Rigatinis rellenos de setas al tomillo con bolitas de calabaza y salsa de castañas asadas

, , Leave a comment


Rigatinis rellenos de setas al tomillo con bolitas de calabaza y salsa de castañas asadas es el nombre pomposo de un plato vegetariano para ocasiones especiales y fiestas como Navidad con el que podremos sorprender a los escépticos del sabor de la cocina verde.

Los rigatinis son pasta gigante, las hay de diversas formas y las podemos rellenar con un sin fin de combinaciones frías, tipo ensaladillas, y calientes, tipo sofripos y relleno de croquetas.

Estos rigatinis rellenos de setas al tomillo con bolitas de calabaza y salsa de castañas asadas es una receta muy otoñal aunque con ligeras variantes podríamos disfrutarla todo el año. Esta es la elaboración:

INGREDIENTES:

  • 15 rigatinis o pasta gigante para poder rellenar. Es mejor evitar las caracolas para que no se salga el relleno. Los de la foto son rigatinis de la marca Gallo Gourmet
  • 30 bolitas de calabaza

Para el relleno:

  • 150 gr de setas variadas
  • 150 gr de cebolla
  • 1 ajo
  • 4 cucharadas de harina, hemos usado integral
  • 150 ml de leche vegetal
  • Tomillo
  • Sal y pimienta

Salsa:

  • 10 castañas asadas al horno
  • 1 brik de nata de cocinar de 200 ml, hemos usado vegetal
  • Sal y pimienta

ELABORACIÓN:
Todos los paso se pueden ir haciendo casi simultáneamente

1. Hervimos la pasta siguiendo las instrucciones del fabricante. Esta era de 15’ de cocción pero hay que estar atento para que no se rompan/cuarteen los rigatinis

2. Cortamos la cebolla, el ajo y las setas en trocitos pequeños. En una sartén con el fondo ligeramente cubierto de aceite rehogamos la cebolla y el ajo con sal hasta que queden transparentes. Añadimos las setas también muy picaditas y dejamos que se hagan unos minutos. Después ponemos la harina, mezclamos bien y vertemos la leche poco a poco. Aliñamos con el tomillo y la pimienta al gusto y vamos dando vueltas para que no se pegue. Tenemos que conseguir una textura como de croquetas pero más compacta para que después no se salga de la pasta.

3. Rellenamos la pasta con la crema de setas. Se usan varias cucharitas en cada rigatini para que quede bien “inflado” y nos sirva de base de las calabacitas.

NOTA: está cantidad de relleno es justa para la pasta del tamaño de la foto, tal vez para otro tipo haya que añadir más.

4. Hacemos bolitas en una calabaza cruda con un accesorio de hacer bolitas pequeñas. Escaldamos las bolitas unos minutos en agua hirviendo para que queden crujientes.

Se podrían rehogar estas bolitas con un poco de mantequilla pero hemos preferido dejarlas hervidas.

5. Paralelamente se pueden ir asando en el horno las castañas a las que previamente hemos hecho una abertura en la corteza con un cuchillo.

Pelamos las castañas y las batimos con la nata, la sal y pimienta. Queda una salsa gordita porque buscamos que no se escurra en el plato.

6. Montamos el plato colocando la pasta rellena, un poco de salsa y las dos bolitas de calabaza con un palillo. Llena bastante, con 3-4 rigatinis en el plato es suficiente si hay comida previa.

Si lo emplatamos individualmente, podríamos poner salsa en el fondo como lecho de la pasta.

Si no se sirve recién hecho, lo podemos calentar un poco en el horno.

TRUCO: para que la pasta no se vea reseca, la he “barnizado” con una brocha y poco de aceite. Así brilla un poquito

Y buen provecho otoñal con un plato vegetariano con 15 palabras…

En El Blog Alternativo: Recetas de pasta
En El Blog Altermativo: Recetas de calabaza

 
Publicidad
 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado