VOLVER AL CAMPO: una opción a valorar (revista Integral) 3/3

, , 3 Comments

volver al campo

“El retorno a los pueblos cada vez es una opción más real. Los urbanitas se mudan, pero no sólo para arar las tierras de sus padres o abuelos, sino también para poner en marcha sus propios negocios y mejorar su calidad de vida. Con este renacido RETORNO A LO LENTO Y NATURAL, los núcleos rurales se estántransformando para ofrecer servicios que dan cabida a toda clase de iniciativas.

Los nerorrurales son personas que desean cambiar su vida y dejar atrás el consumismo y el estrés. Rodeados de naturaleza, y con el deseo de ser auto-suficientes, se mudan a pequeños pueblos que les ofrecen acceso a la vivienda y una existencia asequible y tranquila. En el caso de aquellos que conservan sus raíces, cuentan además con el apoyo familiar de los que nunca se marcharon de estos espacios donde la vida sigue su curso natural”
Francesc Miralles e Isabel del Río

Serie de 3 posts con reportajes aparecidos en los medios de comunicación sobre el aumento del neo-ruralismo:

  • 1. Vuelta al campo: revista FHM, noviembre 2012
  • 2. Me voy al pueblo: El País, 9 diciembre 2012
  • 3. Volver al campo: revista Integral nº 393, septiembre 2012

“Desde que empezó la sangría de las crisis, los pueblos se han convertido en un refugio para cada vez más personas, una alternativa para jóvenes emprendedores y familias en apuros que se mudan al campo con el objeto de encontrar trabajo, vivienda económica y una vida más amable y sostenible”. Con esta frase tan esperanzadora empieza un artículo publicado en la revista Integral nº 393 firmado por Francesc Miralles e Isabel del Río en el que confirman la tendencia social, minoritaria pero existente, de mudarse de la ciudad al campo a la que llaman “neorruralismo o contraurbanismo” y exponen ejemplos y datos.

Según un informe de Randstand, la crisis ha hecho que el 71% de parados esté dispuesto a dejar su ciudad para encontrar trabajo, ya que ven en este cambio un modo de reencontrar la seguridad que han perdido y, paralelamente, “algunas profesiones creativas como artistas, diseñadores, programadores, así como de muchas otras ocupaciones que no exigen estar en medio de la jungla de asfalto se están desplazando al pueblecito de su infancia con unos costes fijos mucho más bajos, han podido desarrollar su vocación, reconectar con la naturaleza y dar un giro de 180 a sus vidas”

Comentan también que en las ciudades parece que hoy en día se han agotado las oportunidades, pero en muchos pueblos aún se buscan panaderos, electricistas, carpinteros, farmacéuticos… “Sólo es necesario tener el valor de renunciar a las promesas de la ciudad y regresar a la naturaleza, ya que los pueblos se nutren hoy en día de toda clase de profesiones y proyectos”. Pero recordamos, como se aclaró en el reportaje anterior, que “en los pueblos nadie regala nada y hay que llegar con un proyecto de negocio bien definido y pensando qué aportar a ese pueblo y no al revés”.

El artículo de Integral cita a Red Ibérica de Ecoaldeas, que conecta estos núcleos sociales con las personas interesadas, la Asociación de Vida Natural La Osa, la cual cuenta con más de 400 aldeas sostenibles repartidas por todo España, y Abraza la Tierra, una organización que nació en el 2004 y ofrece asesoramiento para encontrar vivienda, analizando nuevos proyectos y revitalizando el medio rural.

vivir campo

Los experimentos sociales tipo ermitaños de Henry Thoreau a finales del XIX y el jóven Christopher McCandless que se fue a vivir a Alaska en los 90 y murió por “imprudencia y temeridad”, según los nativos, se describen en detalle para que cada uno valore pros y contras y reflexione sobre el tipo de vida que espera, quiere y se construye en el campo.

“Volver al campo” se puede LEER EN ESTE PDF y a continuación adjuntamos el texto sobre Ecoaldeas, una de las opciones  en aumento y mejor valoradas:

Ecoaldeas

Robert Gilman era un astrofísico que se convirtió en antropólogo antes de impulsar el movimiento de los asentamientos sostenibles o Ecoaldeas, una filosofía de sociedad alternativa que respeta el medio ambiente guiándose por sus principios ecológicos y de cooperación. El movimiento se inició en los años ochenta en Centroeuropa, extendiéndose después por América, África, Europa y Oceanía.

Según palabras de su propio fundador, las ecoaldeas son «comunidades humanas que incluyen todos los aspectos importantes de la vida, integrándolos respetuosamente en el entorno natural, apoyando formas saludables de desarrollo y que pueden persistir indefinidamente».

En estas comunidades no existen las hipotecas, ni las facturas del gas o la luz. Se organizan de forma comunitaria, trabajan en cooperativas y rehabilitan casas de aldeas abandonadas para repoblarlas. Sus miembros aprovechan los recursos naturales y cooperan para garantizar una actividad económica que asegure la estabilidad de todos, contribuyendo en los gastos y compartiendo tareas.
Viven de la agricultura ecológica, con una alimentación sana y una salud basada en lo natural y alternativo. Abogan por la bioconstrucción, el reciclaje y las energías renovables.

Los primeros pueblos ecológicos en España se instalaron en los Pirineos catalanes durante los años noventa. Actualmente podemos encontrar un gran número de asentamientos de este tipo en Castilla y León, y algunos más en Andalucía, Cantabria y Asturias. Visto el rumbo actual de nuestra economía, es de prever que las ecoaldeas logren aún una mayor implantación en todos los pueblos de España

Sitio oficial: revista Integral 393

DESCARGAR PDF

En El Blog Alternativo: otras historias de neorrurales

Sobre emprendedores

 
Publicidad
 

3 Comentarios

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado