Vivir en una YURTA: un tipo de vivienda que gana usuarios en España

, , 21 Comments

(PINCHAR LA IMAGEN para acceder al vídeo de 12′)

La moraleja inmobiliaria del cuento de los 3 cerditos se ha quedado totalmente obsoleta porque no necesitamos hormigón y ladrillo para tener un hogar confortable y seguro.

Las yurtas son las viviendas tradicionales de los pueblos nómadas que habitan en las estepas del Asia Central (el término deriva del ruso “yurt” que significa “casa”) caracterizadas por su secillez, calidez y facilidad de transporte.

Pero en el siglo XXI y en el sur de Europa, las yurtas se están convirtiendo en una opción que cada vez más personas tienen en cuenta por la libertad que confiere y su precio asequible.

BIOSOLIS Soluciones Sostenibles, SL., es el primer fabricante europeo de yurtas de nueva generación y ofrece estas residencias para numerosos usos: vivienda, habitaciones añadidas, alojamientos rurales, lugar de meditación, oficinas, restaurantes o cualquier tipo de local.

Las hay de distintos tamaños, se pueden unir varias yurtas y el equipamiento y estilo depende de los gustos y necesidades de cada persona. En estas fotos nos sorprendemos con una yurta amplia, robusta, moderna y muy acojedora.

Como explican en la web, legalmente en España las yurtas se consideran un “bien mueble”, no necesitan cimentación, “se permite su instalación allí donde es imposible edificar (en Vía Pública con licencia de ocupación, zonas de retranqueo, tanto en finca rústica como en finca urbana y no necesitan parcela mínima) y se asegura una total habitabilidad no aplicándose el CTE, Código Técnico de la Edificación, sino una normativa específica relativa a Estructuras Móviles”. Además, se pueden desmontar y transportar.

Como ejemplo de una familia que vive en una yurta en un pueblo de Málaga, el programa “en familia” de TVE1 nos muestra la experiencia de Tamara, Nacho y su hijo Momo en una finca cedida por los vecinos de la zona y con una inversión de 4.000 euros. Se trata de una yurta tradicional Mongol de la empresa Mongolyurt.

La yurta les permite no depender de una hipoteca o alquiler, estar en contacto con la naturaleza y libertad de acción en la vida. Ella es artesana y el payaso-actor de teatro y pueden dedicarse a sus profesiones sin stress a la vez que crian con “dedicación e implicación” a su hijo Momo.

Y no son los únicos que se han decidido por hermanar lazos con Mongolia porque ya vimos la historia de Esther Montmany quien también vive a su manera en una yurta en Alicante.

Cada uno elije a qué dedica su tiempo, energía y talento en la vida y si la sociedad pone trabas, siempre tenemos la opción de tomar nuestro propio camino y desertar.

La moraleja de este cuento es que con una yurta, seguramente no dejarás un gran patrimonio en herencia a tus hijos o herederos pero tienes más margen de maniobra para ofrecerles en vida otros presentes…

Info sobre yurtas: Mongolyurt, Biosolis

Vídeo y web envíados por Nieves de diksheros y Max de Familias en Ruta

En El Blog Alternativo: TIPIS, vivir en armonía con la naturaleza

En El Blog Alternativo: Artículos sobre SIMPLIFICAR LA VIDA y las siguientes experiencias:

 
Publicidad
 

21 Comentarios

  1. 3 - Victor Chertkov

    27 febrero 2013 08:24

    Querid@ Can-Men quiero llamar tu atención que en ruso no hay tal palabra “yurt” que signifique casa. Casa en ruso es “dom” (дом). Ahora bien cualquier ruso sabe qué es una yurta.

    La etimología de la palabra yurta es incierta: no se sabe de que legua procede aunque se inclinan a pensar que tiene origen en las lenguas turcómanas.

    Que eso no crea la confusión: los filólogos dieron ese nombre a una amplia familia de lenguas (esas lenguas hablan desde el mar Negro hasta las estepas de Mongolia, el norte de China sin olvidar a los pobladores autóctonos de Siberia y las etnias que habitan el norte de Rusia, entre ellos los esquimales, si no me equivoco) pero los turcos en sí no tienen nada que ver con las yurtas :))

    Al ser usada por varias etnias de Asia (no solamente la Central), es difícil atribuir la autoría de esa palabra a una etnia concreta.

    Como una alternativa para hacerse con una vivienda en medio rural desde luego es una maravilla. Se monta y se desmonta con relativa facilidad (hay que saber hacerlo), es una vivienda que respira, etc. Como todo tendrá sus pros y sus contras. Ahora bien, a uno le tiene que gustar ese modo de vida.

    Responder
  2. 4 - Can-Men

    27 febrero 2013 12:22

    Gracias por tu aportación Victor. Efectivamente entiendo que quienes opten por una yurta les debe gustar ese tipo de vida, no es una decisión a la ligera

    Saludos

    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado