Viaje del alma, viaje mar adentro

, , 1 Comment

“Hace muchos años, a orillas de algún océano, llegó un hombre. Lo había llevado hasta allí una promesa. La posada donde se paró se llamaba Almayer. Siete habitaciones. Extraños niños, un pintor, una mujer bellísima, un profesor con un extraño nombre, un hombre misterioso, una muchacha que no quería morir, un cura cómico. Todos estaban allí buscando algo, en equilibrio sobre el océano. Hace muchos años, estos y otros destinos encontraron el mar y volvieron marcados.”

En “Océano mar” se utilizan una gran variedad de técnicas: «a cada historia debe corresponder una música particular», en palabras del narrador y musicólogo Baricco.

Dice Alessandro Baricco en su libro Océano mar que cuando miras al mar te quedas sin respuestas. Yo, cuando miro al mar, me quedo sin respuestas, principalmente porque dejo de hacerme preguntas. Porque… ¿qué se le puede preguntar al mar?

Yo soy una fan del mar, nací cerca de él y siempre me ha acompañado, verano tras verano, en todas sus formas. Pero un día como hoy, tras leer el libro de Alessandro Baricco, no tengo la misma idea el mar. A mi, como a sus personajes, en busca de algo, su mar también me ha marcado.  Este libro que ha llegado, como muchos otros, de la mano de alguien a quien su lectura también le ha llegado profundo, ha transformado algo en mi y de manera irremediable en mi vida.

Este libro ha ampliado mi idea de mar. Este libro ha descubierto mi mar interior. Es el que tanto tiempo llevo sin querer contemplar, ese al que tanto tiempo llevo contemplando sin querer amar. En él, Alessandro Baricco habla de una pensión, a la orilla del mar, donde varios personajes acuden con un objetivo común: encontrar lo que buscan, salvarse. Es la excusa para contarnos la historia de vida de cada uno.

Oceano mar nos desvela el mar de cada uno de ellos. Unos van al mar a morir, otros a vivir, otros a sentir. Uno acude a él para ver cuál es su principio, donde empieza el mar y otro para conocer su fin, donde termina. Hay hasta quien ha llegado a sus entrañas hasta el punto de no soportar lo que allí encuentra.

A partir de aquí, Alessandro Baricco, le da al mar su verdadera y plena dimensión. Un mar que empieza y acaba, como todo en nuestra vida. Un mar que a veces está en calma y otras arrasa. Pero siempre con fondo inmanente, inmutable, sereno por naturaleza, al que si no caemos de vez en cuando no podremos resurgir para poder ser.

Pero Alessandro Baricco, hablando del mar, habla del amor. En todas sus formas. Habla del amor que resucita. Habla del que no se deja curar por amor. Habla del que destruyó su vida por amor. Y habla del que se encontró a sí mismo por amor. Pero también habla del que lo buscó y buscó durante toda su vida pero, por indecisión, no llegó a reconocer en verdad y se quedó sin él.

Alessandro Baricco, desde mi perspectiva, a partir del mar también reflexiona sobre la existencia de la verdad y lucha contra la idea de llegar a ella a través del dolor y del sufrimiento. Reniega de tener que hundirse en el mar, de llegar casi a ahogarse, para reflotar entero, verdadero, como el ser que somos. Y sueña con una verdad más sencilla, más amable, más indolora e inocente, como la del niño que aún guarda la sabiduría adquirida en otras vidas, venida de otras dimensiones.

Alessandro Baricco, mientras reflexiona sobre todo esto, constata que esta vida es irremediablemente el escenario donde tenemos que morir muchas veces antes de morir físicamente para descubrir que la muerte no existe y que aunque todo termina, sólo es para que otra cosa nueva nazca, luego nada acaba.

Con una prosa que suena a la música del mar, sosegada y lenta a veces, tormentosa y compleja otras, Alessandro Baricco me ha hecho reír, llorar, esperar, en definitiva, sentir, con su libro. Me ha hecho sentir, sobre todo, que cuando el amor está en nosotros, estamos vivos y reconocemos en el otro su amor correspondiente y somos, entonces, seres completos, inmensos, como el mar.

A partir de aquí, me sentaré más a menudo frente a mi mar, a sentir, a contemplar, a ser ese momento, sin preguntar, para quedarme sin respuestas. Y lanzaré al viento, para ese otro yo, la frase que más me ha gustado de libro:

¡Nunca imaginé que mirándote a los ojos…pudiera ver tan lejos!

Y meditaré sobre a qué ser refiere el autor en verdad… hablará de los ojos del mar, hablará de mis ojos cuando miran hacia dentro, o hablará de tus ojos, por los que cada día suspiro…

Web oficial: Oceanomare

Venta online de libros de Alessandro Baricco

 
Publicidad
 

Una Respuesta

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado