica no se los permite y no les queda de otra que hacer de la escuela literalmente una segunda casa, aunque también es cierto que otros padres prefieren (porque en definitiva es más fácil) pasarse el día batallando con los problemas de la oficina, los compañeros de trabajo, el jefe, etc. que batallar con sus pequeños…. para eso están los maestros.
    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado