La botica de sor Isabel: “Dios está en una infusión, en una cataplasma, …”

, , 2 Comments

“He aplicado muchos remedios naturales, que siempre alivian, si no curan (…) Yo creo que el cuidado de la propia salud es una cuestión moral. Si no te cuidas, al final tendrán que cuidarte los otros, ¡acabarás dándoles preocupaciones y trabajo! Pero si estás sano, podrás proporcionar felicidad a los que te rodean”

“El mejor remedio es una sonrisa. Una sonrisa es más barata que la electricidad y da más luz. Una sonrisa cariñosa”

“Dios hace brotar las plantas para el servicio del hombre”, reza el salmo 104. Él ha puesto en la naturaleza todo cuanto necesitamos”
Sor Isabel

La botica de sor Isabel. Los remedios naturales de las monjas” es un libro que contiene más de 300 recetas prácticas de medicina natural que sor Isabel ha ido atesorando en la memoria a lo largo de décadas dedicada a la enfermería y cocina en su vida de clausura, voluntaria y vocacional, en el Monasterio de las Madres Dominicas de Nuestra Señora del Rosario en Daroca (Zaragoza).

Sor Isabel es ya autora de varios libros de cocina y, a raíz de que muchas personas le animaron a compartir sus secretos con las plantas contra todo tipo de dolencias, surgió “La botica de sor Isabel”. Los beneficios de las ventas van destinados a la causa de beatificación de sor Teresita, una monja a quien ella considera una santa.

Los conocimientos y sabiduría de sor Isabel son parte heredada de su madre, parte de esa experiencia y práctica con sus compañeras y parte de la amplia biblioteca del convento que con 5 siglos de antigüedad atesora importantes obras de botánica y plantas medicinales.

Ella lo explica en este vídeo del programa “España Directo” en el que la vemos recogiendo las plantas en su jardín y huerto y respondiendo con humildad y cierto sonrojo a las preguntas de la reportera.

Pero, además de remedios verdes, “La botica de sor Isabel” y su autora muestran una espiritualidad genuina y un gran sentido de reverencia y admiración por la Naturaleza.

En las primeras páginas del libro, disponible aquí, apreciamos la confianza de la monja en el poder sanador de las plantas y alimentos, su deseo de compartir su saber ofreciendo recetas sencillas y comprobadas, y su convicción de que debemos ocuparnos de nuestra salud por respeto al don sagrado que representa nuestro cuerpo.

Dios ha creado al ser humano para que viva rodeado de naturaleza. Si por un momento cerramos los ojos sentiremos la presencia divina en el susurro de un animal, en la fuerza de los truenos, en la hermosura y fragilidad de una flor, en la reciedumbre de un tronco de árbol majestuoso o en la inmensidad del cielo azulado.

A lo largo de los siglos, los hombres nos hemos sentido atraídos por la belleza que nos ofrece la naturaleza y hemos disfrutado de ella para vivir. Dios dispuso en la tierra todo lo que el hombre podía necesitar para alimentarse y para curarse. Y el hombre, dotado de inteligencia, ha sabido aprovechar esos bienes para profundizar en el conocimiento de las propiedades nutritivas y curativas que ofrecen los alimentos y las plantas que crecen a su alrededor.

Así, poco a poco, ha ido surgiendo una medicina natural, basada en la sencillez, que ha ido perfeccionándose con el paso de los años hasta conformar una medicina natural con grandes bases científicas (…)

Sí, Dios nos ha dado la vida. Y es obligación de los hombres cuidarse espiritual y físicamente. Debemos ser respetuosos con la propia salud porque nuestro cuerpo es un don sagrado de Dios.

Y para tener buena salud hay que esforzarse cada día. El cuidado de la propia salud es una cuestión moral, un servicio responsable a Dios. Corresponde a cualquier cristiano poner todo de su parte para cuidar la salud por medio de la práctica de ejercicio físico, con una dieta sana y responsable, un descanso adecuado y metódico y unos buenos hábitos de higiene.

Por eso, he añadido también junto a las recetas medicinales algunas vitaminas espirituales. Confío que con este libro logres, querido lector, conseguir una mejor calidad de vida”

Y en esta entrevista en La Contra de la Vanguardia publicada el 28-12-2007 y titulada “Dios está en una infusión, en una cataplasma” sor Isabel habla con gozo de su vida de oración y de servicio a los demás aun dentro de 4 paredes, comparte remedios para el colesterol, acidez, lumbalgia, insomnio, caída del cabellos y arrugas, revela que uno de los secretos de su buena memoria es el ROMERO, y nos recuerda que Dios, la Energía de la Vida, está en todas las cosas.

Merece la pena leerla y sentir sus palabras porque en una época de imprescindible limpieza y juicio dentro de las instituciones eclesiásticas de todo signo, no debemos olvidarnos de las bases, de su entrega y dedicación y de su Amor.

Sea con el canto gregoriano, con obras literarias y místicas, con remedios ancestrales o con el trabajo diario con los desfavorecidos aquí y allí, “por sus obras les conoceréis” y la fe sincera de sor Isabel es realmente contagiosa:

Tengo 65 años. Nací en Badules (Zaragoza) y vivo desde hace 46 años en el monasterio de las Madres Dominicas de Nuestra Señora del Rosario, en Daroca. Soy monja de clausura. En el convento he sido enfermera y ahora cocinera. ¿Política? Paso. Dios es lo que respiramos.

¿Qué hace una monja de clausura?
Orar. Ese es mi oficio. Oramos ocho horas cada día.

¿Por qué lo hace?
A los quince años quise ser misionera, para ayudar. Pero, por inspiración de Dios, comprendí que la vida contemplativa y la oración benefician a toda la humanidad.

¿A toda, toda?
A los pobres, a los enfermos, a los solitarios del mundo: por ellos oramos todos los días.

Y eso… ¿de verdad los ayuda?
¡Sí! Así lo siento en mi corazón. Con la oración llegamos a todos por lejos que estén.

¿Y hace falta esta reja?
Es el símbolo de nuestro compromiso de silencio, de nuestro propósito de oración.

¿Cómo ve el mundo tras esta reja?
El mundo ha cambiado a Dios por el dinero y el placer.

¿Cómo lo sabe?
Me basta oír lo que habla la gente que se acerca por aquí, a la misa o a contarte algo.

¿Cuántas hermanas viven aquí?
Catorce: la más veterana entró hace 61 años y la más joven lleva aquí 27 años.

¿A qué edad entró usted?
A los 19 años

¿Nunca se ha arrepentido?
Muchas veces: ¡de no haber entrado antes!

Aparte de orar, ¿qué ha hecho aquí?
He sido portera, tornera, procuradora, como podía ser sacristana, consejera, vicaria… Y he cosido y bordado, he curado a las hermanas y ahora les cocino.

¿Ha curado?
Llevé muchos años la enfermería del monasterio. Y he aplicado muchos remedios naturales, que siempre alivian, si no curan.

¿Qué tipo de dolencias alivian?
Colesterol, insomnio, lumbalgia, corazón, memoria, contusiones, hemorroides, alopecias… ¡casi todo! Yo creo que el cuidado de la propia salud es una cuestión moral…

¿Por qué?
Si no te cuidas, al final tendrán que cuidarte los otros, ¡acabarás dándoles preocupaciones y trabajo! Pero si estás sano, podrás proporcionar felicidad a los que te rodean.

¿De dónde saca esos remedios?
De enseñanzas de mi madre en el pueblo y de libros antiguos que tenemos aquí. ¡Este monasterio existe desde 1522!

¿Cuál es su remedio estrella?
La infusión de romero. La tomamos todas las hermanas después de cada comida. Sola o con un poco de miel. ¡Es buenísima para reforzar la memoria!

Lo recordaré. Suponga que quiero reducir mi colesterol tras tanto empacho…
Hierva un poco de agua con 40 gramos de ápices de hipérico, 30 de crisantemo, 15 de flores de espino blanco y 15 de hojas de melisa. Que repose quince minutos, cuélelo y beba de esta tisana varias tazas al día.

Y si padezco acidez…
Zumo de manzana y zanahoria. Infusión de melisa. Infusión de diente de león.

Suponga que me da una lumbalgia.
Hierva tres patatas. Cuando estén cocidas, retírelas, macháquelas, póngalas en una bolsa de tela y aplíquesela en las lumbares.

¿Hay algo para el insomnio?
Hierva medio litro de agua con una cucharada de hojas de manzanilla y otra de tila, déjela reposar diez minutos, cuele la infusión y edulcórela con un poco de miel de abeja.

Tiene buen aspecto…, ni una arruga.
Vida sencilla y agua fresca en el rostro. Jamás me he puesto una crema. Pero si quiere le cuento un remedio para las arrugas…

Cuente.
Bata en un cuenco dos albaricoques pelados y la pulpa de un aguacate, con una cucharadita de aceite de oliva, hasta que quede una crema. Aplíquesela en el rostro, déjesela media hora y lávese con agua muy fría. Dos veces por semana, durante un mes.

¿Algún remedio de su madre?
Recuerdo que nos abría el apetito con dos cucharaditas de vino moscatel con genciana, antes de comer.

Hermana, ¿hay algo que pueda fortalecernos frente al cáncer?
Tienen propiedades anticancerígenas frutas como el higo, el limón, la manzana o la uva, y hortalizas y verduras como la espinaca, el pimiento, el puerro, la remolacha, el tomate… Y, sobre todo, ¡siempre cebolla!

Lo que no tiene remedio es la alopecia…
Pero puede prevenir la caída del cabello: hierva durante media hora 100 ml de vinagre y 250 g de ortigas frescas picadas. Deje que se enfríe, cuélelo y consérvelo en un frasco de cristal en la nevera. Cada dos días, dese esa loción en el pelo tras lavárselo.

¿Para todo tiene usted un remedio?
“Dios hace brotar las plantas para el servicio del hombre”, reza el salmo 104. Él ha puesto en la naturaleza todo cuanto necesitamos. Aquí vivió la hermana Teresita, que murió en santidad, y ella le preguntó a una novicia: “¿A qué huele esta rosa?”. “A rosa”, respondió la novicia. “No, huele a Él”, nos enseñó la hermana Teresita.

¿Dios está en una infusión, hermana?
Sí. Dios está en una infusión, Dios está en una cataplasma.

De todos los remedios que usted conoce, ¿cuál es el mejor?
¡Una sonrisa! Una sonrisa es más barata que la electricidad y da más luz. Una sonrisa cariñosa.

Y este es el INDICE de “La botica de sor Isabel”:

  • Introducción
  • El botiquín natural en casa
  • Cultivar plantas aromáticas y medicinales en casa
  • ¿Qué hierbas aromáticas cultivar en casa?
  • Acciones digestivas de las especias y hierbas aromáticas y su aplicación gastronómica
  • Dónde y cómo adquirir las plantas medicinales y aromáticas
  • Algunos mitos sobre las hierbas medicinales
  • Preguntas para el herborista
  • La recolección directa en el campo
  • Las partes de las plantas y el momento óptimo de recolección
  • El secado de las plantas medicinales y aromáticas
  • Algunas consideraciones antes de iniciar el proceso de secado de las plantas
  • Conservar las plantas medicinales y aromáticas
  • Los tipos de suelos
  • Guía práctica de los remedios naturales
  • Aplicaciones por vía oral: las tisanas
  • Las infusiones
  • Decocción
  • Tinturas, jarabes y licores
  • Vinos medicinales
  • Jarabes y tinturas
  • 30 zumos reconstituyentes de las monjas para mejorar tu salud
  • ¿Cuáles son las propiedades de las frutas que empleamos en los zumos?
  • ¿Cuáles son las propiedades de las verduras y hortalizas que empleamos en los zumos?
  • Calendario de las frutas
  • Calendario de las hortalizas y verduras
  • Aplicaciones por vía tópica
  • La preparación del baño
  • Baños
  • Preparaciones locales para uso externo
  • Gargarismos
  • Inhalaciones y vahos
  • Aceites esenciales
  • Aceites
  • Las hierbas y plantas medicinales
  • La botica natural: remedios caseros para una mejor calidad de vida
  • Cosas de casa: remedios para la vida cotidiana

Sitio oficial: Editorial Styria con las apariciones en prensa y vídeos

Venta online de los libros

DESCARGA de las primeras 21 hojas

En El Blog Alternativo: “La gente quiere curarse de forma natural“. Entrevista a Josep Pámies
En El Blog Alternativo: Los beneficios del canto gregoriano en el siglo XXI

 
Publicidad
 

2 Comentarios

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado