El cuento de las arenas: un renacimiento sufí

, , 5 Comments

“La mitad de lo que digo no sirve para nada,
pero lo digo para que la otra mitad pueda llegar a ti”
Cita sufí

La tradición sufí es una de las corrientes místicas que más se pueden aplicar a nuestra vida de hoy en día sin menoscabo de su autenticidad. Prueba de ello son esas pequeñas obras maestras de sabiduría que son los cuentos donde se transmite una enseñanza profunda y comprensible en muchos niveles.

En “El cuento de las arenas” que os presento hoy podemos encontrar uno de esos aspectos de nuestro crecimiento espiritual que muchas veces nos producen más temor, como es la pérdida de la identidad…

Es difícil aceptar que lo que llamamos nuestra personalidad no somos nosotros realmente: es sólo una máscara que nos ponemos cada día y que nos impide conocernos realmente, formada por múltiples capas creadas día a día y año tras año. Cuando partamos, no nos llevaremos nada de todo eso…

Solamente nos llevaremos a nosotros mismos. Pero ¿cómo llegamos a conocer nuestra esencia, lo que realmente somos, que será lo que cruce las arenas?

Para empezar, rompiendo los apegos, que son como anclas que nos atan a lo que creemos ser. Mediante la ruptura de viejos patrones, de viejas estructuras, podemos profundizar en lo que hay detrás y perder el miedo. Porque nuestra esencia pervivirá.

Os dejo con el precioso cuento sufí, y un deseo: ojalá en este nuevo año logremos “desaprender” algún concepto de esos que creemos que son parte de nosotros, como el emborracharnos cada vez que salimos de fiesta, o el leer siempre libros del mismo tipo, por ejemplo.

Entre hacer y no hacer, elijamos hacer siempre que podamos. Cuando algo en nuestro interior nos dice que debemos realizar alguna acción, no suele equivocarse, por cuanto aunque las consecuencias no sean las esperadas por nosotros, la enseñanza suele salir más tarde por los canales más insospechados.

EL CUENTO DE LAS ARENAS

Un río, desde sus orígenes en lejanas montañas, después de pasar a través de toda clase y trazado de campiñas, al fin alcanzó las arenas del desierto. Del mismo modo que había sorteado todos los otros obstáculos, el río trató de atravesar este último, pero se dio cuenta de que sus aguas desaparecían en las arenas tan pronto llegaba a éstas.

Estaba convencido, no obstante, de que su destino era cruzar este desierto y sin embargo, no había manera. Entonces una recóndita voz, que venía desde el desierto mismo le susurró:

“El Viento cruza el desierto y así puede hacerlo el río”

El río objetó que se estaba estrellando contra las arenas y solamente conseguía ser absorbido, que el viento podía volar y ésa era la razón por la cual podía cruzar el desierto.

“Arrojándote con violencia como lo vienes haciendo no lograrás cruzarlo. Desaparecerás o te convertirás en un pantano. Debes permitir que el viento te lleve hacia tu destino”

¿Pero cómo esto podrá suceder?

“Consintiendo en ser absorbido por el viento”.

Esta idea no era aceptable para el río. Después de todo él nunca había sido absorbido antes. No quería perder su individualidad. “¿Y, una vez perdida ésta, cómo puede uno saber si podrá recuperarla alguna vez?”

“El viento”, dijeron las arenas, “cumple esa función. Eleva el agua, la transporta sobre el desierto y luego la deja caer. Cayendo como lluvia, el agua nuevamente se vuelve río”

¿Cómo puedo saber que esto es verdad?

“Así es, y si tú no lo crees, no te volverás más que un pantano y aún eso tomaría muchos, pero muchos años; y un pantano, ciertamente no es la misma cosa que un río.”

¿Pero no puedo seguir siendo el mismo río que ahora soy?

“Tú no puedes en ningún caso permanecer así”, continuó la voz. “Tu parte esencial es transportada y forma un río nuevamente. Eres llamado así, aún hoy, porque no sabes qué parte tuya es la esencial.”

Cuando oyó esto, ciertos ecos comenzaron a resonar en los pensamientos del río. Vagamente, recordó un estado en el cual él, o una parte de él ¿cuál sería?, había sido transportado en los brazos del viento. También recordó –¿o le pareció?– que eso era lo que realmente debía hacer, aún cuando no fuera lo más obvio. Y el río elevó sus vapores en los acogedores brazos del viento, que gentil y fácilmente lo llevó hacia arriba y a lo lejos, dejándolo caer suavemente tan pronto hubieron alcanzado la cima de una montaña, muchas pero muchas millas más lejos. Y porque había tenido sus dudas, el río pudo recordar y registrar más firmemente en su mente, los detalles de la experiencia.

Reflexionó: “Sí, ahora conozco mi verdadera identidad“. El río estaba aprendiendo pero las arenas susurraron: “Nosotras conocemos, porque vemos suceder esto día tras día, y porque nosotras las arenas, nos extendemos por todo el camino que va desde las orillas del río hasta la montaña”

Y es por eso que se dice que el camino en el cual el Río de la Vida ha de continuar su travesía está escrito en las Arenas.

Awad Afifi el Tunecino

Vía cuento: Personarte

 
Publicidad
 

5 Comentarios

  1. 1 - sergio

    30 diciembre 2009 03:51

    Excelente artículo!!…
    los leo desde hace poco, aunque se ha convertido una linda rutina diaria el leerlos.. aprovecho para hacerles dos consultas: podrán recomendarme alguna lectura Sufí? y una duda..porqué cuando hablan de “desaprender” mencionan la lectura de los mismos tipos de libro?
    Un saludo para todos y buen año!
    Responder
  2. 3 - Peregrino

    30 diciembre 2009 23:53

    Hola sergio: sí, verás. Me refería a automatismos que también tenemos a veces en relación a la lectura. Cuantas veces oímos a gente que “sólo lee novelas de aventuras”, por ejemplo, o que en su vida ha intentado de verdad leer poesía. Una de las reglas básicas, en mi opinión, para poder romper ataduras es atreverse… a todo lo atrevible. Hasta a leer cosas diferentes. Respecto a lecturas sufíes… bueno, el campo es amplio, y no soy ningún experto. Te puedo decir que yo empecé leyendo a Rumi, un místico sufí maravilloso, para luego informarme en profundidad de lo que significaba el sufismo a través de, sobre todo, libros de Corbin y Martin Lings. Pero una novela que me ilustró mucho sobre el tema fue “La última barrera, un viaje sufí”, de Rashad Field. Te lo recomiendo. De todas formas, seguro que algún lector más conocedor del tema que yo te podrá informar más sobre el tema… ah, y no olvidemos la wikipedia… jajaja.

    Maryam, (qué bonito nombre).Me he pasado por tu blog y es muy interesante: aprenderé mucho allí. Gracias y feliz año

    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado