Encuentro con un Sadhu Tántrico en Himachal Pradesh (3/6): dudas

, , 1 Comment

Tercer capítulo de Surya Baudet, divulgadora del Shivaísmo Tántrico de Cachemira a través de yoga, danza y masajes, sobre sus vivencias y aprendizajes con los Sadhus -hombres santos que han renunciado a la vida mundana en la India-. Tras la buena acogida, el aprendizaje y los conflictos del corazón, surgen más dudas y oportunidades…

Después de algunos días, bastante harta de esta absurda situación, me estaba preguntando si realmente tengo algo que ver con el mundo de los Sadhus, un mundo en el cual, después de todo, sigo siendo una extranjera. El deseo de intimidad con Maharaj estaba todavía muy presente pero dudaba de que sea algo adecuado o incluso realmente deseable. Estaba con estas dudas el día que, después del curso de yoga de la mañana en Nembutsu, el maestro Behram me convocó a una entrevista con él.

Me llegó fenomenal; su interés a conocerme mejor me hizo sentir que tenía algún valor para él. Le conté los acontecimientos de mi vida que me habían guiado hacia la búsqueda espiritual sin mencionar mis preocupaciones actuales.

Por primera vez, desayuné en el centro Nembutsu, con la alegre compañía de los participantes y así me olvidé un rato de los Babas. Volviendo al pueblo, tomé la decisión de dejar los Sadhus a sus vidas, no mostrándome para nada en los lugares dónde se reunían. Sin embargo, al subir a mi albergue, después de lavar la ropa en la fuente de aguas calientes naturales, escuché a alguien que me estaba llamando, medio escondido, desde la puerta del restaurante tibetano al lado del albergue. Era Maharaj, me paré mirándolo a los ojos sin poder resistir a lo que su mirada me estaba trasmitiendo, me sintió fundirme y mi “decisión” se evaporó al mismo tiempo.

Deseando hablar conmigo a solas, y cómo si hubiera adivinado que este día no me acercaría, me estaba esperando escondido en este restaurante dónde podía verme pasar hacia el albergue. Me explicó en una mezcla de hindi, inglés y gestos que mientras yo siguiera en una habitación cerca de los templos iba a ser muy difícil encontrarnos sin que se sepa y provocara celos en algunos de sus compañeros. Sería mucho mejor alquilarme una habitación lejos del centro del pueblo. Las pocas palabras de hindi que había aprendidas estos últimos días me ayudaban a comunicar
con el Aghori. Me confió que el encuentro íntimo que él estaba deseando tanto como yo, no podía tener lugar mientras provoque conflictos cada vez que nos juntábamos.

Aproveché el momento para aprender más cosas de la vida de Murari Baba. Me contó que nació en un pueblo del valle del Ganges, en una familia de cultivadores de arroz. A los diecisiete años se casó con una jovencita de su edad que amó muchísimo. A los veinticinco ella se murió de una enfermedad en la cabeza. No logré entender si era un tumor, un edema o una meningitis.

Desde algunos años ya Maharaj seguía las enseñanzas de un maestro Aghori que vivía en un pueblo cercano. La inmensa tristeza que le invadió al hacer el duelo de su esposa, le motivó a dedicar el resto de su vida a Shiva en la sadhana del Aghora. Vendió sus bienes, campos de arroz y joyas, regalando la mitad a sus tres hijos que se quedaron con la suegra, y la otra mitad a su Guru.

Al cabo de algunos años de aprendizaje, su maestro le mandó a Bénares a meditar y practicar ciertos rituales en Harichandra ghat, uno de los crematorios en la orilla del Ganges. Los tres primeros años no se movió para nada y consideraba este lugar cómo su “casa”. Allí volvía entre dos peregrinaciones. Nos pusimos de acuerdo que si encontraba otra habitación pasaría, después de las prácticas en el centro Nembutsu, delante del templo de Rama sin pararme, alrededor de las diez de la noche.

El Aghori me iría siguiendo de lejos en el dédalo de los callejones de Vashishta. Entonces me despidió con emoción y me fui con ánimo a la búsqueda de otra habitación.

Surya Baudet

En El Blog Alternativo: Serie sobre los encuentros con un Sadhu Tántrico en Himachal Pradesh

En El Blog Alternativo: Artículos de Surya Baudet

 
Publicidad
 

Una Respuesta

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado