El Anciano de la roca: relato sobre la impulsividad

, , 3 Comments

¿Cuántas veces actuamos sin pensar mínimamente movidos por un impulso? Y ¿cuántas veces erramos? Este relato enviado por Nanoscompany tiulado “El Anciano de la roca” nos invita a reflexionar sobre el tema.


Andando, llegué a una rocas donde se habían depositado gran cantidad de moluscos. Me senté en una de ellas y cerré los ojos.

Sentí como las olas comenzaron a alebrestarse. Mas adelante noté la presencia de alguien que me observaba. Me di la vuelta y vi a un anciano sentado en las escaleras que se encontraban a mis espaldas. Le ignoré y cerré los ojos de nuevo.

Minutos más tarde el anciano me empujó fuera de la roca. Le pregunté por qué hacía eso, mas no respondió. Cerré los ojos de nuevo y minutos más tarde ocurrió lo mismo; esta vez reaccioné con ira, le empujé y se golpeó.

Con lágrimas en los ojos me señaló que era mudo. Me mostró la piedra donde había estado apoyado minutos antes y observé que una serpiente herida estaba soltando su veneno.

Atónito miré al anciano que sacó un papel de su bolsillo y escribió:

“No actúes sin pensar; piensa sin actuar”

Nanoscompany

En El Blog Alternativo: ¿Cómo reaccionarías si te escupiesen a la cara?
En El Blog Alternativo: Sócrates y los 3 tamices: pensar antes de hablar
En El Blog Alternativo: CUENTOS PARA PENSAR


 
Publicidad
 

3 Comentarios

  1. 1 - Oscar Davis

    28 septiembre 2011 20:54

    Esta historia me dejó atónito con un nudo en la garganta. Muchas veces tendemos a actuar sin pensar, dejándonos dominar por sentimientos y emociones fugaces.
    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado