MAGICAL CHILD: Joseph Chilton Pearce habla sobre el cerebro del corazón, los efectos de la televisión en los niños, la importancia de los primeros años y los anhelos de los adolescentes

, , 14 Comments

“El corazón es el principal centro de inteligencia en los seres humanos. Los neurocardiólogos han encontrado que del 60 al 65% de las células del corazón son en realidad las células neuronales, y no células musculares. (…) El corazón es también un generador electromagnético muy poderoso. (…) Nuestra respuesta emocional cambia el espectro electromagnético del corazón, que es de lo que el cerebro se alimenta. En última instancia, todo en nuestra vida depende de nuestra respuesta emocional a cada acontecimiento específico”

“Todo comienza con niños que se sienten incondicionalmente queridos, aceptados y amados. Esta es la clave de toda la operación. Usted puede tener todo lo demás: un alto nivel de vida, el sistema escolar más caro, los mejores maestros del mundo, pero si los niños carecen de esa experiencia inicial de SER AMADOS POR LO MENOS POR UNA PERSONA, y si no se sienten seguros y tranquilos en su ambiente de aprendizaje, entonces nada positivo va a suceder. Esto no es exagerado”

“Así que muchos adolescentes de hoy han sido privados de contacto y de amor desde el mismo comienzo de sus vidas. Tratan de compensar esa carencia con todo tipo de SUCEDÁNEOS OFRECIDOS POR LA CULTURA”

“Los adolescentes empiezan a buscar modelos de referencia de quiénes pueden ser, alguien para ayudarles a definir y dar perspectiva a ese profundo anhelo. ¿Y qué encuentran? MTV, estrellas del rock y el resto de personajes basura de películas y televisión”

“La televisión, literalmente, impide el crecimiento neuronal en el cerebro en desarrollo de los niños. El cerebro tiende a cerrarse en respuesta a las fuentes de luz radiante (…) El problema con la actual programación televisiva es que no hay descanso, y el cerebro de un niño promedio, que ha observado desde 5.000 hasta 6.000 horas a la edad de cinco o seis años, está viviendo una gran confusión como resultado. El enorme exceso de estímulo de la televisión hace que el cerebro se dañe y se adapte mal de una manera que antes se pensaba imposible”

“La obra Un Mundo Feliz de A. Huxley era tímida, una piruleta, en comparación con el tipo de condicionamiento que sucede al INTERFERIR EN LOS PROCESOS NATURALES ENTRE UNA MADRE Y UN NIÑO. Tenemos que darnos cuenta de que la educación realmente comienza en el útero y que los tres primeros años de vida son cuando 90% de ella tiene lugar”

“NADIE VA A CAMBIAR TODO EL SISTEMA. Todo lo que podemos hacer es un llamamiento a los padres que tienen oídos para oír y que están dispuestos a asumir el riesgo de llevar a sus hijos fuera de esta locura y protegerlos en contra de ella (…) En lugar de gastar millones de dólares tratando de arreglar lo que está mal con los adolescentes, se debe invertir en la educación de las personas para que SEAN BUENOS PADRES y amen y cuiden a sus bebés y niños pequeños para no tener grandes problemas más adelante”

Joseph Chilton Pearce es un famoso autor estadounidense especializado en desarrollo infantil y la mente humana, principalmente en la relación entre el corazón y el cerebro. Científico iconoclasta, su obra incluye disciplinas como la psicología, antropología, biología y física, a las que integra la dimensión energética.

Ha publicado numerosos libros siendo su mayor éxito editorial “Magical Child” que destacó en su momento por una visión novedosa sobre la crianza centrada en el enfoque no violento del nacimiento -como Leboyer y Michel Odent-, algo radicalmente diferente a los partos muy medicalizados y deshumanizados que se producen en EEUU y que explica el documental El Negocio del Nacimiento, y la trascendencia del vínculo con los padres, el amor incondicional, la lactancia materna prolongada, el contacto físico o el juego activo e imaginativo como la actividad más importante en la niñez.

Joseph Chilton Pearce es un experto incómodo para el establisment porque critica con dureza la cultura americana contemporánea y todas sus prácticas que impiden nutrir las necesidades, anhelos y el desarrollo intelectual, emocional y espiritual de los niños y jóvenes.

En 1999, la revista Journal Family Life publicó una contundente entrevista con este autor que, incluso una década después, resulta políticamente incorrecta. Aquí está en inglés (son 10 páginas) y en este artículo reproducimos la mayor parte de su contenido que se centra en los siguientes puntos:

  • El cerebro emocional y lo que implican los nuevos descubrimientos de la neurocardiología
  • La diferencia entre aprendizaje natural y condicionamiento
  • Las consecuencias de una crianza poco afectiva y su relación con los sucedáneos/adicciones posteriores (tema que también explica en profundidad Laura Gutman en “Crianza, violencias invisibles y adicciones”)
  • La TV y sus efectos nocivos en el crecimiento neuronal por la luz radiante, los sobresaltos, las imágenes violentas continuas y las horas de exposición. Algo muy documentado posteriormente en estudios como este, este o este
  • La edad apropiada para introducir las pantallas en la vida de los niños, una vez desarrollada su capacidad de pensamiento
  • Las dificultades de los adolescentes actuales de dar respuesta a sus anhelos profundos en una sociedad con referentes sociales poco recomendables
  • La prevención en forma de crianza consciente, amorosa, presencial y apoyada por el estado

Es una pena que los libros de Joseph Chilton Pearce no hayan sido traducidos al español porque su trabajo es anterior y coherente al de los autores famosos de crianza natural, incluye la perspectiva neurológica -que también trata ahora Punset- y sus conclusiones son importantes para los padres que quieren ofrecer una mejor futuro emocional a sus hijos.

Hemos avanzado muy poco en estos 10 años en todo lo que apunta este investigador, esperemos que haya más suerte y más conciencia en los siguientes…

Estas son sus palabras:

La neurociencia moderna ha estado haciendo algunos descubrimientos sorprendentes sobre el corazón humano. ¿Puede contarnos un poco acerca de ellos en los términos de una persona “laica“?
La idea de que podemos pensar con el corazón ya no es sólo una metáfora, sino que es, de hecho, un fenómeno muy real. Ahora sabemos esto por que la investigación combinada en dos o tres campos está demostrando que el corazón es el principal centro de inteligencia en los seres humanos. Los biólogos moleculares han descubierto que el corazón es la glándula endocrina más importante del cuerpo.

En respuesta a nuestra experiencia del mundo, produce y libera una hormona importante, ANF – que significa “Atriol Neuriatic Factor” – que afecta profundamente cada operación en la estructura del sistema límbico, o lo que nos referimos como el “CEREBRO EMOCIONAL”. Esto incluye el área del hipocampo donde la memoria y el aprendizaje tienen lugar, y también los centros de control de todo el sistema hormonal. Y los neurocardiólogos han encontrado que del 60 al 65% de las células del corazón son en realidad las células neuronales, y no células musculares, no como se creía anteriormente. Son idénticas a las células nerviosas en el cerebro, operando a través de los mismos enlaces de conexión llamados ganglios, con las mismas conexiones andendríticicas axonales que tienen lugar en el cerebro, así como a través de los mismos tipos de neurotransmisores que en el cerebro.

Literalmente, en otras palabras, hay un “cerebro” en el corazón, cuyos ganglios están vinculados a todos los órganos importantes en el cuerpo, a todo el sistema muscular que permite a los seres humanos expresar sus emociones. Alrededor de la mitad de las células nerviosas del corazón sirven para tratar de traducir la información que les llega enviada de todo el cuerpo de cara a mantener el cuerpo funcionando como un todo armónico. Y la otra mitad representan una gran conexión neuronal que media con el cerebro emocional en la cabeza y lleva a cabo un diálogo de veinticuatro-horas-al día entre el corazón y el cerebro del que ni siquiera somos conscientes.

¿Cómo funciona eso?
El corazón es también un generador electromagnético muy poderoso. Crea un campo electromagnético que abarca el cuerpo y se extiende hacia cualquier lugar alrededor a tres metros de distancia de él. Es tan poderoso que usted puede tomar un electrocardiograma de tan lejos como un metro de distancia del cuerpo. El campo que el corazón produce es holográfico, lo que significa que se puede leer desde cualquier punto en el cuerpo y desde cualquier punto dentro del campo. No importa lo microscópica de la muestra sea, usted puede recibir la información de todo el campo. Lo curioso es cuan profundos son los efectos del campo electromagnético sobre el cerebro. Todo indica que emite la totalidad del espectro de ondas de radio de la que el cerebro extrae su material para crear nuestra experiencia interna del mundo.

Tal vez lo más importante, ahora sabemos que el espectro radioeléctrico del corazón se ve profundamente afectado por nuestra respuesta emocional al mundo. Nuestra respuesta emocional cambia el espectro electromagnético del corazón, que es de lo que el cerebro se alimenta. En última instancia, todo en nuestra vida depende de nuestra respuesta emocional a cada acontecimiento específico.

¿Cómo se aplica este conocimiento emergentes a los niños y su sano desarrollo ?
La experiencia emocional de los niños, cómo se sienten a sí mismos y al mundo alrededor de ellos, tiene un tremendo impacto en su crecimiento y desarrollo. Es la base sobre la cual se basa todo el aprendizaje, la memoria, la salud y el bienestar futuro. Cuando esa estructura emocional no es estable y positiva para un niño, ningún otro proceso de desarrollo dentro de él funcionará plenamente. Su desarrollo posterior será solo compensatorio a las deficiencias.

Por lo tanto, lo primero y más importante que debe suceder, si deseamos un niño inteligente, exitoso y saludable, es que debe tener una experiencia emocional positiva. Hay cuarenta o cincuenta años de buena investigación en lugares como la Universidad de Harvard, la escuela de medicina de la Universidad de Arizona con gente como Schwartz y Russick, y HeartMath en California para apoyar esta declaración anterior. Todo comienza con niños que se sienten INCONDICIONALMENTE QUERIDOS, ACEPTADOS Y AMADOS. Esta es la clave de toda la operación. Usted puede tener todo lo demás: un alto nivel de vida, el sistema escolar más caro, los mejores maestros del mundo, pero si los niños carecen de esa experiencia inicial de ser amados por lo menos por una persona, y si no se sienten seguros y tranquilos en su ambiente de aprendizaje, entonces nada positivo va a suceder. Esto no es exagerado.

Parece que esto implicaría muchos cambios en la manera en que educamos a nuestros hijos.
El quid de la cuestión de la educación es que sólo hay dos tipos de aprendizaje: uno es el verdadero aprendizaje y el otro es el condicionamiento. El condicionamiento es una respuesta llena de temor, parte del cerebro primario, el más antiguo, el que llamamos el cerebro “posterior” o “reptil”. Este funciona por reflejos, es el cerebro de la supervivencia y del mantenimiento vital, es el que responde como si se sintiera amenazado. Una forma de aprendizaje tiene lugar aquí, pero es el aprendizaje condicionado, y está íntimamente asociado con los estados emocionales de hostilidad, ira y ansiedad.

Si desea verdadero aprendizaje, el aprendizaje que involucra a los lóbulos frontales superiores -el cerebro intelectual y creativo-, de nuevo, el entorno emocional debe ser positivo y de apoyo. Esto se debe a que a la primera señal de ansiedad, el cerebro cambia sus funciones desde los lóbulos prefrontales arriba al viejo cerebro reptil implicado en la supervivencia.

Parece que usted puede defender que nuestro desarrollo se basa, tal vez, más en el afecto que en la naturaleza.
En una edición de mayo de la revista Science, había un artículo que discutia cómo el estado emocional de la madre durante el embarazo determina el sentido de la evolución que se llevará a cabo dentro de su feto en desarrollo. Su estado de bienestar determina si el desarrollo del cerebro fetal se concentra en el lóbulo frontal o en el viejo cerebro reptiliano de la supervivencia.

Esta es probablemente la información más explosiva que hemos recibido últimamente. Y esto tiene mucho sentido porque el corazón es el primer órgano en formarse en el feto, en el plazo de unos diez días después de la concepción, y tiene que ser así debido a que proporciona el campo electromagnético del que el ADN mismo depende para sus instrucciones.

Muy bien, ¿qué pasa con los niños que fueron criados en hogares negativos y que no han recibido ese amor incondicional? ¿Qué podemos hacer para revertir este proceso y darles la posibilidad de llegar a ser personas completas?
Bueno, para mí, todo se reduce a una vez más al corazón. Los niños de los que usted está hablando han sido privados de adecuada nutrición a su corazón-cerebro. Ellos han estado viviendo en un entorno de gran carestía y lo único que puede hacerse de una manera u otra es proporcionarles un entorno propicio en el que puedan sentirse seguros, amados y queridos.

Sé que suena demasiado simplista, pero en realidad es toda la historia.

Estos jóvenes necesitan comunicación oral y escucha, afecto, juego, movimiento corporal, contacto visual, los sonidos dulces y contacto con el corazón de su padres a un nivel físico.

Miren el nuevo libro de Mariana Caplan que acaba de salir titulado Untouched (sin tocar). Es un trabajo muy bien documentado y brillante, que está a la altura del libro ya clásico de Ashley Montagu sobre contacto escrito hace treinta años. Trata sobre esos niños muertos de hambre de contacto físico que nunca han recibido suficiente crianza afectiva, ni emocional ni física. Debemos entender aquí que lo emocional y lo físico son esencialmente uno y lo mismo. Así que muchos adolescentes de hoy han sido privados de contacto y de amor desde el mismo comienzo de sus vidas.

¿Qué les sucede como resultado?
Tratan de compensar esa carencia con todo tipo de sucedáneos ofrecidos por la cultura, que no se cubrirán nunca sus necesidades.

¿No dijo usted una vez que los niños con imaginación nunca son violentos?
Bueno, en Suecia hay un grupo de médicos que dicen que esto es cierto. Sus estudios demuestran que los niños que tienen una buena capacidad de crear imágenes del mundo interior no son nunca violentos. Además, cada vez que estén frente a la violencia, serán capaces de imaginar y poner en práctica soluciones alternativas.

Creo que también le he oído decir que la televisión es el archi-enemigo de la imaginación. ¿Exactamente que es lo que está haciendo la televisión a nuestros hijos?
La televisión, literalmente, impide el crecimiento neuronal en el cerebro en desarrollo de los niños.

Cuando los niños pequeños la ven, anula la capacidad del cerebro para crear una imagen interna de algo o alguien, o de algún evento que no haya sido visto en el medio ambiente, anula la esencia de lo que llamamos “imaginación”.

Los investigadores solían pensar que era sólo el contenido de la programación el que estaba afectando negativamente a los niños. Ahora tenemos pruebas de que la tecnología y el dispositivo son muy perjudiciales por sí mismos.

En otras palabras: el simple acto de ver la televisión tiene efectos profundamente negativos en la fisiología de los seres humanos.

¿Cómo es eso?
Es una larga historia, que recorre todo el camino de vuelta a principios de los años 1960, cuando se descubrió que la mente de los niños se volvía catatónica frente al televisor. Esto tiene que ver con la forma en que el cerebro reacciona ante la luz radiante, que es la fuente de luz de la televisión y monitores de ordenador, y la luz reflejada, que es la que nos trae el resto de nuestra experiencia visual.

Esto es demasiado complicado para recorrer todo el camino hacia aquí ahora, así que permítanme simplemente decir que el cerebro tiende a cerrarse en respuesta a las fuentes de luz radiante. Todos hemos visto a los niños cómo hipnotizados cuando ven la televisión durante un periodo de tiempo.

Mi mayor preocupación tiene que ver con la forma en la industria de la televisión intenta contrarrestar este efecto mediante la introducción de lo que se conoce como “efectos sorpresa o sobresalto” en la programación de los niños. Un efecto de sobresalto es cualquier cosa que desencadene en el cerebro el pensamiento de que podría haber una situación de emergencia y lo ponga alerta para prestar atención a la fuente de la perturbación.

La televisión logra esto con los cambios repentinos y dramáticos de la intensidad de la luz o de sonido y un rápido desplazamiento de los ángulos de cámara. Eventualmente, sin embargo, el cerebro comienza a habituarse a la situación, dándose cuenta de que estos golpes son sólo falsas alarmas, y comienza a desconectarse de nuevo. Como resultado, cada diez años más o menos la industria de la televisión ha tenido que subir la apuesta haciendo golpes emocionales y sustos cada vez más grandes, hasta que finalmente lo que tenemos hoy son estallidos periódicos de imágenes violentas en los dibujos de los niños y así sucesivamente, hasta el punto en el que hay un promedio de 16 GOLPES DE VIOLENCIA CADA MEDIA HORA.

Aquí, la naturaleza del contenido del programa no importa. Mientras que el cerebro superior, o neocórtex, sabe que las imágenes en la televisión no son reales, el menor, o el cerebro “reptil” no lo sabe. Esto significa que cuando un niño ve la televisión y ve violencia, el cerebro reptil envía una serie de mensajes de alarma hasta el cerebro emocional, que a su vez contacta inmediatamente con el corazón. En el momento en que el corazón recibe una indicación de negatividad o de peligro, rompe de su habitual modo armónico en uno incoherente, provocando la liberación de la hormona más potente en el cuerpo humano, conocida como cortisol. El cortisol inmediatamente despierta el cerebro y hace que se producen billones de conexiones neuronales con el fin de preparar el individuo para enfrentarse a esa emergencia.

Entonces, tan pronto como el corazón recibe el mensaje de que el peligro era falso y no hay problema, otra hormona se libera para disolver todas las vías neurales hechas para hacer una rápida reacción de adaptación a la amenaza percibida. El problema con la actual programación televisiva es que no hay descanso, y el cerebro de un niño promedio, que ha observado desde 5000 hasta 6000 horas a la edad de cinco o seis años, está viviendo una gran confusión como resultado. El enorme exceso de estímulo de la televisión hace que el cerebro se dañe y se adapte mal de una manera que antes se pensaba imposible.

La TV está, literalmente, rompiendo todos los niveles de desarrollo neuronal.

Cuando la televisión se introdujo por primera vez se la presentó como una maravillosa y democrática tecnología que haría la vida de todos mejor y serviría como una herramienta educativa disponible de forma gratuita para todos. Y la cultura de los años cincuenta compró este engaño. Así que ¿qué hay de los ordenadores desde los años 90?
Bueno, los ordenadores entran esencialmente en la misma categoría. Le cuento un ejemplo que demuestra cómo pueden tener el mismo efecto debilitante en la mente que la televisión tiene. Unos investigadores tomaron una sola página de un libro de texto de cuarto nivel en el que había un texto explicativo y un par de diagramas o cuadros y pidió a tres grupos de personas que estudiaran esa información. Al grupo A se le dio el pedazo de papel mismo. Al Grupo B se mostró una película de la página, y el grupo C la vieron en una pantalla de televisión – que es exactamente lo mismo que un monitor de ordenador. Veinte minutos más tarde se puso a prueba en su comprensión y retención del material. El grupo A, que tenía una copia en papel en sus manos, tuvo un promedio de retención del 85%. Los que la vieron en película tuvieron un nivel de retención de entre el 25 y el 30%, y los que la estudiaron en el monitor tenía un nivel de comprensión y retención de entre el 3 y el 5%. Cuando se mezclaron los grupos y se probó otra vez con diferentes páginas del libro, en cada caso la retención y la comprensión era idéntico.

De nuevo, esto tiene que ver con cómo el cerebro fue construido y la forma en que responde a la luz radiante y a la luz reflejada como fuentes de información. Y esto debería hacernos parar y pensar, pero no lo hará.

(…)

Pero, muchos trabajos en la actualidad implican el uso de ordenadores. ¿Cómo podemos enseñar a los jóvenes lo que necesitan saber sobre ordenadores sin tener que depender demasiado de ellos?
En ese simposio de cuatro días en Berkeley llegamos a la conclusión de que todo depende de la edad apropiada. Un profesor del MIT, hizo una apasionada defensa sobre que debemos animar a los niños a desarrollar la capacidad de pensar primero, y luego darles el equipo. Después de eso, el cielo es el límite.

Pero si se introduce el equipo antes de que el niño resuelva los procesos de pensamiento, entonces usted tiene desastre en ciernes. Esto es porque, como señala Piaget, en los 12 primeros años de vida se establecen las estructuras de conocimiento que permiten a los jóvenes comprender información abstracta, metafórica y simbólica. La capacidad de pensamiento abstracto desarrollado como resultado de los procesos naturales concretos que han estado sucediendo durante millones de años. El peligro aquí es que el ordenador, que opera por la misma tecnología artificial de rayos catódicos que la televisión, interrumpa el desarrollo.

Dejando el tema de la TV y ordenadores a un lado, me da la impresión de que una gran cantidad de jóvenes que conozco sienten que falta algo en sus vidas. ¿Ha notado esto en tus viajes?

A menudo he hablado de tres características importantes de todos los adolescentes.

  1. La primera es que tienen la expectativa de que algo enorme se supone que sucederá en sus vidas alrededor de la edad de 15 ó 16 años
  2. La segunda es la sensación que tienen muchos de la grandeza que existe dentro de ellos
  3. La tercera es un anhelo tan intenso que nunca puede ser aplacado. Y en este punto, los adolescentes empiezan a buscar modelos de referencia de quiénes pueden ser, alguien para ayudarles a definir y dar perspectiva a ese profundo anhelo. ¿Y qué encuentran? MTV, estrellas del rock y el resto de personajes basura de películas y televisión.

Esta es la etapa de la vida en la que muchas otras culturas fomentan el crecimiento espiritual a través de rituales de paso. ¿Cree usted que la ausencia de estos en nuestra cultura es uno de nuestros errores?
Por supuesto, pero las cosas que estás hablando son bloqueados sistemáticamente por nuestra sociedad porque no son económicamente viables. No se puede dar un valor en dólares. Los jóvenes en busca de algo con sentido y fundamento lo tienen difícil para encontrar lo que están buscando, ya que están encerrados en nuestro sistema cultural. Mira en el nuevo libro de Ralph Nader y Linda de Coco sobre la explotación empresarial de los niños. Es como una bomba. Por ejemplo, cuando se acercó Ralph Nader a Bob Pittman, quien inventó MTV, y le preguntó si era consciente de la profunda influencia que tenían en los jóvenes de 14 años de edad. El tipo se echó hacia atrás y dijo: “Ralph, no influimos en los niños de 14 años, LOS POSEEMOS. ”

¡Actualmente existen empresas de marketing que venden programas a las corporaciones detallando cómo rentabilizar la mente del niño! En otras palabras, estamos totalmente asentados ahora en una sociedad de consumo, y cambiar este hecho significaría, literalmente, una amenaza para nuestra economía. Yo no creo que se pueda cambiar esta realidad a gran escala. Sólo se puede tratar de trabajar en la periferia y con la esperanza de llegar a los individuos de uno en uno. NADIE VA A CAMBIAR TODO EL SISTEMA. Todo lo que podemos hacer es un llamamiento a los padres que tienen oídos para oír y que están dispuestos a asumir el riesgo de llevar a sus hijos fuera de esta locura y protegerlos en contra de ella.

¿Qué consejo le daría a los padres individuales de los adolescentes sobre cómo pueden ayudarles a alcanzar sus más profundos deseos?
Bueno, en primer lugar un gran número de adolescentes no tienen idea de lo que son sus deseos porque no han tenido la oportunidad de averiguarlo. Por lo tanto, podemos comenzar por ayudarles a identificar sus deseos.

A continuación, puede comenzar a ser más proactivo en vez de reaccionario. La mayoría de las crisis que se están produciendo en nuestros jóvenes hoy son artificiales, es decir, que son creadas por la misma cultura. En lugar de gastar millones de dólares tratando de arreglar lo que está mal con los adolescentes, se debe invertir en la educación de las personas para que sean buenos padres y amen y cuiden a sus bebés y niños pequeños para no tener grandes problemas más adelante. LOS CUATRO PRIMEROS AÑOS DE VIDA SON LOS MÁS IMPORTANTES. En Suecia, las nuevas madres cuentan con 3 años de permiso de maternidad. Solía ser uno, y ahora lo han elevado a 3 para que las madres pueden quedarse en casa con sus hijos. Y se está dando a los padres un permiso de un año de ausencia con sueldo completo, para que la madre y el padre puedan estar con su niño ese primer año crítico. Así que cuando usted pregunta qué podemos hacer con nuestros adolescentes, les digo que podemos empezar por la prevención desde el principio.

¿Entonces crees que hay esperanza para nosotros?
Hay algunas cosas extraordinarias sucediendo ahora mismo, en pequeñas parcelas en todo el mundo, ejemplos de coherencia verdadera en un sistema masivamente incoherente. Y cuando esta pesadilla de economía mundial que hemos desatado se autodestruya -como creo que ocurrirá-, esas pequeñas parcelas de inteligencia coherente se manifestarán y darán el impulso y la sabiduría necesarios para el cambio y para crear un mundo en el que los niños puedan alcanzar su pleno potencial. Soy muy optimista al respecto.

————–

Y de esta otra entrevista en inglés, destacamos las siguientes respuestas:

Cerca de un siglo atrás, Rudolph Steiner, dijo que el mayor descubrimiento de la ciencia del siglo 20 sería que el corazón no es una bomba, sino mucho más, y que el gran desafío de los siglos venideros de la humanidad sería, en efecto, permitir al corazón enseñarnos a pensar de una manera nueva. Ahora, eso nos suena muy ocultista, pero creemos que es exacta y biológicamente el caso.


Yo estuve en Tailandia en una conferencia sobre el parto organizada por la Organización Mundial de la Salud y la UNESCO. Tailandia importó nuestra forma de nacimiento y la televisión hace unos treinta años, y ahora están en la ruina completamente -su estructura familiar destruida, su educación en ruinas, toda su estructura social colapsando. Se les llamó una vez, “La Joya de Oriente, La Tierra de las Sonrisas”. Pocos comprenden ahora el hecho de que Tailandia importó nuestros dos mortales gemelos: el parto tecnológico, médico y no natural seguido por la televisión, ambos de ellos niegan al niño los estímulos sensoriales adecuadas para el crecimiento y los sustituyen por estímulos radicalmente inadecuados que producen una mente totalmente condicionada.

La obra “Un Mundo Felíz” de A. Huxley era tímida, una piruleta, en comparación con el tipo de condicionamiento que sucede al interferir en los procesos naturales entre una madre y un niño. Tenemos que darnos cuenta de que la educación realmente comienza en el útero y que los tres primeros años de vida son cuando el noventa por ciento de ella tiene lugar.

Más información: Wikipedia
Libros de Joseph Chilton Pearce en Amazon

Entrevistas en inglés: 1 y 2

Vía entrevista: La entrevista nos ha llegado de yog.es que la tienen en su web mezclada con otros textos, también interesantes, y a falta de la parte final sobre adolescencia

En El Blog Alternativo: Artículos sobre educación

Imagen de previsualización de YouTube
 
Publicidad
 

14 Comentarios

  1. 1 - Abuela Cyber

    25 mayo 2010 19:17

    Este post es un lujo

    Leerlo es un placer conjuntamente con un aprendizaje.

    Gracias por compartirlo.

    Parte de ñel se lo levare a mis hijos con niños en edad escolar.

    En caso de utilizar algo del material estara vuestro nombre como fuente.

    Ademas tengo vuestro link en mi blog.

    Cariños

    Responder
  2. 2 - Juanjo

    26 mayo 2010 12:28

    Guau. Esto del corazón que piensa me genera varias preguntas.
    Las conexiones sinápticas (tanto del cerebro como del corazón) son como una especie de mapa mundi, que cada uno elabora con su forma de ver el mundo, y los pensamientos pasan por este camino/filtro.
    Cuando alguien dice que me conoce, es porque conoce mi mapa mundi sináptico, y sabe como reaccionaré a determinado estímulo.
    Entonces, cuando se trasplanta un corazón, ¿se trasplanta la forma de ver y sentir el mundo?
    Y en el plano espiritual, es el corazón de un alma que decidió desencarnar. Su cerebro ha dejado de pensar y su corazón piensa en otro cuerpo. Entonces, cuando un paciente rechaza un corazón: ¿Es porque rechaza un corazón que se quiere morir? ¿O lo rechaza porque su mapa mundi es radicalmente diferente?
    ————-
    Si alguien lee un e-book y otro un libro impreso, ¿también aprendería más el del libro de papel?
    ¿O la falta de iluminación de un e-book tiene un efecto neutro que no adormece?
    ¿Emboba más una TV de tubo que una LCD?
    ¿o lo que emboba son los Herzios/seg?
    ¿Se aprendería más con un documental en la Radio que en TV?
    Please, Mr. Chilton.
    Responder
  3. 3 - Can-Men

    27 mayo 2010 23:12

    ¡qué preguntas tan interesantes Juanjo¡ pero me temo que el Sr. Chilton no nos va a contestar.

    Respecto a los transplantes, te comento que SI existe información sobre el lado energético de los mismos pero son muy políticamente incorrectas y apenas salen en los medios q celebran a bombo y platillo los éxitos pero ocultan los fracasos. Existen libros de pacientes transplantados explicando los problemas en sus vidas después del transplante a nivel de emociones, pensamientos extraños etc.

    En un centro en EEUU se hacen transplantes compatibles energéticamente, no sólo a nivel físico, entre receptor y donante. Bueno, es bastante más profundo que nivel energético (se miran el tipo de rayo en lenguaje teosófico).

    Tengo la info en libros de Eva Monferrer, si un día me atrevo, igual lo publico.

    Saludos

    Responder
  4. 4 - Can-Men

    27 mayo 2010 23:28

    Hola Abuela Cyber

    Me alegro de que te haya gustado, a mi me parece un tanto extremo en algunos puntos pero como mínimo hace reflexionar.

    A ver qué opinan tus hijos.

    Saludos

    Responder
  5. 5 - Juanjo

    28 mayo 2010 12:38

    Entonces se podría decir que el yo reside en el cerebro, y el corazón es el gestor de emociones en este mundo.
    También he oído que mejor no tener que recibir transfusiones de sangre, por el mismo motivo que comentas.
    ¿Sabes las respuestas a las preguntas de comprensión lectora? Capaz te veo de haberte leído el libro en inglés.
    Responder
  6. 6 - Can-Men

    28 mayo 2010 12:47

    Hola Juanjo

    Pues no me he leído el libro pq descubrí a este señor hace 1 semana pero el de Padres Conscientes tiene una pinta fabulosa. Ojalá los tradujesen.

    - Tema trasfusiones. No es no hacerlas sino que se deberían hacer tb compatibles energéticamente no sólo grupo sanguíneo, pero esto es medicina cuántica que no es la oficial y aun le quedan unos años -yo creo que no décadas- para q se integre

    - LA CONCIENCIA RESIDE FUERA DEL CEREBRO y es lo que sobrevive a las diferentes encarnaciones.

    Hay documentales de anestesistas, neurólogos y cardiólogos muy buenos sobre este tema. Prometo publicarlos en un tiempo.

    Y como estarán nuestras neuronitas de tanto usar el ordenador portátil¡¡¡¡

    Saludos

    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado