Receta de compota de membrillo y zanahoria a los cítricos

, , 3 Comments

La mejor temporada de esa fruta tan aromática, dulce cuando se cuece y llena de simbolismo, que es el membrillo es desde principios de otoño hasta bien entrado el invierno. La receta más habitual es el dulce de membrillo, pero en compota junto con otras frutas u hortalizas también es deliciosa.

Esta receta de compota de membrillo y zanahoria a los cítricos y vainilla es original, especial y merece la pena tenerla en cuenta como alternativa a las compotas clásicas.

Los sabores casan muy bien, el aroma es inconfundible con el membrillo, la vainilla y la miel, y acompañado de trocitos de queso fresco o un yogur cremoso lo convertimos en un postre muy vistoso.

Estos son los pasos para elaborar compota de membrillo y zanahoria a los cítricos:

INGREDIENTES

  • 3 membrillos grandes o 6 pequeños
  • 3 zanahorias
  • 2 vasos de zumo de naranja natural
  • 1 vaso de zumo de mandarina natural. La cantidad de zumo depende de la cantidad de fruta, más o menos que lo cubra, aunque también podemos añadir agua
  • La ralladura de un pomelo o limón
  • 4 cucharadas de miel. Podríamos usar melazas de cereales
  • 1 o 1/2 vaina de vainilla que abriremos por el medio y rasparemos el polvillo interior con un cuchillo
  • Opcional: 2 clavos de olor
  • Acompañamiento: queso fresco o yogur cremoso

ELABORACIÓN

Pelamos los membrillos con un buen pelador o cuchillo porque su piel es muy dura. He usado el pelador de tomates que tiene sierra-dientes y es más potente que el pelador de patata. Les quitamos el corazón y los troceamos.

También pelamos y troceamos en porciones similares las zanahorias.

Exprimimos las naranjas y mandarinas y vertemos el zumo en una cazuela junto con los trozos de membrillo y zanahorias, los clavos, la ralladura del limón y la raspadura de la vainilla. Ponemos a cocer a fuego suave y al cabo de 15′ añadimos la miel y seguimos cociendo, removiendo de vez en cuando y vigilando que no falte líquido.

Cuando notemos que está blando, yo lo he cocido casi una hora, apartamos del fuego y retiramos los clavos.

Servimos frío o templado en cuencos con unos daditos de queso fresco o un poco de yogur cremoso y unos hilillos de miel. Se pone más o menos salsita, el jugo de la compota, al gusto.

Si le añadimos una bola de helado de vainilla y usamos unas bonitas copas conseguiremos un postre ligero y decorativo para ocasiones especiales y Navidad, junto con las delicias de membrillo y queso con Mikados de chocolate.

En cualquier caso, el membrillo y su aroma siempre serán bienvenidos en el hogar…

En El Blog Alternativa: Recetas de membrillo
En El Blog Alternativo: Receta de compota de manzana con frutos secos

Vía: la receta la he descubierto en la Revista Integral 370 aunque he adaptado las medidas y algunos ingredientes

 
Publicidad
 

3 Comentarios

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado