CONVERSACIONES CON GAIA: “Acordaros de mi amor y que eso se refleje en todos vuestros actos”

, , 3 Comments

“La humanidad se castiga a través de mí de diversas formas: desde una sequía a la muerte de un jardín. Es su idea de culpabilidad. Es su poco amor por sí mismo quien castiga, más no yo… YO AMO PROFUNDAMENTE AL HOMBRE, ES MI HIJO. Es como cuando una avispa pica al hombre, es el hombre el que vibra en eso con el animal, es la necesidad del hombre la que lleva al animal a actuar así”

“Ahora las personas se toman unas gotas de esencias florales y se olvidan del árbol que les regala su sombra en el camino…”

“Cada día sintonizaos, enraizaros conmigo y recordad, sentid, cuanto os amo… Mi amor por vosotros se manifiesta a vuestro alrededor de múltiples y hermosas maneras…”

“Pero TU VIDA ESTÁ UNIDA TAMBIÉN A TODOS LOS DEMÁS SERES. Un día verás que te expandes mucho más allá de lo que ahora crees ser tú. Llegará ese día y entonces para ti todo ser será digno de todo tu amor”
Gaia

Si pudiésemos mantener una conversación con Gaia, el espíritu de la Gran Madre, y conocer cómo se siente en la actualidad y que nos aconseja a sus inquilinos en el planeta Tierra, descubriríamos que ella es más acogedora, amorosa e indulgente con nosotros, a pesar de los pesares, de lo que creemos.

Cristina Romero Miralles, autora del libro en pdf  “Pintará los soles de su camino“, canalizadora y persona de gran sensibilidad y humanidad, ha tenido ese honor y mientras abrazaba a un árbol, ha sintonizado con Gaia, formulado preguntas y recibido su sentir.

Gaia nos habla sobre nuestra relación con el resto de seres vivos de la Naturaleza, sobre los desastres naturales, los niños, cómo comunicarnos con ella y, sobre todo, nos recuerda el poder del Amor.

Estas son sus palabras para sentir desde lo profundo del corazón y aplicar en nuestra vida diaria:

CONVERSACIONES CON GAIA, EL ESPÍRITU DE LA GRAN MADRE

¡Mi corazón es tu corazón! ¿Cuéntanos quién o qué eres?
Soy un Espíritu

¿Eres el árbol que veo ante mí?
Soy madre de ese árbol, más no soy el árbol…

Creía que eras la Naturaleza…
Tomo acción a través de ella, es mi expresión… Hablo a través del reino vegetal…

Podemos comunicarnos contigo a través de la Naturaleza… ¿Estás viva?
¡Soy espíritu  palpitante de vida!

¿Corres peligro? ¿ Y en su caso…tienes protección?
Existen seres que me ayudan… Pero no vibro en el miedo, sino en el Amor

Me había creído que estás enferma…
No estoy enferma ¡un espíritu no puede enfermar, no conoce enfermedad!

(((Acabo de quitarle la vida de un manotazo a un bichito que subía por mi pierna)))
Vaya… lo siento, no me di cuenta, lo hice sin pensar…
Ha sido tu inconsciencia…

Sí, supongo… ¿Estás a favor de la ecología?

¿Con algún matiz?
No

¿Fue Dios quien te creó?

¿Dios o la Diosa?
Dios es la Diosa y la Diosa es Dios…

Pero tú eres un espíritu con cualidades femeninas…
Sí, soy femenina como el Sol es masculino.

¿Te gustan o te sirven las oraciones?
Las agradezco, las recibo  y sirven… Todo pensamiento u oración llega a su destino

No se ninguna oración específica a la Madre Tierra… ¿Sirve una a la Virgen María?
No, una oración a la Virgen María es una oración a la Virgen María, no a Gaia.  Te puedes inventar una que tenga como intención expandir el Amor en ti y en mí.

¿Tienes que ver con los sunamis y otros fenómenos que surgen de la Naturaleza?

¿Es una especie de castigo a la humanidad?
La humanidad se castiga a través de mí de diversas formas: desde una sequía a la muerte de un jardín. Es su idea de culpabilidad. Es su poco amor por sí mismo quien castiga, más no yo… Yo amo profundamente al hombre, es mi hijo.

Es como cuando una avispa pica al hombre, es el hombre el que vibra en eso con el animal, es la necesidad del hombre la que lleva al animal a actuar así.

¿Pero por qué?
Por Amor.

Os castigáis con la picada de un animal o la muerte del jardín. Pero los animales y las plantas no te castigan, eres tú a través de ellos. Ellos sirven al Amor.

Ahora las personas se toman unas gotas de esencias florales y se olvidan del árbol que les regala su sombra en el camino…

Todo se reduce al Amor, por todo lo que es. Amor en cada uno de tus actos, no sólo en tus ideas. No guardes nuestras palabras de hoy en un cajón, envíalas al mundo, eso es amor en acción.

Las culturas indígenas ¿realmente te entendían?

((una avispa se me acerca)) Vaya…  que “casualidad”. Vale sí ya me supongo que no es “casualidad” ¿Tú te comunicas con esa avispa?
Sí, y tú también si quieres. Puedes comunicarte con todos los seres. Como todos los demás hombres y mujeres, niños y niñas.

¿Y qué le tengo que decir para que no me pique?
Te amo

¿Y cómo se lo digo?
Con tu pensamiento

Me has nombrado a los niños… Dime algo de ellos…
Sus pies y sus corazones corren ligeros sobre mí. Hay niños en cuerpos viejos y viejos en cuerpos de niños.

¿Qué podemos hacer, a un nivel práctico por ti?
Acordaros de mi amor y que eso se refleje en todos vuestros actos.

Cada día sintonizaos, enraizaros conmigo y recordad, sentid, cuanto os amo… Mi amor por vosotros se manifiesta a vuestro alrededor de múltiples y hermosas maneras…

Ese pequeño animal que se posó en tu pierna…

Sí… siento lo del bichito y lo de matarlo…
No, no se trata de cargar con culpas, se trata de entender que ese ser se ha puesto en tu camino por un motivo pero no has llegado a verlo con tu amor. Olvida la idea de “Karma” y de cuentas pendientes con ese ser. Su vida y la tuya están unidas. Pero tu vida está unida también a todos los demás seres. Un día verás que te expandes mucho más allá de lo que ahora crees ser tú. Llegará ese día y entonces para ti todo ser será digno de todo tu amor.

Pero ¿entonces lo del Karma no existe?
No le debes nada a ese ser. Si quieres ayudar a ese ser, y a su vez a ti misma y a todos los seres, hazlo a través de tu felicidad y tu amor por ti misma y lo que te rodea. Pues todo está unido.

Algo más que se me haya olvidado o que quieras añadir…
Sed felices, sin temor, amándoos, sintiéndoos sostenidos y amados por mí, vuestra Gran Madre Tierra.

Gracias
Acuérdate de no dejar estas palabras en un cajón, recuerda: ¡que tu amor por mí se refleje en todos tus actos!

¡Sí, Gran Madre! Mi corazón es tu corazón.

Sitio oficial de Cristina Romero:  Despertar en la luz y facebook


 
Publicidad
 

3 Comentarios

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado