¿Cuál de estos 3 líderes es mejor?: cuando las apariencias engañan

, , 9 Comments

“¿En qué consiste entonces el liderazgo? Las librerías están llenas de títulos sobre el tema, y normalmente a los líderes se les pinta con colores brillantes, atributos envidiables, e ideales supremos. El líder es para la sociedad lo que el “maestro” es para la espiritualidad. No obstante, esto no es del todo verdad (en ambos casos)”
Paulo Coelho

El autor Paulo Coelho presentó hace un tiempo a sus lectores el perfil de tres líderes mundiales que vivieron en la misma época, y se preguntaba si es posible elegir el mejor de ellos a partir de ciertos datos de su vida y hábitos.

Los resultados son ciertamente sorprendentes y nos demuestran que las apariencias engañan.

¿Cuál de estos 3 líderes es mejor?:

Candidato A: tuvo contacto con curanderos, consultaba a astrólogos con frecuencia. Tenía dos amantes. Su mujer era lesbiana. Fumaba mucho. Bebía de ocho a diez martinis por día.

Candidato B: no conseguía mantenerse mucho en el mismo empleo debido a su arrogancia. Dormía hasta el mediodía. Fue consumidor de opio en su época de colegial, y siempre fue considerado un mal alumno. Bebía una copa de coñac todas las mañanas.

Candidato C: fue condecorado como héroe. Era vegetariano. No fumaba. Tenía una disciplina ejemplar. Bebía una cerveza muy de vez en cuando. Permaneció con la misma mujer en sus momentos de gloria y en sus momentos de derrota.

¿Y cuál es la respuesta?

A: Franklin Delano Roosevelt
B: Winston Churchill
C: Adolf Hitler

Cuando leí este ejercicio, cuyo resultado me sorprendió mucho y me alertó sobre el papel de los prejuicios sociales, recordé 2 historias similares:

  • conocemos personalmente un chaman de modales poco ortodoxos que es muy criticado por los puristas de la espiritualidad y la alimentación porque bebe Coca-Cola, fuma diferentes plantas y disfruta con los helados y otras vicios gastronómicos
  • Gurjieff ponía a prueba a sus discípulos a veces practicando él lo contrario a lo que predicaba (por ejemplo, cogiendo una gran borrachera u otros comportamientos cuestionables). Algunos se alejaban de él decepcionados, creyendo ver falsedad en su Maestro y otros aprendían la lección de separar las verdaderas enseñanzas del mensajero

Desde luego, el texto de Coelho da para muchas reflexiones. En su blog él se centra en analizar la diferencia  entre líderes idealizados o guerreros de la luz, pero nosotros extraemos los siguientes 5 mensajes:

1. Moral y Ética son conceptos bien diferentes. La moral es cultural y totalmente cambiante por época o lugar y la Ética responde a Leyes Universales perennes. Lo que se consideraba inmoral en la época victoriana ahora es hasta puritano. Cuando juzgamos a cualquier persona por transgredir las normas establecidas socialmente, hay que intentar ir más allá y ver qué sentido tienen esas normas

2. Los comportamientos privados pertenecen a la intimidad de las personas y en el caso de las personas públicas, y, mientras no hablemos de temas graves -como que el exceso de alcohol afecte a sus decisiones colectivas-, deberían quedarse en el terreno de lo personal

3. La perfección no existe y normalmente la sociedad espera líderes supra-humanos que personifiquen todas las virtudes, pero casi todos tienen un lado oscuro. Más que buscar el “mejor pastor”, podríamos también emplear nuestra energía en trascender el rebaño y buscar nuestro propio camino

4. Nos hemos vuelto muy radicales en el afán de crecimiento personal y perfeccionamiento de nuestros hábitos de vida y volver a la mesura y el equilibrio viene bien. No se hunde el mundo por incumplir nuestras propias normas de vez en cuando.

5. “POR SUS OBRAS LES CONOCERÉIS”. Cuando quitamos la propaganda, el brillo y la careta que todos llevamos puesta, lo que queda es el resultado de nuestras acciones. En el ejemplo esto se refleja muy bien: ¿de qué le sirvió al mundo la disciplina y sana vida física de Hitler?

Moraleja: las apariencias realmente engañan y con determinados prejuicios no vamos a buen puerto…

Sitio oficial: Blog de Paulo Coelho

En El Blog Alternativo: Artículos sobre Paulo Coelho

 
Publicidad
 

9 Comentarios

  1. 1 - dani

    9 abril 2010 07:16

    Excelente reflexion. Igualmente yo pensaria en que los líderes del ejemplo, como muchos otros líderes, no dejan de ser individuos que reflejan una sociedad. Me explico, en una región en las costumbres de esa gente esta la fabricación de variedades de whisky, y alcohol y la gente a ciertas horas se reunen en locales y empinan el codo alegremente y con alebosia; si en esa región eligen un gobernador, por ejemplo ¿cuantas posibilidades hay de que ese líder de trasfondo resulte que le da al whisky bastante amenudo? muchas. Por tanto es algo bastante de lógica, sin tener que hacer reflexiones muy profundas. ¿conclusión? lo que siempre digo, la evolución personal siempre es algo que requiere cierta rebeldía espiritual, la mecánica de la soeciedad es repetitiva y lenta y ha sido asi durante cientos y cientos de años. Un muy buen lider, un muy buen profesor en un instituto o universidad, una persona con cierto carisma, es siempre una excepción, no quiero decir con ello que la mayoria de profesores no sean buenas personas, hablo de tener “madera” para una cosa, algo que es cultibable, pero que aun no se enseña a los niños (ese dia si que estaremos evolucionados socialmente). dAni
    Responder
  2. 2 - Ana Blanco

    9 abril 2010 07:33

    Can-men, el trabajo que nos presentas hoy da para mucho, tiene razón Dani que es una reflexión muy interesante. Tendemos a “juzgar” a las personas y sobre todo los “maestros”, por detalles de su vida que en nada afectan en ocasiones a la actividad pública que desarrollan. Me ha encantado. Saludos.
    Responder
  3. 3 - Dhyan

    9 abril 2010 12:42

    Interesante artículo, pero es importante destacar que Hitler no era vegetariano. Por culpa de este bulo el vegetarianismo recibe muchos ataques. Hitler no tomaba carne al final de su vida por prescripción médica, pero por ejemplo, cerró las sociedades vegetarianas cuando llegó al poder.

    Un saludo.

    Responder
  4. 4 - Can-Men

    9 abril 2010 13:44

    Dani, je, je ¿estás justificando el abuso del whisky pq haya campos de malta en tu pueblo???. Tranquilo, ya te he entendido y la influencia del entorno es obvia, y tb lo que comentas que la evolución personal lo puede trascender todo pq no pq tus vecinos sean “mata-perros” debes serlo tu.

    —–

    Dhyan, gracias por el aporte. Es bueno saberlo pq la “leyenda urbana” sigue diciendo q Hitler era vegetariano. De todas formas tb cerró sociedades secretas y él pertenecía a varias y practicaba “ocultismo”.

    Desde luego hay muchos otros ejemplos de vegetarianos reales y positivos en la historia: Pitágoras, Leonardo, … Cuando murió Gaudí llevaba avellanas en los bolsillos, un excelente snack.

    Saludos

    Responder
  5. 5 - Estherix

    11 abril 2010 09:15

    Querida Can Men,he estado unos días sin ordenador y me he puesto al día con´los últimos post y este me ha parecido muy interesante, pq estoy de acuerdo en que nos guíamos por prejuicios que muchas veces no se corresponden con la realidad: si este es así debe hacer lo otro….sin embargo hay un punto que me hace reflexionar en tu escrito “Los comportamientos privados pertenecen a la intimidad si no afectan a tus decisiones colectivas” y como se mide eso? y como lo sabemos si pertenecen a la intimidad? con esto no quiero decir que quiero enterarme de quien es el amante de fulanito que “dirige” mi país, sino que creo que no es dificil separar el comportamiento privado del publico y por tanto que alguien que no responde a unos principios de respeto en su vida privada dudo que lo haga en su vida publica.Nunca he entendido el comentario “eso solo lo hago en mi trabajo” ya que yo soy la misma persona, con los mismos valores y principios a lo largo del día dentro y fuera de mi trabajo. Sin embargo, como muy bien dices, nadie es perfecto y muchas veces buscamos en nuestros líderes nuestras carencias.

    Gracias de nuevo por hacerme reflexionar tan prontito por la mñana.

    Responder
  6. 6 - Can-Men

    13 abril 2010 11:52

    Hola Estherix

    Pues sí, es un tema delicado y no tan claro eso de “alguien que no responde a unos principios de respeto en su vida privada dudo que lo haga en su vida publica”.

    Para muestra Picasso (varios familiares cercanos se suicidaron y sus biógrafos no le dejan muy bien en el terreno emocional), Einsten (abandonó a su esposa e hijos pequeños y otros hechos “oscuros” en su vida) y muchos otros ejemplos.

    Se puede hacer una gran labor pública y tener una vida personal incoherente y no a la misma altura.

    A ver si poco a poco, todos nos guiamos por altos principios en casa y fuera.

    Saludos

    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado