Psicología positiva y educación: las claves para la felicidad aplicadas a la educación de nuestros hijos y alumnos

, , 5 Comments

Imagen de previsualización de YouTube

“La psicología positiva se ocupa de estudiar las características de las mejores personas, de los niños más resilientes, de las personas más felices. Y con estos estudios estamos viendo que hay una serie de ejercicios y prácticas que podemos incorporar a nuestra vida y transmitir en la educación para ser personas más felices, capaces de disfrutar el momento presente, de comprometernos con nuestros objetivos auténticos, de tener un propósito vital, de dar servicio a nuestra comunidad y sociedad”

“Ser feliz es entrenar nuestro cerebro, nuestro cuerpo y nuestro corazón para enfocarnos en lo positivo, en nuestras propias fortalezas o en las fortalezas de nuestros hijos, de nuestros compañeros”
Raquel Albertín

(Artículo de Raquel Albertín, Directora de la Fundación Fluir, organización sin ánimo de lucro cuyo objetivo es contribuir al cambio social desde la educación en la felicidad)

La educación de los niños es más efectiva cuando aprender es una actividad de disfrute en sí misma. Educar en la felicidad, poniendo en práctica sencillos ejercicios de emociones positivas, optimismo, experiencia de flujo, atención plena para crecer felices es la nueva pedagogía desde el enfoque de la psicología positiva.

En este artículo tienes las claves para la felicidad que podemos aplicar en la educación de nuestros hijos y estudiantes, que tratamos en profundidad en la formación que te ofrece la Fundación Fluir.

Muchos de nosotros comenzamos hace años una etapa de crecimiento personal que nos ayuda a llevar una vida plena, positiva, con sentido y que nos llena de felicidad a nosotros y a quienes tenemos alrededor.

A veces este crecimiento es a raíz de una experiencia traumática, a veces el desencadenante para una imperiosa necesidad de cambio es una experiencia cumbre, definidas por Maslow como momentos sublimes en la vida en los que el individuo está en armonía consigo mismo y con su entorno.

Sin embargo, ahora que ya conocemos por experiencia propia y disponemos de numerosas experiencias educativas a nivel mundial basadas en la disciplina de la psicología positiva, sabemos que podemos obtener grandes beneficios en la salud física, psicológica y social de los niños y jóvenes, aplicando de forma sistemática y cotidiana las prácticas de psicología positiva, para que ellos crezcan felices. De esta forma afrontarán mejor las experiencias adversas y traumáticas que se presenten en su vida. La razón es que practicar la psicología positiva nos hace más resilientes.

La psicología positiva se ocupa de estudiar las características de las mejores personas, de los niños más resilientes, de las personas más felices. Y con estos estudios estamos viendo que hay una serie de ejercicios y prácticas que podemos incorporar a nuestra vida y transmitir en la educación para ser personas más felices, capaces de disfrutar el momento presente, de comprometernos con nuestros objetivos auténticos, de tener un propósito vital, de dar servicio a nuestra comunidad y sociedad.

Ser feliz es entrenar nuestro cerebro, nuestro cuerpo y nuestro corazón para enfocarnos en lo positivo, en nuestras propias fortalezas o en las fortalezas de nuestros hijos, de nuestros compañeros.

Claves para introducir la psicología positiva en tu vida y en tu rol de padre, educador, maestro, mentor, amigo,…en todos los roles que jugamos en nuestro día a día.

1. Aumentar el ratio de las emociones positivas. Un ratio de 3 emociones positivas por cada emoción negativa nos ayuda a ser más felices. En las relaciones íntimas 5 a 1 hace que la relación sea más maravillosa todavía. Para ello tendremos que aprender a tomar conciencia de las emociones, a regularlas, a aceptarlas, a disfrutarlas, a vivirlas en el momento presente, a recordarlas para fortalecer los canales neuronales positivos. Se están estudiando los efectos de las emociones positivas como la alegría, el sentido del humor, el amor, el entusiasmo… en la salud física, psicológica incluso a nivel cognitivo y los resultados son increíbles. Sonríe, haz reír a los demás, alégrate por las pequeñas cosas.

2. Vive el momento presente. ¿Dónde está tu mente ahora mismo? ¿En lo que estás leyendo, en lo que tienes que hacer la semana que viene, en lo que conseguiste hacer el mes pasado o lo que dejaste aparcado y debes retomar, en tu amigo que regresa de su viaje, en ese dolor de espalda que empieza a resentirse,…? Nuestra mente salta de un pensamiento a otro y divaga a cada momento. Para ser más felices y vivir con plenitud, tendremos que aprender a tomar el control de nuestra atención. Nuestra capacidad de atención es pequeñísima en relación a la información que llega a nuestro cerebro, así que por favor, un mínimo control para ser conscientes del máximo de los momentos que vivimos cada día. Además, muchos de ellos son muy buenos y a veces nos cuesta reparar en ellos o nos pasan desapercibidos. No nos permitamos ese lujo, de no enterarnos de lo bueno de la vida. Apreciar lo bueno es clave para ser feliz. Apreciar lo bueno, hace que lo bueno sea mejor.

3. Tener conciencia del mundo físico. Ahora que ya con atención plena tenemos mayor control de la atención, dirijamos esta atención a sentir nuestro cuerpo, a sentir los sonidos, los colores, los olores, las sensaciones,… que nos llegan de nuestro entorno. Y vivámoslas tal como son. Tómate unos minutos, cierra los ojos, y atiende a los sonidos que hay a tu alrededor. ¿Qué sensaciones te ha producido? El entrenamiento y práctica de psicología positiva ayuda a disfrutar de los estímulos que nos rodean. Cuando provienen de la naturaleza, de la música, del arte, de las personas queridas, de las buenas acciones de los demás,… nos llenan de felicidad. La vida tiene sentido si se vive de esta forma. Vivir con lentitud, apreciando cada momento, enriquecerá tu vida. Enseñar a los niños a vivir así, les ayudará a disfrutar de cada momento, de sus estudios y tareas cotidianas.

Sitio oficial: Fundación Fluir

En El Blog Alternativo: Artículos sobre EDUCACIÓN

 
Publicidad
 

5 Comentarios

  1. 1 - Educación

    7 febrero 2012 08:16

    La psicología positiva es una disciplina de reciente surgimiento enfocada en entender, por medio de la investigación científica, los procesos que se encuentran detrás de las cualidades y emociones positivas del ser humano, en la búsqueda de soluciones para resolver los problemas de salud mental y también para lograr una mejor calidad de vida.
    Responder
  2. 2 - Josevi Oliver

    7 febrero 2012 15:30

    Se cometen en los últimos tiempos el Gran Error de querer ‘vender la moto’ con la máxima del bueno, bonito y barato y estaría bien si se tratara de disfrutar del tiempo que dura una atracción de féria. Pero la realidad de la educación es precisamente esa, que no debemos suponerla para un mundo feliz e idealizado y tratar de apartarla de la gran dificultad que la vida real supone.
    Dejar al ser humano ser él y que cree sus propias autodefensas naturales y ser concientes, que de lo contrario será después la sociedad entera, la que sufra las consecuencias.
    Saludos cordiales.
    Responder
  3. 3 - Raquel

    8 febrero 2012 12:59

    Es posible aprender recursos a lo largo de toda la vida, desde la infancia, para ser más optimismas, más resilientes, tener más esperanzas, tener apoyo social, y todo ello hace a las personas más resilientes, crea capacidades para afrontar las dificultades inevitables con las que se encontrarán en su vida. Las prácticas que nos enseña la psicología positiva están contrastadas y los beneficios que muestran los resultados son asombrosos. Incluso con niños que vivieron el 11S.
    Gracias por leernos, saludos
    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado