Un cerezo en el balcón: practicar zen en la ciudad

, , Leave a comment

“No todo el mundo desea tomar los hábitos y retirarse a un monasterio. Solo unos pocos siguen esta vía extrema. Para la mayor parte de las personas, el deseo de vivir espiritualmente lo cotidiano les lleva a buscar cómo integrar el espíritu en su vida mundana”

“Que nuestra vida cotidiana sea un ejercicio espiritual no depende más que de nuestra forma de vivirlo. Si lo hacemos con conciencia, será un ejercicio espiritual, y ello nos aportará una gran sensación de coherencia y bienestar”
Laia Monserrat

¿Qué hace un cerezo en un balcón? ¿Qué hace una persona buscando la iluminación espiritual en medio de la cotidianeidad de la ciudad? Exactamente lo mismo, ejercitarse en vivir el instante presente con plenitud.

Con estas palabras, Laia Monserrat (divulgadora de espiritualidad laica y su integración en la vida cotidiana, psicoterapeuta y experta en zen) nos demuestra que podemos encontrar “calma en el caos” y que las ciudades también nos ofrecen numerosas oportunidades para entrar en contacto con nuestro ser más profundo.

No hace falta ni ir a la India, ni encerrase en un monasterio ni sacrificios para llevar una vida más consciente.  “Un cerezo en el blacón: practicar zen en la ciudad” es un librito ameno, conciso e inspirador que -a através de la respiración, la postura, el silencio, el desapego y otros capítulos- nos enseña cómo practicar zen fregando platos, en el metro o en cualquier situación.

Además lo ilustra con sencillos y bellos dibujos como este:

El cerezo se convirtió en el maestro de Laia y también es un buen ejemplo para cada uno de nosotros: la Vida transcurre aquí y ahora…

Y esta es la introducción del libro “Un cerezo en el balcón: practicar zen en la ciudad

Introducción

Hace unos años me regalaron un cerezo.

Exactamente un cerezo japonés.*

Yo vivo en la ciudad.

Quien me lo regaló sabe muy bien que me gusta el campo y la naturaleza, pero cuando lo vi aparecer con el cerezo… ¡pensé que era un desatino!

¿Qué vida podía ofrecerle yo al arbolito? ¿Sería suficiente para su sano desarrollo un tiesto en mi balcón? ¿Podría llegar a desarrollarse, dar frutos y ser feliz sin expandir sus raíces en plena tierra?

Hace años que practico la meditación Zen y mirando mi árbol comprendí de repente que teníamos mucho en común. Yo, como él, vivía con limitaciones de espacio, en un pequeño apartamento de la ciudad, sin demasiado contacto con la tierra. Como él, procuraba adaptarme lo mejor posible a mis circunstancias y, a pesar de todo, el fructificar en medio del humo, el ruido y el estrés de la ciudad.

Mirándolo día a día fui aprendiendo de él. Se convirtió en motivo de reflexión y en maestro en el difícil arte de la práctica del Zen en la ciudad. Lejos de cualquier monasterio donde la única preocupación es profundizar en el ejercicio de la meditación, la vida en la ciudad no proporciona muchas oportunidades para permanecer en contacto con nuestro ser profundo. Sin embargo, yo, igual que otras tantas personas, tengo claro que mi vida se orienta hacia la transparencia al Ser Esencial, ese es el motor que impulsa todas mis acciones y todas mis decisiones. El ejercicio de za-zen es mi compañero inseparable, mi maestro y mi enseñanza.

Procuro que cada día sea un campo de experimentación en el arte del vivir centrado. No dudo en actuar, equivocarme, aprender y rectificar constantemente.

Mi cerezo se convirtió en la perfecta alegoría para mi vida. En la plasmación de esa parte de mí serena, que saca provecho de todo lo que tiene alrededor para crecer interiormente, que expresa constantemente su fuerza y su plenitud a través de las más diversas circunstancias.

¿Qué hace un cerezo en un balcón? ¿Qué hace una persona buscando la iluminación espiritual en medio de la cotidianeidad de la ciudad?

Exactamente lo mismo, ejercitarse en vivir el instante presente con plenitud.

Laia Monserrat

* Prunus serrulata Kanzan, con flores dobles colgantes que nacen en apretados ramilletes.

Sitio oficial: Laia Monserrat Blog

VENTA ONLINE de “Un cerezo en el blacón”: El jardín del libro, Casa del libro

En El Blog Alternativo: Fregar platos es como bañar a un Buda bebé
En El Blog Alternativo: Meditación, una cita contigo misma
En El Blog Alternativo: El extraordinario poder de vivir en el día de hoy
En El Blog Alternativo: Instrucciones al cocinero de un monasterio zen
En El Blog Alternativo: Artículo sobre ZEN y meditación

 
Publicidad
 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado