Especialmente capaces

, , 8 Comments

“Discapacitado significa que hay algo que los demás pueden hacer y el discapacitado no. En este sentido NO SOY UN MINUSVÁLIDO, SOLO ME FALTAN LAS PIERNAS. No he visto nada todavía que otros puedan hacer y yo no”
Oscar Pistorius

Voluntad, poder humano y espíritu de superación son algunas de las muchísimas virtudes que Isabel Díaz, conferenciante profesional en temas de motivación y autora de un libro sobre la conciencia del dinero, ha aprendido a lo largo de los años trabajado con personas con capacidades distintas como consultora en tecnología y creadora de la Fundación para la Integración de Discapacidades cuyo Headdev, un software gratuito que permite la interacción con el ordenador a través de movimientos de la cabeza, ha ayudado a más de 100.000 personas a tener mejor calidad de vida.

¿Quién es normal? ¿Qué es normal? ¿Merece la pena la normalidad que marca una sociedad patológica en muchos aspectos?

Isabel Díaz nos habla de personas “especialmente capaces” y sus enseñanzas.

No existe el ser humano “normal”, la esencia de ser humano consiste en que no hay dos personas iguales. Somos, pues, infinitamente diversos y cada uno construimos un yo y un mundo coherentes, sean cuales sean nuestras limitaciones, capacidades, cultura, etc.

La discapacidad está referida a la interacción con el entorno, no es una característica intrínseca de ninguna persona. Sentirnos distintos no es algo repudiable, sino la constatación de una realidad irrefutable: todos somos diferentes. Otra cosa es que se haya tomado una medida falaz de la “normalidad” que excluye y discrimina a muchas personas, empobreciéndonos a toda la sociedad.

Un buen ejemplo de capacidades diferentes -y del enorme mundo que nos queda por descubrir- es Temple Gradin: licenciada en Zoología, profesora en la Universidad de Colorado, autora de más de 300 artículos y varios libros, dirige además su propio negocio.

Gradin es posiblemente la persona con autismo más famosa del mundo, capaz de sentir las emociones animales, lo que le ha convertido en una de las mayores expertas mundiales en diseño de granjas y todo tipo de instalaciones para animales y que ha escrito el primer libro sobre el autismo “desde dentro”.

Según explicaba al neurólogo Oliver Sacks, en su trato con las personas Temple se siente como “un antropólogo en Marte” -dando título al libro de Sacks-, no soportando el contacto físico con las personas, por lo que se construyó una máquina de dar abrazos.

En el interesante libro de Sacks se mencionan también casos extraordinarios como una persona afectada de Sindrome de Tourette, caracterizado por constantes espasmos y movimientos involuntarios, cuya profesión era… cirujano. Y podía operar durante horas, ó pilotar su propia avioneta.

Como señala el neurólogo, hay enfermedades ó trastornos que pueden cumplir un papel paradójico, revelando capacidades, desarrollos, evoluciones, formas de vida latentes, que podrían no ser vistos nunca, ó ni siquiera imaginados en ausencia de aquéllos. Es la paradoja de la enfermedad, del trastorno, ó de la diversidad funcional, su potencial “creativo”, lo que constituye el tema central del libro.

Especialmente llamativo es el caso de Oscar Pistorius, joven sudafricano amputado quirúrgicamente de sus dos piernas a la edad de once meses. Tras pulverizar los récords mundiales paralímpicos de 100, 200 y 400 metros, y competir contra atletas con piernas en Grecia, Alemania, Holanda e Italia, Pistorius llamaba a las puertas de la Federación Internacional de Atletismo IAAF para cumplir su sueño de participar en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

Tras evaluar su solicitud, la IAAF decidió por unanimidad el 15 de Enero de 2009 (revocada posteriormente por el TAS) no autorizar al atleta sudafricano a competir en las próximas Olimpíadas, estimando que las prótesis de carbono que utiliza Pistorius eran “ayudas técnicas”, lo que se opone claramente a la regla 144.2 de la Federación.

“Discapacitado-dice el atleta-significa que hay algo que los demás pueden hacer y el discapacitado no. En este sentido no soy un minusválido, sólo me faltan las piernas. No he visto nada todavía que otros puedan hacer y yo no”. Su herencia más preciada es una carta que le dejó su madre al morir, hace siete años, escrita una semana después de su amputación cuando era un bebé, en la que le dice “Un perdedor no es quien llega el último en una carrera, sino el que sentado, mira como llegan los otros y nunca intenta correr”. Ahora parece una profecía, veinte años después de que la carta fuera escrita su hijo lucha por participar en todas las carreras. Y su principal obstáculo ha sido la mente de muchas personas.

Imagen de previsualización de YouTube

En Gattaca, la película de ciencia-ficción, el protagonista lucha con todas sus fuerzas por lograr aquéllo que se supone le es irrealizable. Los límites se los impone una sociedad futurista en la que la persona es algo medible en parámetros objetivos, una sociedad discapacitada para apreciar el valor de lo auténticamente humano.

¿Qué es un atleta? ¿Un amasijo de músculos y carne con la dosis justa de proteínas?. No, la principal característica humana es la voluntad de Ser y en personas como Pistorius y tantas otras, es una Súpercapacidad.

Sí, súpercapaces: lo he aprendido a través de e-mails, cartas o testimonios directos de personas que, con motivo de la presentación de Headdev me enviaban sus experiencias; personas que estudiaban Medicina sin movilidad ninguna en manos, brazos o piernas y desprovistos del habla. Personas que estudiaban Ingeniería y se mudaban de ciudad para cursar un Máster, aunque no pudieran moverse -ni comer- de forma autónoma.

En la tecnología se hace más patente que en otras áreas el verdadero significado de lo que es una herramienta: depende del uso que le demos. La tecnología de visión por ordenador se utilizaba desde hace años en los kazas de combate, para minimizar el tiempo de disparo del piloto. Un reportaje sobre ello me hizo pensar en los posibles usos que tendría esa tecnología para personas sin movilidad en manos ni brazos.

Esa idea fue la génesis de Headdev, un software gratuito que permite interactuar con el ordenador mediante movimientos de la cara, usando la nariz como puntero de ratón. Premio Fundetec 2006 al mejor proyecto de entidad no lucrativa dirigido a ciudadan@s, ha sido descargado en estos años por más de 100.000 personas en todo el mundo. Si es básico garantizar el acceso a Internet para toda la población, con mucha más razón es necesario proveer de tecnología gratuita de accesibilidad a personas con movilidad reducida.

Tenemos mucho que aprender de estas personas. Especialmente, pararnos a reflexionar un momento cada vez que decimos “No puedo”.

Isabel Díaz
Libro Querido Dinero
Fundación Integración Discapacidades Red (IDR)
Somos capaces

En El Blog Alternativo: Team Hoyt, un padre jubilado y su hijo con parálisis cerebral dan una lección al mundo
En El Blog Alternativo: Thomas Quasthoff, la discapacidad externa y la discapacidad interna
En El Blog Alternativo: Las lecciones de Nick Vujicic
En El Blog Alternativo: Albert Casals y el mundo sobre ruedas, sin dinero y feliz

En El Blog Alternativo: Artículos sobre personas con CAPACIDADES DISTINTAS

Charla en TED de Temple Gardin: EL MUNDO NECESITA TODO TIPO DE MENTES

 
Publicidad
 

8 Comentarios

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado