El tarro de la vida

, , 4 Comments

“¿Cuáles son nuestras prioridades y valores? ¿Qué dota a nuestra vida de significado? Muchos ni siquiera nos planteamos tales cuestiones. VAMOS EN PILOTO AUTOMÁTICO reaccionando a todos los estímulos externos y dando bandazos de aquí para allá en busca de una plenitud y alegría que no encontramos, ya que no se halla en el exterior (…)

Este momento, este día que empieza, sí que está, sí que es real y tenemos la libertad de elegir como vivirlo. Aunque no lo parezca, ni la prima de riesgo, ni la crisis económica, ni las impopulares medidas del gobierno, tienen el poder de quitarnos nuestro poder, salvo que se lo permitamos dándoles nuestra atención, quejas y desesperanza”
Ana Novo

(Si la vida fuese un tarro ¿cómo lo llenamos? De cosas superfluas o de aquello que nos llena y aporta sentido. Ana Novo* reflexiona al respecto)

No comparto para nada la idea de que “la letra con sangre entra”; en todo caso, “con sudor”, ya que, a pesar de todos los novísimos antitranspirantes, cuando uno se mueve, suda, y hasta que no se hace y experimenta algo, realmente no se sabe.

Sí me parece una forma estupenda de enseñar y aprender, el uso de fábulas, historias y metáforas, ya que, a la vez que se está escuchando, convertimos la historia en imágenes, entrando también en escena las emociones.

Por eso, introduzco para estas reflexiones la siguiente historia:

“Un maestro está enseñando a sus alumnos la importancia de priorizar, para ello coge un tarro de cristal y lo llena completamente de piedras de pequeño tamaño. ¿Está lleno este tarro? Por supuesto, contestan los alumnos, hasta los bordes.

Acto seguido coge un puñado de tierra con guijarros y lo vuelca en el tarro. ¿Esta lleno el tarro?, vuelve a preguntar. Nuevamente, respuesta afirmativa, para sorpresa de los alumnos.

Por último, vuelca un buen puñado de arena fina, que rellena los huecos aún disponibles. Ahora si está lleno este tarro. Los alumnos se quedaron sin palabras.

La lección que quiero que aprendáis, dijo el maestro, es que este tarro representa la vida. Si la llenáis, en primer lugar, de cosas banales y sin importancia no dejará lugar para lo verdaderamente importante y valioso”.

¿Cuáles son nuestras prioridades y valores? ¿Qué dota a nuestra vida de significado? Muchos ni siquiera nos planteamos tales cuestiones. Vamos en piloto automático reaccionando a todos los estímulos externos y dando bandazos de aquí para allá en busca de una plenitud y alegría que no encontramos, ya que no se halla en el exterior.

Conviene tener presente lo temporal y efímera que es la vida y todo su contenido, tanto para el sufrimiento y lo que nos disgusta, como para el placer y lo que nos gusta. Personas, cosas, bienes y situaciones, pasarán. También nosotros marcharemos del planeta cuando llegue nuestra hora y mejor no fiarnos de las estadísticas sobre la esperanza de vida y dormirnos en los laureles.

Este momento, este día que empieza, sí que está, sí que es real y tenemos la libertad de elegir como vivirlo. Aunque no lo parezca, ni la prima de riesgo, ni la crisis económica, ni las impopulares medidas del gobierno, tienen el poder de quitarnos nuestro poder, salvo que se lo permitamos dándoles nuestra atención, quejas y desesperanza. No podemos cambiar al mundo, ni a nadie, pero si podemos cambiarnos a nosotros, utilizar nuestro círculo de poder y libertad: nuestra actitud: creencias, sueños, comportamientos y prioridades.

Amar, disfrutar, jugar, saborear, reír…Al final, lo más sencillo y cercano es lo verdaderamente importante y lo lamentable es perderlo, para valorarlo y darnos realmente cuenta de ello.

El tarro de tu vida está en tus manos. Tu decides de qué y como llenarlo. ¿Eliges salud, alegría, buenas relaciones, amistad, bienestar y servicio? Seguro que te merece la pena.

Ana Novo
“La Comadrona Espiritual” ®
www.creoycreo.com

En El Blog Alternativo: Otros artículos de Ana Novo

FOTO: Juguetes.org

 
Publicidad
 

4 Comentarios

  1. 1 - aeg

    1 julio 2012 20:22

    las cosas que decis aqui verdaderamente son importantes para la vida cotidiana. Esta muy bien explicado, ya que soy una niña de 12 años y lo he entendido.
    Felicidades por hacerme creer que puedo ser mas feliz.
    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado