Despierta tu poeta interior: naufraga de ti, naufraga de mi…

, , 3 Comments

Foto de Berthnelly Pacheco Sosa

En barco me convertí
cuando te reconocí
pero en tus aguas profundas me perdí
y tu incapacidad de amar no percibí

En naúfraga me convertí
cuando ya no te sentí
pero eran tantas las anclas en que creí
que ni de tus arenas movedizas me supe ir

Gracias a que el viento vive siempre en mi
que en cuanto mis velas dejé de reprimir
hacia mi isla perdida me dirigí
libre ya de tí

Itziar Azkona

A lo largo de nuestas vidas, vamos creando anclas. Para lo bueno y para lo malo. Lanzamos tantas anclas que hasta que no encallamos no somos conscientes de todo lo que nos ata.

Y cuando ya no avanzamos sufrimos crisis inmensas. ¿Cómo reconocer en los peores momentos aquello que nos ata si ni siquiera hemos aprendido a saber que vivimos atados? ¿Cómo ver los barrotes de nuestra jaula cuando la jaula es nuestro mundo y nunca salimos de ella?

Yo estoy aprendiendo lo que la perspectiva implica en mi vida. Cuando, por casualidad, descubría que existía empecé a practicarla. Es cómo salirme de mi misma para verme desde fuera y poder evaluar la situación como lo haría un tercero. Por aquello de que vemos mejor la paja en el ojo ajeno que en el propio. ¡Perspectiva!

Y como salirme de mi misma aún no sé pues me salgo de donde estoy. Es decir, me salgo de casa, o me marcho a otro lugar, cualquier excusa es buena para ver desde fuera. ¡Con perspectiva!

Por eso la naturaleza y la montaña me gustan tanto. Tan pronto como subo una colina o un risco puedo ubicarme arriba y colocarme a mí misma en la última situación que me surja en mete y colocarla abajo. Y zas, ocurre. ¡Ver con perspectiva!

Nadie mejor que yo para saber cuando he encallado en aguas revueltas, cuando ha llegado el momento de desplegar las velas y surcar nuevos mares. Pero a menudo este proceso no está claro y aparece el miedo. ¿Será América o las Indias lo que hay al otro lado del horizonte? La incertidumbre de lo desconocido.

Pero si Colón no lo pensó dos veces…yo tampoco. ¡A por la perspectiva!

Escribe un poema y tu vida se hará poesía…
Itziar Azkona

Despierta tu poeta interior: más poemas, más reflexiones, aquí.

Más artículos de El Rincón del Coaching aquí.
Más artículos de Despierta tu poeta interior aquí.

AUTORA: Itziar Azkona
Terapeuta y Coach de PNL y New Code por John Grinder
También soy maestra de mi pasado, artesana de mi presente y aprendiz de mi futuro, algo mago merlín, maestra de Reiki y  educadora para la Felicidad…
Web: http://www.coachingemodus.com/

 
Publicidad
 

3 Comentarios

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado