“Ciencia oficial”: esa nueva y pujante Iglesia

, , 7 Comments

“La propaganda masiva del darwinismo responde a intereses de mantenimiento de una determinada concepción de la realidad y de unos grandes intereses económicos (…) A estas alturas creo que hay sobrados motivos para desconfiar de los “booms” informativos, de los “creadores de opinión” (…).  Desde luego, las grandes empresas biotecnológicas y biofarmacéuticas interesadas en el mantenimiento de la concepción REDUCCIONISMO de “los genes” y “el azar” del darwinismo y que se anuncian a toda página en los medios de comunicación y en las principales revistas científicas (que llegan a parecer un catálogo de anuncios de empresas de este tipo) estarán encantadas con esta promoción”
Máximo Sandin
Doctor en Ciencias Biólogicas y en Bioantropología, profesor de Evolución Humana y Ecología en el Departamento de Biología de la Universidad Autonoma de Madrid.

“He calificado de “reduccionista” la particular tradición epistemológica que de la “revolución científica” tiene el patriarcado occidental moderno porque redujo la capacidad humana de conocer la naturaleza al excluir a otras personas y otras vías de conocimiento y redujo la capacidad de la naturaleza para regenerarse y renovarse creativamente manipulándola como materia inerte y fragmentada. El reduccionismo tiene una serie de características que lo distinguen de otros sistemas no reduccionistas de conocimiento a los que sojuzgó y reemplazó (…) En contraste con las metáforas orgánicas, en las que los conceptos de orden y poder se basaban en la interconexión y la reciprocidad, la metáfora de la naturaleza como una máquina se basaba en el postulado de la separabilidad y manipulabilidad. Tal como lo ha hecho notar Carolyn Merchant: “Al investigar las raíces de nuestro actual dilema referente al medio ambiente y sus conexiones con la ciencia, la tecnología y la economía, debemos reexaminar la formación de una concepción del mundo y una ciencia que, al reconceptualizar LA REALIDAD COMO UNA MÁQUINA, más que como un organismo vivo, admitió la dominación de la naturaleza y la mujer”
Vandana Shiva

Científica, activista y Premio Nobel Alternativo 1993

No estamos viviendo una época de cambios, sino un cambio de época, un cambio de paradigma en toda regla que afecta a todas las áreas del saber y de la vida: economía, educación, sociedad, alimentación, relaciones personales, medicina y ciencia en su globalidad.

En las últimas décadas, la ciencia oficial y la tecnología, herederas del car­tesianismo y del mecanicismo, se han presentado a sí mismas como la única manera de entender el mundo y han reinado con poder absoluto como antaño lo hizo la religión. Pero el inmovilismo en sus postulados, su falsa neutralidad, su subordinación al Sistema, su rechazo a otros planteamientos han conseguido que cada vez surgan más científicos disidentes que están llevando a cabo un verdadero cisma y que anuncian un futuro de ciencia con conciencia.

Presentamos un artículo de Freeman, analista crítico de la realidad y webmaster de Liberación Ahora, sobre los falsos escépticos/científicos en el que denuncia el estancamiento frente a la evolución y abajo incluimos vídeos y posturas críticas con la ciencia oficial.

Nota del autor: lo que sigue es un artículo, un mensaje escrito que esta vez adopta formalmente -para facilitar su lectura y comprensión- una estructura poemática. Dado que lo importante aquí es el contenido, y no el continente, el cual está precisamente destinado a propiciar un mejor entendimiento del contenido, del mensaje.

Sobre los falsos escépticos/científicos:

Vosotros sois los nuevos inquisidores.
La versión y expresión más modernas de la ineptitud,
la inconsciencia y el fanatismo de siempre.
Sois, os sentís, los guardianes de la ortodoxia científica oficial.
Pero lo vuestro no es la ciencia.
Pues no se puede hacer auténtica ciencia,
ni ser realmente un escéptico,
con una mente cerrada,
dogmática y fanática como la vuestra.

Siendo que, en vuestra estrechez de miras
-en vuestra incapacidad y carencia-,
habéis cometido el craso error de dar por supuestas
-por inamovibles e irrefutables- demasiadas cosas,
sólo porque otros antes que vosotros las hicieron encajar
en su propio molde de realidad
que, por educación y programación social,
asumisteis como vuestro.
Molde que en su día fue afianzado y establecido
también por la convención de muchos afines preeminentes.

Pero eso no era -ni es- ciencia;
ni tampoco aquellos ni vosotros eran ni sois científicos,
ni tampoco escépticos.
Y sabed que la ciencia
-en su contínua evolución y perfeccionamiento-
no se va a detener por vosotros,
por vuestro propio estancamiento,
por la petrificación de vuestras conciencias,
de vuestras mentes, de vuestras creencias.

Ved que el apego a las creencias es vuestro,
no de la ciencia.
El temor a perder la zona de comodidad
-mental, profesional, social y personal- es vuestro,
no de la ciencia.
La ofuscación y el prejuicio son vuestros,
no de la ciencia.
La incapacidad y la inconsciencia -en suma- son vuestras,
y no de la más genuina ciencia.

Es más, mientras que la ortodoxia oficial
-interesada, monopolista y corrupta-
os aplaude, estimula e incentiva,
la ciencia genuina os repudia,
tal como repudia a aquellos pretéritos
(y actuales también) inquisidores eclesiásticos que,
con idéntica y tamaña arrogancia,
prepotencia, ignorancia y arbitrariedad,
censuraron y condenaron a Galileo,
así como -antes y después- a otros tantos
ilustres precursores y baluartes del conocimiento,
arietes de la consciencia, rompedores de
pétreos dogmas, convenciones y paradigmas
inmaduros, transitorios, caducos.

Pero vosotros, en vuestra supina y terca ignorancia
-oh, madre del atrevimiento-,
os créeis más sabios que Sócrates,
cuando pretendéis saber, no poco, ni algo,
sino lo bastante o mucho, como para sentiros
con el derecho de poder pontificar
sobre la ciencia, la Vida o el Ser,
irrumpiendo con vuestro tosco verbo y necia conducta,
cual elefantes en una cristalería.
Es vulgar, torpe; es primitivo…
¿Os daréis cuenta a tiempo?

En cualquier caso, si no es vuestra intención
reflexionar y replantearos humildemente todo,
no os preocupéis: siempre podréis fundar
-ya no de hecho, sino de pleno derecho-
vuestra propia Iglesia, la Ciencia Oficial.
Mas recordad que un título
(religioso, institucional o académico)
no es prueba de autenticidad, competencia o integridad,
en lo que a la ciencia (y a la persona) respecta.
Y así como “el hábito no hace al monje”,
vuestros currículos, ínfulas y procederes
no os hacen científicos, ni escépticos,
sino que os empobrecen humanamente.

Una cosa es segura:
la Consciencia, la Vida y la Ciencia,
seguirán creciendo, ampliándose y expandiéndose,
perfeccionándose, como siempre han hecho.
Mientras que vuestros prejuicios y creencias
se quebrarán y romperán sin remedio,
en base a su propia rigidez,
a su rigor mortis.

Afinad bien vuestro oído,
vuestra percepción y sentido,
pues las campanas de esa iglesia,
que os suenan a orgulloso e incontestable tañer,
como latidos de vuestro corazón sectario,
en verdad tocan a muerto.

Freeman

En El Blog Alternativo: Otros artículos de Freeman

En El Blog Alternativo:

MÁS INFO

CIENCIA Y TECNOLOGÍA SIN CONCIENCIA, artículo aquí

CHOQUE DE PARADIGMAS resumido aquí

OTRA BIOLOGÍA ES POSIBLE

DESMONTANDO A DARWIN

DARWINISMO, CIENCIA Y PODER

FRACTAL Y REVOLUCIONES EN LA CIENCIA

LA PSICO-FISIOLOGÍA DE LA CONCIENCIA

 
Publicidad
 

7 Comentarios

  1. 1 - Artur Sala

    10 junio 2013 23:36

    Hola

    Es importante decir que la crítica efectuada aquí, es una crítica a la ciencia occidental moderna, la que empezó con Newton a mediados del siglo XVIII. Sin embargo, la ciencia existe desde siempre, en las ciencias tradicionales en las que hablo en mi blog (y de las que nadie menciona).

    También hay otra cosa importante que no habéis comentado, y es que a menudo los científicos (y ya no te digo los pseudoescepticos) suelen decirte que si algo fuera verdad ellos ya lo sabrían. Esta frase, encubre estupidez por un lado, y soberbia por otro.

    Lo cierto es que como Sandín afirma (y eso es lo que verdaderamente es triste) es que la ciencia tiene en su base dogmas indemostrables y que por ende, muy probablemente sean falsos.

    A todos nos han contado que el espectro del color depende exclusivamente de la longitud de onda de la luz. En cualquier libro de Escuela Elemental hay el espectro de la luz, donde se nos dice que la luz azul es una onda electromagnética con una longitud de onda de 400 nm y la roja, de 700 nm. Eso es así y no hay nada que discutir.

    Pues bien, esa afirmación, es falsa. A principios de Siglo XIX, Goethe ya se dió cuenta de que la teoría de Newton era incompleta y no explicaba en modo alguno el efecto que nosotros conocemos como color. Pero fue ninguneada por el mero hecho de que se oponía a la idea mecanicista y positivista de Newton.

    Cuando lo termineis de leer y de ver el documental, ya tendréis una respuesta para cuando os digan; si esto fuera verdad, ya lo sabríamos. Podeis leer mi artículo aqui;

    http://artursala.wordpress.com/2013/06/03/ciencia-moderna-o-ciencia-tradicional-cuarta-parte-goethe-versus-newton-y-la-teoria-del-color-un-articulo-de-thomas-joseph-brown-de-borderland-sciences/

    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado