Más allá de las estrellas

, , Leave a comment

“Podemos estar en una situación temporal de desempleo, pero ¡no somos parados! Más que nunca HAY QUE PONERSE EN MARCHA. La esperanza nos acompaña y la confianza en nuestra valía y capacidad nos empujará a levantarnos del sofá, replantearnos nuestros valores, tener claro lo que queremos y estar dispuestos a hacer lo que haya que hacer para que nuestra vida tenga sentido y propósito, con independencia de las circunstancias, favorables o adversas que nos rodeen.

Ya lo dijo Einstein, no se puede resolver un problema con la misma mentalidad que lo creó. Para conseguir resultados distintos, ¡haz algo distinto!”
Ana Novo

(Se hunde un mundo pero nace otro mejor. Y Ana Novo* nos susurra cómo alcanzarlo)

Esta mañana, no sé por qué, me he despertado tarareando la Novena Sinfonía de Beethoven. Sí, “El Himno de la Alegría”. Y he recordado parte de la letra que popularizó el genial roquero español Miguel Ríos: “Si es que no encuentras alegría en esta tierra, búscala hermano más allá de las estrellas”.

Puedo decir, por experiencia, que levantarse con una melodía energizante es contar con una posición de ventaja en la línea de salida del nuevo día. A mí, al menos, me da un empujón positivo, más que usar uno u otro pie a la hora de salir de la cama.

De igual manera, al influir positivamente en mi energía, he sentido emociones de fuerza, atrevimiento, esperanza y optimismo, y he tomado conciencia de los pensamientos que en ese momento recorrían mi mente. Permíteme compartírtelos.

En este Universo dual, las oportunidades y adversidades, la alegría y el llanto, la montaña y el valle, vienen en el mismo paquete. Y durante nuestros años de vida los vamos experimentando continuamente.

En estos momentos, es evidente que no predomina la alegría en esta tierra, y mucho menos en nuestro país. La situación económico-social está complicada y el estado de bienestar derrumbado, así que demasiadas personas se encuentran pasando adversidades y dolor.

Son hechos. Podemos verlos, escucharlos, sentirlos. Partamos de que hay que aceptar lo que es, que no conformarse ni resignarse. La gran diferencia es que si consideramos estos hechos coyunturales y con posibilidad de solución, “esto también pasará”, la perspectiva, los sentimientos y la acción nos predisponen a plantearnos otras probabilidades, otras alternativas posibles. Buscamos, preguntamos, nos formamos, usamos nuestra imaginación, hacemos algo.

Podemos estar en una situación temporal de desempleo, pero ¡no somos parados! Más que nunca hay que ponerse en marcha. La esperanza nos acompaña y la confianza en nuestra valía y capacidad nos empujará a levantarnos del sofá, replantearnos nuestros valores, tener claro lo que queremos y estar dispuestos a hacer lo que haya que hacer para que nuestra vida tenga sentido y propósito, con independencia de las circunstancias, favorables o adversas que nos rodeen.

Ya lo dijo Einstein, no se puede resolver un problema con la misma mentalidad que lo creó. Para conseguir resultados distintos, ¡haz algo distinto!

La vida es cíclica y como las mareas, habrá subidas y bajadas, crecimiento y recesión, luz y oscuridad, pérdidas y ganancias… pero lo importante es que hay vida y, para el ser humano, el objetivo de la misma es la plenitud y felicidad.

Y si no la encontramos en este paradigma desolador, busquémoslas más allá de las estrellas.

¡Hoy es un gran día!

Ana Novo
“La Comadrona Espiritual” ®
www.creoycreo.com

En El Blog Alternativo: Otros artículos de Ana Novo

Imagen: Kagaya

 
Publicidad
 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado