Esta Navidad deja a los animales fuera de tu mesa, pero no de tu corazón

, , 3 Comments

“Esta Navidad deja a los animales fuera de tu mesa, pero no de tu corazón” es el mensaje navideño de Anima Naturalis animándonos a que nuestros platos sean igual de ricos pero más respetuosos.

El camino hacia una alimentación vegetariana o más verde es lento y personal. Las navidades tal vez no sean el mejor momento para cambiar a nuestra familia el pavo relleno o el besugo por tofu, pero seguro que, poco a poco, podemos ir introduciendo aperitivos diferentes a los clásicos de animales (embutido, foie, …) como estos, primeros platos como cremas, caldos vegetales, tal vez canelones cocinados igual que los de cocido, pero sustituyéndolo con seitán, etc.

Son muchas las recetas que podemos ir incorporando y que también harán las delicias de nuestros comensales. Además, con el exceso de comilonas y proteína animal en estos eventos, seguro que nos agradecen comer más sano y ligero.

Aquí tenemos más de 100 sugerencias vegetarianas y este recetario vegano en pdf, pero no hay nada mejor que la propia imaginación y las ganas de vegetalizar nuestra cocina y nuestra vida.

Esto no es una moda pasajera, ni un imperativo médico por salud, sino que el movimiento a favor de los animales en todos los ámbitos es una revolución social creciente que surge desde el fondo del corazón.

Estas son las palabras navideñas de Leonora Esquivel Frías, la presidente de AnimaNaturalis Internacional, explicando el verdadero valor de este sentir más humano:

Llevamos mucho tiempo compartiendo el interés en mejorar las vidas de los animales. Hemos dedicado un año más a trabajar en la construcción de un mundo más justo para todos.

Sé que el deseo de cada uno de nosotros esta y muchas navidades, es que todas las jaulas estuvieran vacías, que esas imágenes que vemos a diario fueran recuerdos de un pasado lejano donde el ser humano esclavizaba a los animales por ignorancia y ambición.

Una vez más nuestro deseo no es realidad, pero lo será. No depende sólo de nosotros, sino de las generaciones que podamos afectar con lo que hacemos diariamente: un acto, una mesa informativa, un folleto entregado, un simple comentario. E insisto mucho con esto porque no siempre tenemos la oportunidad de hacer activismo propiamente dicho, pero sí de conversar con amigos, familiares, conocidos, vecinos, compañeros de trabajo, etc. Las oportunidades para hablar a favor de los animales están por doquier, porque lamentablemente en todas partes está la presencia de su explotación.

Es común que a la gente sensible le deprima un poco navidad. Son fechas donde se enfatizan las carencias y desigualdades y a pesar de estar agradecidos por lo que tenemos, no podemos evitar pensar en quienes sufren, y claro ejemplo de esto son los animales no humanos, para quienes nunca hay tregua en el maltrato del que son víctimas. Para ellos no hay nada más allá de su fría jaula, su encierro, su destino marcado por los intereses humanos.

Pero estamos cambiando ese destino.

Gente que no tenía idea sobre estos temas, hoy se muestra más abierta y receptiva, medios de comunicación comienzan a abordar la problemática animal, el vegetarianismo tiene cada vez más adeptos y simpatizantes, por ser no sólo una alimentación saludable, sino ética. Los niños rechazan los espectáculos con animales y prefieren verlos en documentales, libres y en esplendor, no encadenados o a través de unos barrotes. Se desarrollan productos de limpieza e higiene personal que no utilizan animales como probetas, la industria de la moda y el calzado desarrollan líneas de materiales sintéticos o naturales sin recurrir a las pieles de no humanos.

Damos pasos lentos pero muy firmes, y vamos dejando una huella que será difícil de borrar. Estamos cambiando el rumbo de la historia, de la manera de producir y de consumir, somos artífices de una revolución silenciosa que parte del corazón humano. Nuestras armas son las palabras que desprenden la venda de los ojos, y cuando la realidad aparece ahí, tan cruda, siempre habrá alguien dispuesto a ver, a cambiar, a luchar, a transformar.

Este año terminó, y vienen más, muchos más, y seguirán pasando los años aun cuando no estemos aquí, pero nuestro trabajo es la herencia que dejamos a un planeta que merece respeto, porque no ha hecho más que darnos, y nosotros con nuestro egoísmo le hemos arrebatado, ensañándonos con sus demás habitantes.

Es tiempo de cambiar y lo estamos logrando. Todos y cada uno de ustedes son fundamentales en este trabajo, porque la liberación animal es nuestra meta y el sentido que damos a una vida que vale la pena ser vivida: Por todos.

Esta navidad deja a los animales fuera de tu mesa, pero no de tu corazón.

¡Felices Fiestas para todos!

Dra. Leonora Esquivel Frías
Presidente de AnimaNaturalis Internacional

Vía foto y discurso: Anima Naturalis
En El Blog Alternativo: Vegetarianismo
En El Blog Alternativo: Recetas sanas

 
Publicidad
 

3 Comentarios

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado