ÚTERO, SALUD Y PLENITUD: entrevista a la divulgadora Mónica Felipe-Larralde

, , 22 Comments

“Para la medicina oriental, más concretamente para el taoismo, el útero es el primer motor energético del cuerpo de la mujer. La diferencia radica en que dan mucha importancia a su correcto funcionamiento y lo relacionan directamente con el corazón y los riñones y con el balance correcto de hormonas (…) O sea, un órgano fundamental para el correcto funcionamiento del resto de las funciones corporales. Pero además se sabe que el útero está involucrado en el placer sexual y en el orgasmo de la mujer”

“La falta de elasticidad provocaría dolor en el trabajo de parto y en las menstruaciones. Yo me pregunto cómo es posible que perteneciendo a la misma especie haya mujeres que paren entre gritos de dolor y otras que lo hacen sintiendo placer y éxtasis”

“Si tienes el útero relajado, tienes la energía y LA VITALIDAD QUE NECESITAS PARA VIVIR COMO QUIERAS. Nos desvitalizamos en el proceso de adaptación a este imagen de niña buena que aún hoy muchas mujeres sostienen. Crecer interiormente significa ser cada día más una misma. Esto es lo que señalan los caminos espirituales, ser cada día más una misma. Ser espiritual es ser cada vez más humana”

“Es posible un mundo en el que cada hombre y mujer mantengan intactos su poder y no se lo den a los otros (a los políticos, médicos, banqueros…), es posible que el Nuevo mundo que llega venga de la mano de la energía femenina y que todos, hombres y mujeres, podamos llegar a equilibrar nuestra existencia de forma que al intelecto le sumemos la compasión (sentir con el otro) y el amor”
Mónica Felipe-Larralde

Explica la ginecóloga Dra Northrup en su obra “Cuerpo de mujer, sabiduría de mujer” que el gran desconocimiento de las funciones del útero por parte de la medicina occidental contribuyó a que  la histerectomía fuese una de las primeras opciones en EEUU en las décadas pasadas.

“Prácticamente no se ha estudiado el útero separadamente de su papel en la reproducción, un hecho que refleja los sesgos culturales de fondo de esta sociedad”

“El índice de histerectomías está aumentando con tanta rápidez en EEUU que dentro de unos pocos años el 50% de las mujeres menores de 65 años ya no tendrán útero (ObGyn News 1985). De hecho, en los años 80, alrededor del 60% de las mujeres de 65 años ya tenían extirpado el útero”
Citas de la Dra Northrup

¿Y cómo andamos en el siglo XXI? Sigue existiendo ignorancia sobre la realidad y significado profundo del útero a nivel general y sanitario, pero este órgano esconde grandes dones para las mujeres si tomamos conciencia de él y lo relajamos.

Para hablar de salud, creatividad, potencial, placer, menstruaciones indolorosas, partos gozosos y vidas plenas hemos entrevistado a Mónica Felipe-Larralde, divulgadora del poder del útero en encuentros de mujeres a lo largo y ancho de España y que está logrando que cientos de mujeres se reconcilien consigo mismas y extiendan sus alas.

Y esto es todo lo que como sociedad nos estamos perdiendo…

1. ¿Qué es el útero y para qué sirve según la medicina occidental y nuestra sociedad?

El útero suele describirse por la medicina occidental como un órgano que forma parte del sistema reproductor de la mujer. Es un órgano rodeado de músculos, separado de la vagina por el cerviz y donde se desarrolla el óvulo fecundado. Cada mes, el endometrio, si el óvulo no es fecundado, se descompone y origina la menstruación.

Si buscas en internet información sobre el útero es increíble el número de páginas dedicadas a las enfermedades de este órgano. No es tan fácil encontrar información sobre su función en el orgasmo femenino, por ejemplo.

2. ¿Hay algo más?

Si. Resulta que para la medicina oriental, más concretamente para el taoismo, el útero es el primer motor energético del cuerpo de la mujer. La diferencia radica en que dan mucha importancia a su correcto funcionamiento y lo relacionan directamente con el corazón y los riñones y con el balance correcto de hormonas a través del timo, las glándulas suprarrenales, tiroides, pineal y pituitaria. O sea, un órgano fundamental para el correcto funcionamiento del resto de las funciones corporales. Pero además se sabe que el útero está involucrado en el placer sexual y en el orgasmo de la mujer.

3. ¿Cómo tenemos el útero las mujeres modernas y que implica eso?

Bueno, las mujeres modernas y las no tan modernas… El útero cuyo tejido es muscular puede perder la flexibilidad y convertirse en un útero con tejido isquémico.

La falta de elasticidad provocaría dolor en el trabajo de parto y en las menstruaciones. Yo me pregunto cómo es posible que perteneciendo a la misma especie haya mujeres que paren entre gritos de dolor y otras que lo hacen sintiendo placer y éxtasis.

Imagen de previsualización de YouTube

Los músculos del útero, debilitados y contracturados, provocan dolor en estos procesos femeninos. Mientras que si tuviéramos músculos relajados y fuertes podríamos acceder al placer que en ellos se genera.

Esta situación es la que es porque somos hijas de una sociedad y una CULTURA PATRIARCAL. Con patriarcal no quiero decir que las mujeres hemos estado sometidas a los hombres (que también), sino que hemos crecido en un determinado paradigma.

Una sociedad en la que existe JERARQUÍA (en la que el hombre prevalece sobre la mujer, los adultos sobre los niños, los niños mayores sobre los pequeños) y donde existe la competitividad. Todas hemos sido niñas y nos hemos sentido la última del ultimo escalón de poder. No nos han dejado ser ni expresarnos. Nos hemos educado en la represion sexual y hemos sido niñas buenas.

4. ¿Y cómo podemos cambiar esa situación?

Cuando comencé a reflexionar sobre esto, a raíz de leer el libro de Casilda Rodrigáñez
La represión del deseo materno y la génesis del estado se sumisión inconsciente”, me di cuenta, por mi historia personal de parto complicado y malestares menstruales, que mi útero debía estar afectado.

La dificultad residía en llegar a tener conciencia de él. Saber que tenía útero, dónde estaba y sentirlo, la verdad, me parecía marciano. Entonces experimenté con una relajación denominada Entrenamiento autógeno de Schultz, que es una autohipnosis, y para mi sorpresa comencé a experimentar cómo se relajaba ese músculo.

A partir de ahí, ocurrieron muchas más cosas: mayor vitalidad, orgasmos uterinos, más seguridad personal, más creatividad, menstruaciones sin dolor… Nuestro cuerpo es una totalidad y no podemos trabajar en un aspecto sin que esto afecte a otros. Si relajas un músculo tenso es probable que te encuentres con las emociones que produjeron la contracción, con las ideas que la sostenían y con una mayor conciencia.

Podría resumir que, en realidad, se trata de relajar ese músculo, como lo podríamos hacer con un brazo o una pierna, pero las implicaciones son enormes.

5. ¿Existen referentes históricos de mujeres con úteros relajados-flexibles y cómo fueron sus vidas?

Pues yo no conozco ninguna. Pero haberlas, debe de haberlas. Aunque igual estaban tan ocupadas viviendo sus vidas libremente que no se preocuparon en dejar huella para la posteridad.

6. ¿Cuál es la relación entre útero y poder interior, crecimiento?

La palabra “poder” parece que tiene connotaciones esotéricas. A mi me gusta más decir que “tener poder” significa “poder hacer”, decir, expresar o crear aquello que te de la gana. Así de fácil. Ser capaz de ser una misma sin estar preocupada por lo que los demás piensen de nosotras, ni necesitar la aceptación de los demás. O sea, ser libres para Ser, para vivir nuestra existencia como mejor nos parezca.

Contrajimos nuestro útero para ser unas buenas niñas (es decir, sumisas, obedientes, calladas, quietas, peinadas, limpias, asexuadas…) y lo hicimos por una razón natural.

Solo si cerrábamos el caudal de energía o vitalidad que teníamos en nuestro cuerpo, podíamos vivir en la estrechez de vida que nos ofrecía el modelo de niña buena. O dicho de otra manera. Si tienes el útero relajado, tienes la energía y la vitalidad que necesitas para vivir como quieras. Nos desvitalizamos en el proceso de adaptación a este imagen de niña buena que aún hoy muchas mujeres sostienen. Crecer interiormente significa ser cada día más una misma. Esto es lo que señalan los caminos espirituales, ser cada día más una misma. Ser espiritual es ser cada vez más humana.

7. ¿Qué hace una licenciada en derecho divulgando el tema del útero?

Creo que la pregunta sería más bien por qué estudié derecho… porque nunca lo ejercí y siempre supe que no era mi camino. Y sé la respuesta: era una niña buena. Ya no. Y por eso digo y hago lo que me parece importante. No necesito tener títulos sobre este tema (que además nadie me los podría dar).

No nos imaginamos lo ausente que el cuerpo de la mujer está de cualquier disciplina: desde la medicina a los yogas, desde la mística a la filosofía. El cuerpo de la mujer sigue siendo el gran desconocido.

8. ¿Cuál ha sido tu camino?

Siempre me interesó lo que no se veía a simple vista. Siempre me recuerdo de niña intentado averiguar qué se escondía detrás de la forma física, de lo evidente. Trabajé en diferentes medios de comunicación y fui empresaria hasta que nació mi hija.

Ser madre ha sido la gran apertura*. El cambio. La vida se transformó de la noche a la mañana. Dejé mi trabajo y decidí no volver a tener horarios. Quise dedicarme a ella mientras crecía. Me formé como terapeuta transpersonal y anduve olisqueando en el budismo, el hinduismo, el chamanismo, el sufismo y la psicología transpersonal.

Pero siempre me encontraba con lo mismo. Los maestros y los caminos espirituales eran masculinos (hechos por hombres para hombres) y poco o nada sabían de la experiencia vital de ser mujer. Sólo en el tantra y el tao he encontrado referencias a la anatomía femenina específicamente. ¿Cómo voy a aprender a ser mujer de un
hombre? me preguntaba.
Así que al leer a Casilda me di cuenta de dos cosas:

  • Lo que me pasaba a mi, no solo me ocurría a mi, sino que era compartido por la mayoría de las mujeres y tenía su origen en el patriarcado
  • El cuerpo tenía las respuestas a mis interrogantes

9. ¿Qué libros o materiales recomiendas para profundizar sobre le mundo del útero?

Desde luego el trabajo de Casilda Rodrigáñez y también me gustó mucho encontrarme con el libro titulado El Tao de la Mujer de Maitreyi Piontek.

10. ¿Cómo son tus talleres y cuáles son sus beneficios?

En los Encuentros de Mujeres podemos vivir qué significa la hermandad de las mujeres. Es un espacio en el que autoconocerse, escucharse a si misma y a las demás, dejar los juicios fuera y vivir desde la igualdad y el cuidado. No pedimos perdón por lo que somos y no necesitamos la aceptación de las demás, sin embargo la oxitocina, la empatía y el amor están presentes.

Es un taller sanador porque vivenciamos la naturaleza que somos y perdimos. Conectar profundamente con tu esencia y vivir desde ahí es un gran paso. Cuando se termina el encuentro (que es eminentemente práctico), las mujeres comprenden la necesidad de unirse en círculos de crecimiento interior y en casi todas las ciudades se organizan círculos de mujeres periódicos en los que se facilita el despertar de la conciencia.

11. ¿A qué tipo de mujeres se dirigen? ¿Pueden practicar también adolescentes, mujeres vírgenes o en la menopausia?

Cualquier mujer independientemente de la edad o situación pueden asistir. De hecho es posible que en un Encuentro haya adolescentes y mujeres con menopausia, mamas con bebés y mujeres solteras, comadronas, fisioterapeutas, terapeutas, amas de casa, vírgenes, madres de seis hijos… La capacidad de amar, de escucharnos, de acogernos es universal y las mujeres podemos recuperarla. La vida sexual de cada mujer le pertenece a ella y, desde luego, no es obstáculo para asistir al Encuentro.

12. ¿Realizas una gira por España tipo Utero Tour 2011?

Ja, ja, ja… sí. Eso dice mi pareja. Que ando de gira. Y es que se está despertando la conciencia femenina y es importante que este mensaje se transmita. Para 2011, están programados los siguientes Encuentros:

  • durante noviembre en Sevilla (12/11) y Barcelona (26/11)
  • y en diciembre Vitoria (4/12), Préjano (La Rioja) (6/12), San Sebastián (8/12) (No quedan plazas), Lakabe (10/12) y Pamplona (11/12)

13. ¿Cómo sería un mundo con úteros relajados y mujeres conscientes?

Mi experiencia y la de muchas mujeres que están practicando la relajación, es que es posible encontrar libertad interior para ser, hacer y gozar.

Es posible que las mujeres nos reencontremos con el poder interior que tenemos, que nos demos las manos unas a otras para tejer un mundo, no desde la competencia, sino desde el cuidado.

Es posible gozar con nuestro cuerpo más de lo que hemos hecho hasta ahora.

Es posible criar a nuestros hijos desde el amor y el respeto cuando una misma ha encontrado ese amor y respeto en su interior.

Es posible dejar de estar asustada por los errores y expresarnos en la totalidad que somos y en los dones que portamos. Podemos dejar de sentirnos culpables.

Es posible un mundo en el que cada hombre y mujer mantengan intactos su poder y no se lo den a los otros (a los políticos, médicos, banqueros…), es posible que el Nuevo mundo que llega venga de la mano de la energía femenina y que todos, hombres y mujeres, podamos llegar a equilibrar nuestra existencia de forma que al intelecto le sumemos la compasión (sentir con el otro) y el amor.

Yo, al menos, me lo creo… y, de vez en cuando, lo vislumbro.

Sitio oficial: Estudio sobre el útero

Otra entrevista a Mónica Felipe-Larralde en el blog Amor Maternal

En El Blog Alternativo: Artículos sobre el útero y la menstruación

*Mónica es una de las 15 autoras del libro “Una Nueva Maternidad” del que hemos hablado aquí

 
Publicidad
 

22 Comentarios

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado