La destrucción del concepto de “hogar dulce hogar” y sus ramas: la verdadera agenda oculta

, , 5 Comments

Los libros de historia, los de sociología e incluso los investigadores del control social y del lado oscuro del Sistema se suelen fijar en la punta del iceberg porque esa punta “se ve” y representa lo externo, lo que ocurre en la calle, en mesas de negociaciones, en los campos de batalla, en el mercado, fuera de las 4 paredes de nuestras casas.

El interior de nuestros hogares, las despensas, la crianza, la alimentación y todo el mundo de las emociones perteneciente a lo invisible, interno, ajeno a la prensa y la información oficial, ha sido poco analizado de una forma holística y conjunta, poco valorado en su justa medida y bastante ignorado en los estudios sobre ingeniería social.

Y es un error.

La base del iceberg esconde un gran poder perfectamente conocido por los grupos de dominación y las corporaciones y que se ha tratado de anular y desprestigiar durante siglos y especialmente desde el XIX.

La cocina como lugar sagrado de la casa y fuente de salud, alquimia y bienestar; los arquetipos masculinos y femeninos sanos; el trascendente momento de la concepción de un bebé, la influencia de la gestación, el parto y la crianza; la lactancia cuántica; el potencial de una escuela adaptada a los individuos y no a intereses obsoletos; y el poder del cuerpo femenino reconciliado con sus ciclos, son temas que debemos tratar a nivel colectivo si queremos un cambio de rumbo porque, aunque eliminemos la punta del iceberg (economía sin conciencia, chemtrails, ocultación de energías libres y exopolítica, etc.), el problema no desaparece porque es más profundo.

La siguiente presentación en power point analiza este hecho: el desprestigio del hogar a distintos niveles, sus consecuencias y LA REVOLUCIÓN ROSA Y DOMÉSTICA en el siglo XXI. El título original es “Crianza, feminidad, hogar, educación y conspiración” y lo presenté el pasado 17 de marzo 2012 en las I Jornadas de Crianza en Red organizadas por Editorial ObStare.

La conclusión es clara. Como decía Gandhi “Se tu el cambio que quieres ver el mundo”, y es, TAMBIÉN, desde nuestras casas, nuestros fogones y el cuidado de nuestros hijos cómo podemos construir un mundo mejor.

Y este retorno a los valores sagrados del hogar no implica machismo ni retroceso social. Padre, madre o Espíritu Santo pero alguien debe volver a cuidar las raices y las alas de los individuos.

Esta es la presentación y AQUÍ está el artículo explicativo.

NOTA:

Como la ponencia era de tan solo 15′ se dejaron temas en la presentación sin tratar como la concepción vibracional o la mercantilización de la vida.

 
Publicidad
 

5 Comentarios

  1. 1 - laia 6èB

    18 mayo 2012 23:15

    es muy cierto que existe una conspiracion a nivel mundial al menos en la sociedad occidental para destruir la familia,valores de toda la vida,empobrecimiento cultural de la juventud y creo que eso se nota hoy en dia cualquiera que lo observe,el cambio lo tenemos que hacer nosotros individualmente ahi esta la clave.
    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado