¿DE QUÉ DEPENDE TENER UN BUEN O MAL DÍA? Dime lo que te cuentas y te diré lo que te pasa

, , 9 Comments

Imagen de previsualización de YouTube

“¿De qué depende tener un buen o un mal día? ¿De lo que pase?, ¿de si mi jefe o el compañero de trabajo tiene buen o mal día?, ¿de si hay caravana?, ¿de si hace frío…? TENER UN DÍA BUENO O MALO DEPENDE FUNDAMENTALMENTE DE TI, de la actitud. El entorno te afecta pero también lo que tu te cuentes de los acontecimientos que te suceden, y el cómo se empieza el día también influye”

“Mi descubrimiento ha sido que levantarme de otra manera, DANDO LAS GRACIAS por ejemplo, y ejecutar acciones diferentes, poner algo de mi en cómo son mis días, ha resultado en que tengo días diferentes”
Marta Rodríguez Mancheño

Muchos creen que un día bueno o malo depende completamente de la suerte o de las circunstancias externas, pero cada persona tenemos una influencia decisiva en cómo percibimos, afrontamos y creamos nuestra realidad.

Con color en las mejillas, luz en los ojos, sabias palabras y amplia experiencia en la vida, a pesar de su juventud, Marta Rodríguez Mancheño*, nos explica en el vídeo las claves para “manipular” nuestro día a día y hacerlo de un color u otro. Y ella lo ha vivido en su propia piel y nos cuenta como antes, con un trabajo de comercial y una vida malhumorada, estresada y con pocos días buenos, ella creía no tener ningún poder sobre los sucesos. Pero poco a poco, fue cambiando su lenguaje interno y sus hábitos y al hacer cosas nuevas, se generaron resultados nuevos y sus mañanas eran más luminosas.

Nos habla de la gratitud, de las afirmaciones positivas, de desayunar despacio, de música con buen rollo, de repasar cada día lo que hemos aprendido y los fracasos-aprendizajes, de dormirnos pensando en tener una buena jornada a la mañana siguiente y de más actitudes-pensamientos que crean nuestra propia “suerte”.

Marta se define como Cazadora de Sueños, Aprendiz y Amante de la Vida y una persona feliz que ama lo que hace y hace lo que ama: coach y facilitadora de crecimiento personal que ayuda a las personas a Protagonizar su vida.

Y en este artículo recrea una conversación entre ella y su madre analizando qué cosas hacemos, pensamos y sentimos diferente cuando tenemos un mal día y un buen día y nos invita a que hagamos lo mismo nosotros y con esas conclusiones cambiar el modo automático con el que conducimos nuestra existencia:

DIME LO QUE TE CUENTAS Y TE DIRÉ QUE TE PASA

Me estaba preguntando el motivo de los cambios de estado que tenemos las personas, dependiendo muchas veces de “ el día que estamos teniendo”. Quiero decir…

¿Qué haces distinto el día que estás bien del día que estás mal?

Cuando la gente dice es que tengo un mal día hoy, ¿cuál es la diferencia? ¿Te sientes distinto? ¿Cómo? ¿Te dices cosas diferentes a ti mismo?

¿Te tomas las cosas de forma que te afecten menos o de otra manera?

Hoy estaba hablando con mi mamá, ella está pasando por un mal momento, y aprendo mucho de hablar con ella y observarla. Me estaba diciendo algo así como…

- “ Tengo mal cuerpo, porque estoy dándole muchas vueltas a un tema x…”

Yo que quería ayudarla y estaba viendo que no cenaba y estaba tristona le he preguntado… y ¿qué te ocurre? ¿Por qué no cenas? Y me ha dicho…

- “ Porque cuando tengo un mal rato se me cierra el estómago y no me apetece comer no dejo de pensar en lo que me preocupa.”

Inmediatamente yo le he contestado con otra pregunta… y ¿cómo lo haces mamá?

- “¿Que como hago el qué?”

Tener un mal día digo. Un mal rato… ¿cómo se hace? ¿Qué es lo que haces, te dices y piensas cuando tienes un mal rato?

Ella me ha explicado entonces sobre sus sensaciones, sobre la inapetencia a cenar, el run run mental, la lucha interna de reprocharse a sí misma estar así…

Después he vuelto a preguntarle… ¿Y cómo haces cuando tienes un buen día?

Al principio no me entendía…

Si, que ¿qué cosas haces cuando tienes un buen rato o día? ¿Cómo piensas? ¿Qué te dices?

No lo encajaba…

Le he pedido entonces que recordase la última vez que se había sentido bien, tranquila, en paz, haciendo cosas, ni excesivamente positiva ni tristona, normal, neutral tirando a bien…

Me ha comentado así que se decía a si misma lo contrario, que no pasaba nada,, que estaba todo bien, que todo se solucionaría, que había un motivo para haber tomado sus decisiones y era honesto…

También que en un buen rato, (estaba recordando concretamente un momento del fin de semana), estaría cenando tranquilamente, viendo la tele y comentando lo que sale, sin preocuparse ni comerse la cabeza por nada.

Por otro lado no tendría mala cara sino que estaba sonriendo y no estaba hablando sobre si tener un buen o mal día…

Entonces le he preguntado… ¿y si pudieses cambiar tu estado? ¿Para qué elegir hacer y pensar todas estas cosas ahora que no te hacen sentir bien? ¿Qué ganas?

Y me ha dicho jajja no es tan fácil porque existen mil motivaciones para seguir machacandose…

Y le he contestado, ¿cómo que no? Y si sencillamente te pones a ver la tele, te comes la cena y hablamos sobre la serie que estamos viendo, así sin más desde ya… ¿qué pasaría?

Afortunadamente mamá es la cobaya perfecta, siempre está dispuesta a mejorar,probar cosas y experimentar con tal de aprender y crecer. Su respuesta ha sido tajante.

- Muy bien! , y ha cogido la ensalada… – veamos la serie!

5 MINUTOS DESPUÉS TODO SU CUERPO ESTABA MAS RELAJADO.

30 MINUTOS DESPUES HABIA DEJADO DE DARLE VUELAS A LA CABEZA.

MORALEJA: ¿Para qué hacer cosas que nos limitan y mantienen en una posición de víctima? ¿Cuál es la diferencia entre cómo te comportas contigo mismo en un buen día y en un mal día? ¿La hay? Piénsalo!

¿Cuántas veces entramos en un patrón de pensamientos en bucle? ¿Y qué es lo que haces normalmente cuando estás tranquilo o feliz? ¿Cómo piensas en esos momentos? ¿Qué te dices a ti mismo?, ¿desde qué perspectiva miras las cosas cuándo te juzgas?, ¿eres más o menos critic@?

¿Cómo haces para estar mal?

¿Lo pillas?

¿Cuál es la mecánica de un mal día para ti? ¿Y la de un buen día?

Te propongo un experimento que yo misma voy a hacer, anota las siguientes características de tu día en un cuaderno cuando tengas uno de esos estupendos, en los que te acuestas a gustito. O cuando hayas pasado una “buena mañana” o un “buen rato”

No caigas en el error de responsabilizar únicamente de ese día o momento a las personas que te hayan rodeado o los acontecimientos…

  • ¿Qué parte has hecho tu?
  • ¿Cómo te has tomado las cosas?
  • ¿Cómo has reaccionado?
  • ¿Qué te has dicho o contado a ti mismo?
  • Y físicamente, ¿cómo estaba tu cuerpo? ¿Tenso, relajado, abierto, cerrado, rígido, sensible, dolorido, con ganas de deporte, activo? Relaciónalo…
  • ¿Cómo te has alimentado? ¿Cuáles han sido tus horarios, tu rutina? ¿En qué estabas pensando?
  • ¿Has imaginado cosas sobre fantasías? ¿Has pensado en que pasaría si… con respecto a algún tema…?
  • ¿Lo has hecho en positivo o negativo?
  • ¿Cómo has imaginado o recordado hoy o tras ese buen rato?

Experimenta en el cuaderno anotando también las respuestas sobre “los malos días”

Y haz balance. ¿Qué actitudes te ayudan y cuáles te limitan?

¿Qué patrones de comportamiento o conductas puedes mejorar, o sustituir para transformar un mal día en uno bueno?

¿Y cuáles son tus creencias al respecto?

¿Qué no es tan fácil? ¿Diciéndote eso te ayudas? ¿Y si sí lo fuese?

¿Has probado tantas veces a pararte a escuchar el cómo te diriges a ti mismo cuando tienes un mal estado de ánimo como veces has aceptado el hecho de tener un mal día?

¿Y si pudieses probar? ¿Y si cambiando tu cuerpo y tus acciones aprendieses a cambiar tu estado?

Es de pura lógica que es fácil estar hecho polvo si te saltas la cena, asumes el estómago cerrado, te justificas a ti mismo el motivo de que eso sea así, mientras te dices que vaya con lo que estás haciendo, que si tenías que hacer esto mejor, o esto otro haberlo hecho y lo has dejado pasar, que si recriminandote cosas…

También es fácil sentirse bien cuando uno se dice, a cenar, cuido mi cuerpo con amor, y solo cena y disfruta del momento de cenar, o se dice, quizá no lo he hecho bien pero aprendo el proximo día mejor… etc…

¿De qué sirve regodearse en el autoreproche? ¿A ti te ayuda a crecer? ¿A ser mejor persona?

Hay una gran distancia entre la reflexión sana y el automachaque, y una muy corta entre sonreir y no hacerlo, se trata de parar de darte lo que te lleva a un estado negativo, y cambiarlo por las cosas que haya en tu libreta que te llevan a uno positivo.

Quizá te sorprendas a ti mismo descubriendo que siempre que escribes al anochecer que has tenido un GRAN día, te habías levantado con música, o al contrario que siempre que duermes mal, has visto la tv hasta tarde; que siempre que disfrutas de un momento estás viviendo solo ese momento, degustándolo, o… que cuando pasas un mal rato es porque en lugar de en presente estás viviendo el pasado, recordando, distorsionando, imaginando, creando, pensando en ysis…

Suerte, y felíz día mañana!

*Marta Rodríguez Mancheño
Protagoniza tu vida

Se define a sí misma como una mujer bonita, aprendiendo a ser más bonita aún, una persona feliz, que ama lo que hace y hace lo que ama, con todo su corazón, que está rodeada de grandísimas personas SIEMPRE, porque atrae con sus emociones TODO lo que hay en su vida, y que se siente PROFUNDAMENTE agradecida a lo que esta le ha dado y por eso elegí la profesión a la que hoy me dedico: Life Coach Certificada como especialista en Coaching con Pnl y Facilitadora de Crecimiento Personal que ofrece sesiones presenciales en Madrid y Alicante o por Skype.

También es Cazadora de Sueños, Aprendiz y Amante de la Vida, y fiel Creyente del Potencial del Ser Humano.


En El Blog Alternativo: Artículos sobre el poder de los PENSAMIENTOS

 
Publicidad
 

9 Comentarios

  1. 1 - Annia Mancheño Garcia

    27 abril 2012 13:34

    No vivas esperando que la Providencia Divina solucione tus problemas. Ayuda a ésta, pensando en como podrías solucionarlos.Seguro que encontraras alguna manera de hacerlo que te resultará divina… Y esta ayuda, ” “DANDO LAS GRACIAS, y ejecutar acciones diferentes” como dice Marta, me parece un actitud perfecta, para empezar cada día.
    Responder
  2. 2 - María

    27 abril 2012 17:25

    Hola. Me ha gustado mucho el vídeo. Creo que dice cosas interesantes, pequeñas cosa interesantes de las que no nos damos cuenta y vivimos sin percatarnos de ello. En estos momentos por los que vivimos creo que es interesante intentar ver las cosas con algún filtro de color.
    Responder
  3. 3 - Marta Rodríguez Mancheño

    29 abril 2012 16:39

    ¡¡Hola!!

    Aquí y ahora, GRACIAS a amb@s :)

    GRACIAS por estar ahí,por la actitud positiva, porque eso se extiende por el mundo ;), por leerme, por comentar, por opinar, por existir.

    ¿Que fortuna tener la capacidad de elegir los filtros que usamos para mirar el mundo que nos rodea verdad?

    Esos filtros de color de los que hablas, que para mi son las reformulaciones de lo que me digo :), mis decretos, los agradecimientos, los “hoy he aprendido”…. .

    Un abrazo muy fuerte, desde mi hoy!

    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado