La captura de la manada de Gerión: el 12º trabajo de Hércules

, , 1 Comment

 “Gerión, el monstruo de tres cuerpos unidos representa el sometimiento de la humanidad –el ganado-, al poderoso ego –tres cuerpos: físico, emocional y mental- de sus dirigentes. Hércules, el “Salvador del Mundo” en Piscis, debe en este último trabajo liberar a los hombres del yugo del deseo inferior.

Desinteresado de la propia liberación, Hércules se vuelca a ayudar a los demás para que se liberen de sí mismos”
Eva Monferrer

Con este capítulo, Hércules culmina con éxito sus 12 trabajos  -nuestra propia evolución- y emprenderá empresas más amplias en el ámbito cósmico. Con los cuatro primeros trabajos el guerrero enfrentó su propia oscuridad, en la segunda etapa del viaje, se esfuerza y aprende a vivir con éxito las crisis de consciencia y en la etapa final -las cuatro últimas pruebas- se expresa como Alma y se ofrece en servicio al grupo anteponiendo el desinterés personal y la confianza al egoismo.

El 12º trabajo se corresponde a su vez con el 12º signo astrológico, Piscis, y en él, Hércules libera a la Humanidad de su yugo y le ayuda a purificarse.

Sabiduría perenne, universal y atemporal que en el siglo XXI nos puede ayudar a salir triunfantes de la batalla

 

1. EL MITO

Dentro de la Cámara del Concilio, el Maestro reveló la voluntad de lo que debe ser: “El está perdido, y encontrado; está muerto, no obstante vibrante de vida. El “Servidor” se vuelve “Salvador”, y regresa al Hogar.

El Maestro requirió a Hércules: “Tú estás ahora delante del último Portal. Un Trabajo queda todavía antes de que el círculo se complete y sea alcanzada la liberación. Marcha hacia ese oscuro lugar llamado Eritia, donde la gran ilusión está entronizada, donde Gerión, el monstruo de tres cabezas, tres cuerpos y seis manos, es señor y rey. Ilegalmente él retiene una manada de bueyes rojizos. Desde Eritia hasta nuestra Ciudad Sagrada, tú debes conducir la manada. Cuidado con Euritrión, el pastor, y su perro de dos cabezas: Ortro”.

El Maestro hizo una pausa.

“Puedo hacerte una advertencia”, -agregó lentamente-, invoca la ayuda la ayuda de Helios”.

El hijo del hombre que era también un Hijo de Dios, partió a través del Duodécimo Portal. El iba en busca de Gerión.

Dentro de un Templo, él hizo ofrendas a Helios, el dios del fuego en el sol. Meditó durante siete días, y entonces le fue concedido un favor: un cáliz de oro cayó al suelo ante sus pies.

Él supo dentro de sí mismo que este brillante objeto le permitiría cruzar los mares para llegar a la región de Eritia. Y así fue.

Dentro de la segura protección del Cáliz de Oro, él navegó a través de agitados mares hasta que llegó a Eritia. Desembarcó en una playa de ese lejano país.

No mucho después, encontró la pradera donde la rojiza manada pastaba. Estaba guardada por el pastor Euritión y por Ortro, el perro de dos cabezas.

Cuando Hércules se aproximó, el perro se adelantó como una flecha hacia su blanco. Se abalanzó contra Hércules, gruñendo malignamente, dando feroces dentelladas con sus colmillos al descubierto. Pero con un golpe decisivo, Hércules derribó al monstruo.

Entonces, Euritión, temeroso del bravo guerrero que estaba delante de él, le suplicó que le perdonara la vida. Hércules le concedió su ruego. Conduciendo a la manada rojiza delante de él, Hércules volvió su rostro hacia la Ciudad Santa.

No había ido muy lejos cuando percibió una distante nube de polvo que rápidamente se agrandaba.

Suponiendo que el monstruo Gerión venía en furiosa persecución, se volvió para enfrentarse al enemigo. Pronto, Gerión y Hércules estaban frente a frente.
El monstruo le plantó cara soplando fuego y llamas por sus tres cabezas a la vez.

Gerión le lanzó a Hércules una lanza, que casi le rozó el costado, pero haciéndose ágilmente a un lado, Hércules esquivó el dardo mortal.

Teniendo tenso su arco, Hércules disparó una flecha que parecía incendiar el aire cuando la soltó, ¡¡y golpeó al monstruo de lleno en su costado!!

Con tan gran ímpetu había sido disparada la flecha que los tres cuerpos del feroz Gerión fueron atravesados. Con un agudo y desesperante gemido, el monstruo se inclinó, y después cayó, para no levantarse nunca más.

Hacia la Ciudad Santa, entonces Hércules condujo al ganado colorado. Difícil fue la tarea, porque muchas veces alguna res se extraviaba, y Hércules tenía que dejar a la manada para ir en busca de los errantes y vagabundos.

El condujo a la manada a través de los Alpes, y dentro de Italia. Por dondequiera que la injusticia hubiera triunfado, él asestaba un golpe mortal a los poderes del mal, y enderezaba la balanza a favor de la justicia.

Cuando Erix, el luchador, lo desafió, Hércules lo derribó tan violentamente que allí quedó tendido.

Asimismo, cuando el gigante Alcione arrojó a Hércules una roca que pesaba una tonelada, éste la paró con su maza, y la lanzó de nuevo para matar a aquél que se la había enviado.

A veces se desorientaba, pero siempre regresaba, desandando sus pasos para seguir su camino.

Aunque fatigado por este exigente trabajo, Hércules finalmente regresó. El Maestro esperaba su llegada.

“Bienvenido, oh! Hijo de Dios que es también hijo de hombre. La joya de la inmortalidad es tuya. Con estos Doce Trabajos tu has superado lo humano, y ganado lo divino. Has llegado al hogar para no dejarlo más. En el firmamento estrellado será escrito tu nombre, un símbolo para los luchadores hijos de los Hombres, para su destino inmortal. Terminados tus trabajos humanos, ¡tus Tareas Cósmicas empiezan!

Y desde la Cámara del Concilio llegó una voz que decía: “Bién hecho, oh! Hijo de Dios”.

El Tibetano

2. INTERPRETACIÓN del DOCEAVO TRABAJO

Gerión, el monstruo de tres cuerpos unidos representa el sometimiento de la humanidad –el ganado-, al poderoso ego –tres cuerpos: físico, emocional y mental- de sus dirigentes.

Hércules, el “Salvador del Mundo” en Piscis, debe en este último trabajo liberar a los hombres del yugo del deseo inferior –el ganado es rojizo: color del deseo por lo mundano-.

El ganado es salvado por el Grial, es “elevado” de su estado de sueño por la fuerza de Cristo.

El Pastor Eurición corresponde a la mente inferior del hombre, y su perro de dos cabezas, a su doble naturaleza.

Piscis es el signo de la muerte de la personalidad, y también lo es de la resurrección del Alma. Por ello es “mediador entre mundos”, y debido a su energía de fusión
–transmite el Rayo VI y el Rayo II-, nos enseña a Meditar.

Veamos cómo define A. A. Bailey la Ciencia de la Meditación:

“La Meditación es un arduo trabajo mental. Significa orientar la mente en dirección al Alma. Conseguido esto, hay que mantener esta orientación, sostenerla firmemente. Después hay que aprender a escuchar en la mente lo que el Alma está diciéndonos. Después habrá que traducir lo que el Alma a
dicho a palabras y frases”.

Sólo desde esta claridad de propósito nos convertimos en “servidores del mundo”, para ser capaces de “levantar a la humanidad de la oscuridad a la luz”.

“Inclusividad”, “Identificación”, “Unidad” son el Nuevo Mandamiento dado por Cristo en la Era de Piscis: “Amarás al prójimo como a ti mismo”.

El “sufrimiento” –cosa de Piscis-, es el gran purificador, así, que actualmente, al final de la Era de Piscis, la humanidad se encuentra en este arduo proceso de saneamiento, limpieza y reconsideración (o sea, ¡todos jodidos!).

Estamos buscando una salida del presente atolladero materialista, poniendo a prueba nuestra capacidad para coordinar nuestras habilidades mentales, emocionales y físicas, en un esfuerzo por elevarnos, por sutilizarnos o refinarnos más allá de todo aquello que hasta la fecha nos unió a la tierra, a la materia y a la codicia.

¡¡Estamos viviendo un tiempo de oportunidad!!

Virgo, la polaridad de Piscis, -La Virgen Madre-, nos ofrece las claves de nuestra evolución actual: Orden, Transparencia, Pureza, Humildad

Hércules aprende lo siguiente:

  • que la competencia y el egoísmo codicioso deben desaparecer;
  • que el aferrarse a cualquier cosa para favorecer el individualismo del ego no es algo que corresponda a un Hijo de Dios;
  • que tras vernos como individuos debemos ofrecernos al grupo, debemos desear servir al Cielo a través del grupo;
  • que la confianza espiritual y el desinterés personal deben prevalecer.

LA ENERGÍA DE PISCIS

Desinteresado de la propia liberación, Hércules se vuelca a ayudar a los demás para que se liberen de sí mismos.

Por ello el mito habla de matar: matar al perro de dos cabezas, matar al monstruo de tres cuerpos… “Matar” significa servir de instrumento para que una vida que estaba prisionera de la materia tenga la oportunidad de experimentar otros planos de existencia.

Tras este Trabajo, Hércules emprenderá empresas más amplias, en el ámbito cósmico.

Tras el Mito Hercúleo como expresión del Sendero del Discipulado, nos ha sido transmitida la explicación de la Etapa Evolutiva que viene a continuación desde la historia de Budha, conocida como la Etapa de la Iluminación, la comprensión permanente –Iniciaciones superiores, Nivel 9-.

Existe una Tercera Enseñanza Mítica para introducir lo que deviene más allá de la Evolución Humana. Se la conoce como la Etapa de Cristo, el Reino y la Consciencia Angélicos, el Mundo de Los Círculos Superiores.

*Eva Monferrer es experta en Sabiduría Perenne, desde hace más de 20 años, difunde estas enseñanzas a través de clases y talleres presenciales en su escuela de Barcelona (Escuela de Estudios Evolutivos “Indra”), clases online y sus libros que están disponibles en bubok, impresos y en pdf. Ya ha publicado siete de su serie “La Evolución de la Consciencia. Psicología del Alma”.

Eva deja que su obra hable por ella, enseña con su propia autoridad y aúna los mensajes ancestrales, que siempre han estado al alcance de las personas interesadas en ellos, con las explicaciones más modernas de la Física Cuántica, la Psicología Transpersonal y otras disciplinas, transmitiéndolos con un lenguaje cercano y comprensible a quienes buscan respuestas y quieren vivir más conscientemente.

Sitio oficial: Escuela Indra

VENTA ONLINE de libros de la autora en papel o pdf
MAIL: info@escuelaindra.com

En El Blog Alternativo: LOS 12 TRABAJOS DE HÉRCULES

En El Blog Alternativo: La Bella y la Bestia: enseñanzas perennes sobre la transformación alquímica del ser humano
En El Blog Alternativo: Más allá de la Vida, un ensayo sobre la existencia y realidad del Alma
En El Blog Alternativo: Las crisis como aliadas de nuestro crecimiento

En El Blog Alternativo: Artículos sobre Eva Monferrer

Otros artículos de SABIDURÍA PERENNE

 
Publicidad
 

Una Respuesta

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado