Todos podemos ser héroes. “Preguntas de un obrero que lee” de Bertolt Brecht:

, , 2 Comments

“El regalo más grande que le puedes dar
a los demás es el ejemplo de tu propia vida.”
Bertolt Brecht, escritor

Ya es hora de que tomemos las riendas de nuestro propio destino, y que sustituyamos la Historia por la historia. La historia de cada uno de nosotros y de nosotras…

¿O vamos a dejar que la sigan escribiendo los políticos y el resto de la clase dirigente?

Debemos aprender a tomar decisiones por nosotros mismos, sin miedos. Como dice la frase que inspira a nuestro blog, “No dudes nunca de la capacidad de un grupo de ciudadanos conscientes y comprometidos para cambiar el mundo. De hecho, siempre ha sido así.” De hecho, creo que Margaret Mead generaliza demasiado, y no siempre ha sido así.

Pero sí las suficientes como para hacernos ver el camino.

Y esta vez seremos los protagonistas de nuestra propia experiencia vital. Es posible.

Es necesario.

Os dejo con un precioso poema de Bertolt Brecht donde el genial escritor alemán nos recuerda con un agudo sentido del humor que HERÓES ANÓNIMOS ha habido en todas las épocas…

¿Quién construyó Tebas,
la de las Siete Puertas?
En los libros figuran
sólo los nombres de reyes.
¿Acaso arrastraron ellos
bloques de piedra?

Y Babilonia, mil veces destruida,
¿quién la volvió a levantar otras tantas?

¿Quienes edificaron la dorada Lima?,
¿en qué casas vivían?

¿Adónde fueron la noche
en que se terminó la Gran Muralla, sus albañiles?

Llena está de arcos triunfales
Roma la grande. Sus césares
¿sobre quienes triunfaron?

Bizancio tantas veces cantada,
para sus habitantes
¿sólo tenía palacios?

Hasta la legendaria
Atlántida, la noche en que el mar se la tragó,
los que se ahogaban
pedían, bramando, ayuda a sus esclavos.

El joven Alejandro conquistó la India.
¿El sólo?

César venció a los galos.
¿No llevaba siquiera a un cocinero?

Felipe II lloró al saber su flota hundida.
¿No lloró más que él?

Federico de Prusia ganó
la guerra de los Treinta Años.
¿Quién ganó también?

Un triunfo en cada página.
¿Quién preparaba los festines?
Un gran hombre cada diez años.
¿Quién pagaba los gastos?
A tantas historias,
tantas preguntas.

Pd: Gracias, Mirta

Vía poema: Luz del Alma
En El Blog Alternativo: Artículos sobre nuestro poder personal
Venta online de libros de Bertolt Brecht

 
Publicidad
 

2 Comentarios

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado