EMPODERARSE o no empoderarse. He ahí la cuestión: entrevista a Nohemí Hervada

, , 4 Comments

podemos hohemi hervada

Algo debe estar pasando en la sociedad para que tantas personas descubran de repente que necesitan “empoderarse” para dejar de vivir en standby. Pasar de la inercia a coger el timón de nuestro propio camino es un proceso personal e intrasferible pero cada vez existen más herramientas para orientarnos y apoyarnos.

“Empoderamiento” tiene un significado diferente según el contexto en el que nos movamos y tiene una gran trascendencia social porque a más poder personal, menos sumisión y manipulación externa.

Entrevistamos a Nohemí Hervada, madre de tres hijos, pionera en la divulgación del porteo y la crianza con apego en España, escritora, bloguera, conferenciante, asesora, formadora, emprendedora y, sobre todo, una persona dinámica y en constante evolución.

¿Merece la pena empoderarse? Esto nos explica Nohemí:

 

 

1. ¿Qué es eso del empoderamiento que tanto se escucha últimamente?

Pues imagino que como en casi todo, cada uno le dará un significado y un sentido al término. Hay que tener en cuenta que es una palabra relativamente nueva en nuestro vocabulario, y diría más, que es un concepto relativamente nuevo en nuestra vida casi guionizada al milímetro.

Los anglosajones lo tienen más fácil ya que es un concepto que sí llevan años trabajando, sobre todo en el mundo de los negocios. A ellos es fácil hacerles entender qué se trabaja en un taller de empoderamiento. No tienen tantos prejuicios con la palabra, porque la conocen y la reconocen: (Empowerment).

Nosotros, en España, la conocemos a través de los discursos de quienes la introdujeron en nuestras lecturas sobre maternidad y claro, eso condiciona. No dejamos de asociar el mensaje al emisor. Es fascinante observar cómo nos limita el lenguaje. Y a la vez nos da tantas posibilidades de apertura si sabemos llevarlo a nuestro terreno…

Por eso suelo empezar los talleres preguntando a los asistentes qué es para ellos el  empoderamiento. Me gusta oírles expresar en sus propias palabras qué creen que es el taller, qué esperan que yo haga, qué piensan que necesitan, por qué se animan a hacerlo. Muchos coinciden en algunos de los conceptos básicos: fuerza, poder, autocontrol, autoestima, reafirmación, seguridad, autoridad, empuje, determinación…

Por lo general, hay tantos matices como personas. Porque no hay nada del todo objetivo, todo lo tamizamos por nuestra propia percepción y bagaje personal. Y sobre todo por nuestros prejuicios. Si algo pone de manifiesto el trabajo en mis talleres, es la gran cantidad de prejuicios que arrastramos. Muchos se sorprenden al tomar conciencia.

Y a mí me encanta esa parte del trabajo: remover cimientos. Porque para empoderarse hay que tener sobre todo una base sólida, cuanto más firme mejor, y es algo de lo que carecemos la mayoría.

2. ¿Qué aporta el empoderamiento a la persona?

Principalmente saber quién es, en qué situación real está ante la vida, ante sí mismo, ante los demás, qué la ha llevado ahí, por qué reacciona como reacciona, qué lugares propios cede, qué derechos no ejerce, etc. Una vez sabido todo eso la persona empoderada toma las riendas para vivir la vida que merece, la que le corresponde por derecho. Sabe identificar sus derechos intrínsecos, cuáles son los límites nunca traspasables, cuándo puede ser negociable y cuándo no y lo más importante:  sus decisiones y acciones son encaminadas a actuar en consecuencia… Dicho así parece fácil ¿no? En realidad es todo un proceso.

3. ¿Está la sociedad actual empoderada?

Evidentemente NO. No hay más que ver o leer las noticias.

4. ¿Qué colectivos consideras tu que son los menos empoderados?

Aquellos socialmente desfavorecidos por uno u otro motivo.

Parto de la base de que TODOS estamos desempoderados, pero si a eso le sumas cualquier factor añadido como ser mujer, mujer y madre, desempleado, enfermo… y un largo etcétera, la lista es tristemente larga.

Y eso hablando de adultos, porque el término implica cierta capacidad que presumimos que los niños aún no disponen… pero los bebés y niños son los más desfavorecidos de todos. No votan, no compran, no se tiene en cuenta su opinión y sus derechos se vulneran constantemente en favor de otros.

bebusmo

5. ¿Cuáles son los riesgos y los prejuicios en torno al empoderamiento? ¿Arrogancia, frivolidad, falsa imagen, … pueden ir asociados al proceso de empoderamiento?

Riesgos te diría que ninguno, salvo el de tener una sociedad madura que no acepte tiranos, ni estafadores, ni manipuladores que les dirijan (use discernimiento el lector).

Los prejuicios que comentas se dan cuando la idea de lo que yo creo que es empoderamiento no es la correcta.

Si yo creo que estar empoderada es hacer mi santa voluntad, pues entonces sí tenemos un problema, porque puede que mi santa voluntad sea ser la tirana o la estafadora o la manipuladora de turno. O sencillamente que esté acostumbrada a decidir por los demás o a obtener lo que quiero a toda costa. Eso no es empoderamiento. Eso será abuso de poder, un ego exarcebado, deseo de destacar,  de satisfacer mi necesidad de atención siendo considerada una líder o una gurú… El empoderamiento no es nada de eso.

Del mismo modo que no es estar permanentemente cabreada. Una persona que sabe cuál es su poder propio y cómo usarlo respetando a los demás no batalla tanto como podríamos pensar.

De hecho, batallar mucho suele ser un síntoma de lo contrario. Créeme, yo he estado en ese grupo mucho tiempo.

Tampoco sería frívola, pues la persona empoderada tiene una base sólida que la reafirma en lo que hace, no es insustancial.

En cuanto a la imagen, cada vez estoy más convencida que si la imagen que proyectamos no va en consonancia con nuestro yo interno, perdemos fuerza y poder. Dar una falsa imagen no es estar empoderada porque de hecho esconder o tapar lo que somos es señal de no aceptación, de no gustarnos, de avergonzarnos incluso, de nosotros mismos. Además no sirve de nada, no podemos engañar mucho tiempo, tarde o temprano nuestro verdadero yo sale, sea cual sea el disfraz que usemos para esconderlo. Y quedar al descubierto en una farsa es una de las cosas más vergonzosas que hay. Por eso una persona empoderada o que trabaja para serlo lo que hace no es esconder lo que es, sino analizar qué rasgos de los no deseables puede pulir y/o transformar para lograr su objetivo

6. ¿El empoderamiento se puede comprar en el super/cursos o es un proceso interno y gratuito?

Ningún trabajo de desarrollo personal se puede comprar. Si pagando se operaran cambios en las personas para hacernos más felices no habría Cristinas Onassis en el mundo.

Todo proceso de análisis y cambio es personal. El análisis ha de ser de uno mismo y las ganas de cambiar también. Es como el deseo de desengancharse de una droga: no vale que me lleve mi pareja o mi madre. Tengo que querer yo y estar dispuesto a hacerlo yo y a vivir el proceso yo, por muy doloroso que me resulte. Y en este tema en concreto sería una paradoja ¿no? Pensar que “otro” puede darnos el poder propio.

Otra cosa es que podamos optar por hacer ese proceso en compañía. Para algunas personas acudir a un taller en el que se planteen las preguntas necesarias para ese análisis personal y/o colectivo,  donde se nos apunten las direcciones posibles hacia las cuales dirigir ese trabajo,  y donde nos faciliten herramientas sencillas y prácticas para implementar esos cambios puede ser “su forma” de hacer el proceso. Es una opción y es tan válida y respetable como la del que opta por hacerlo solo.

Una vez más no hay una única forma de hacerlo, o una forma “mejor”. Cada uno debe escoger la que le funcione o le apetezca. Y los demás debemos respetarlo.

7.  Y si optamos por un curso, ¿cómo elegir un buen curso de empoderamiento?

Yo es que creo que el término “curso” igual no es el más correcto. “Curso” me transmite la idea de aceptar el conocimiento de otro experto en la materia. Es como ir y que nos provean las respuestas a las preguntas. Y mi opinión es que de ese modo perpetuaríamos el problema. Necesitamos entender que de lo que vamos sobrados es de respuestas de otros a nuestras propias preguntas, o peor aún, de vivir sin hacernos preguntas.

Empoderarse no es que otro me diga lo que tengo que hacer, por tanto no se puede ser maestro de empoderamiento, ni otorgar un diploma acreditando que otro lo está. Todos esos mecanismos de medidas, valoraciones y certificaciones externas son propias del desempoderamiento colectivo, social y personal.

A mí me gusta más llamarlos talleres por la connotación de trabajo conjunto que tiene esa palabra, aunque en el fondo, cómo lo llamemos no es lo principal si tenemos claro el objetivo, y el medio para lograrlo.

En ese sentido, lo importante creo yo, cuando se decide hacer un taller de este tipo, es escoger quién va a transitar con nosotros ese proceso. Si es alguien con un trabajo propio hecho, con experiencia en conducir talleres participativos, y que nos transmita confianza si eso es lo que necesitamos y/o fuerza para arrancar el camino.

Evidentemente a eso habrá que sumarle la calidad del contenido del taller.  Y por cierto, asegurarse que es trabajo de esa persona y no una copia. Es increíble ver a personas ofertando talleres apropiándose el trabajo de otra, lo que aparte de ser poco ético, no dejaría de ser una prueba de que adolecen de lo que intentan vender.

empoderate

8. ¿Puedo ser una mujer empoderada y desaliñada a la vez o existe alguna relación entre estética determinada y poder personal?

Pues depende de lo que quiera uno transmitir y desde dónde lo haga.

Yo respeto, por supuesto, a quien escoge el desaliño personal como forma de vida o de reivindicación incluso. Lo que hay que tener claro no obstante, es  que si yo escojo esa opción tengo que aceptar que los demás van a leer en mi acción una serie de mensajes, quizás no los que yo creo que lanzo. Si estoy dispuesta a pagar ese precio, perfecto.

Pero a mí de este tema lo que me interesa no es la opción personal de cada uno, que ya digo que todas son respetables. Lo que me interesa es desmontar los prejuicios que tenemos sobre la imagen, sobre el arreglo, sobre la belleza, sobre lo femenino.

Vivimos rodeados de estereotipos que nos influyen y mucho. A las mujeres mucho más pues somos más juzgadas por nuestra apariencia que los hombres. Eso no lo niega nadie. Y parece lógico que una forma de no seguir estando influenciada por estos estereotipos sea yendo justo en contra. Pero resulta que este discurso para mi pierde fuerza cuando caemos en lo que criticamos: “Quiero ir desaliñada porque no quiero que me obliguen a arreglarme de cierta forma, pero me permito criticar a la que sí se arregla de cierta forma”.

O si no me preocupa mi aspecto pero sí el de mi casa, el de mi lugar y/o herramientas de trabajo,el de mi web, el de mis hijos…  ¿no hay un doble rasero? Mi propuesta es que reflexionemos sobre ello.

Creo que hay más prejuicios entre las que defienden el “desaliño” que entre las otras. Por no hablar de lo que encierra a veces ese afán por no destacar, por no ser vista… es un tema que da para mucho… como poco para un taller…ja,ja,ja

Pero sí hay relación entre la estética y el poder personal, o mejor dicho entre la imagen que proyectamos, que abarca mucho más que la estética, y el poder personal.  Todos sabemos que cuando nuestra imagen es buena ganamos en seguridad y confianza. No es el único factor, ni es todo lo que somos, pero sí es parte de lo que somos. Lo ideal es que todo sea un conjunto armónico: ahí reside el verdadero poder.

9. ¿Quién es Nohemí Hervada y cómo llegó a este tema?

Nohemí Hervada es una “simple mamá” que un día se cansó de que le pidieran credenciales para ser ella misma.

nohemi hervada

A nivel profesional he sido un culo inquieto. Unas veces movida por la necesidad y  las circunstancias y otras por voluntad propia, he hecho muchas cosas diferentes.  De todo aprendí, y todo ello contribuyó a ser la emprendedora que soy hoy.

Soy algo así como una persona multidisciplinar, que cree en la interrelación de todos los procesos más que en la compartimentación que tanto nos venden como camino al éxito.

nohemi

En el mundo de internet empecé a ser conocida por mi blog Mimos y Teta y por ser la primera española en grabar videos de instrucciones de uso de portabebés. Monté una tienda on line, cofundé Red Canguro, publiqué junto a otras blogueras el libro Una Nueva Maternidad, he colaborado con artículos en varias revistas, he participado como ponente en diferentes congresos online y presenciales… digamos que empecé divulgando aquello en lo que creía a las familias de mi entorno, e internet me ofreció una oportunidad de ampliar esa divulgación al mundo entero.

Soy básicamente una mujer que cree en lo que hace y que ha aprendido de sus muchos errores. Mi trabajo profesional, sobre todo en la formación de Asesoras Continuum es una recopilación de mucho de lo que he aprendido en mi trabajo, de las cosas buenas y valiosas, y sobre todo, de lo que he aprendido de mis fracasos y mis meteduras de pata varias.

En el aspecto concreto de mi trabajo en los talleres, estos surgieron a raíz de lo que llevo experimentado y reflexionado en mi propia vida, de lo que he escrito en mis artículos, de lo que he compartido con los muchos cientos de familias que he tratado en estos años, de mi bagaje y formación anteriores. A todo eso le di forma de taller como una propuesta de trabajo, primero para las madres que son la mayoría de mis seguidoras, y luego extensible a cualquiera a nivel individual o grupal.

10. ¿Cuáles son tus cursos al respecto y qué ofreces en ellos?

Ofrezco actualmente 3 talleres diferentes de desarrollo personal.

“Empodérate” y “Sácate Partido”: en los que trabajo lo  que he ido contando a lo largo de esta entrevista.

Ambos talleres incluyen una especie de coaching personal y grupal posterior en un grupo privado de Facebook. Son talleres que me han reportado una gran satisfacción personal por los efectos que está teniendo en la vida de quienes lo han hecho. Eso es lo que da valor a mi trabajo: el resultado que obtienen quienes lo han pagado. Sus testimonios son mi mejor publicidad. Bueno, las críticas también ;-) . Varias personas me confesaron que los hicieron por curiosidad al ver cómo los criticaban de frívolos y de otras cosas.

El último que he lanzado es  “AsesorAr-te”:  dirigido a cualquier sector donde se trabaje con y para los clientes. Desde asesoras de lactancia o porteo a gestores administrativos, a nivel personal, a nivel de grupos de formación o de empresa. Este espero que dé tanto que hablar como los anteriores.

Este trabajo lo compagino con mi gran proyecto empresarial que es la Dirección de la Formación de Asesoras Continuum y de Asesoras de Porteo Mimos y Teta. Cursos pioneros en el fondo y en la forma por ser la primera gran formación internacional de Asesoras de Maternidad, online, que aúna formación, experiencia, habilidades de comunicación y coaching para su Emprendimiento.

11. ¿Cómo crees que sería una sociedad con todos sus miembros empoderados y con conciencia?

¿Una utopía?

12. ¿Qué 5 consejos nos darías a las mujeres, y las madres en concreto, para vivir el camino del empoderamiento?

  1. Mírate. Este es el primer paso. Las mujeres, sobre todo las madres somos casi invisibles, no solo para la sociedad, sino para nosotras mismas. Como dijo alguien: “tenemos que salir en la foto” .Si no nos miramos nosotras mismas ¿cómo nos van a mirar los demás?
  2. Conòcete. De verdad, desde dentro y desde fuera. Sin excusas ni máscaras. Vas a ser tu única compañía asegurada el resto de tu vida. Todos los demás pueden ir y venir. Cuanto mejor te conozcas más fácil el camino.
  3. Gústate. Este es el trabajo quizás más difícil de hacer, pero es fundamental.
  4. Define los límites que no vas a permitir que otros traspasen contigo. Y respétate y hazte respetar manteniéndolos.
  5. Decide qué vida quieres vivir y trabaja para conseguirla

Relacionado

 

 

 
Publicidad
 

4 Comentarios

    • Nohemí Hervada

      19 agosto 2013 19:16

      HOla Alberto:
      Encantada de saludarte. Si preguntas sobre mi trabajo con estos talleres, puedes entrar a mi web en los enlaces del propio artículo o aquí: http://www.desarrollopersonalnh.com.
      Ahora mismo tengo programado un seminario en vivo en Valencia el 24 de septiembre y en Madrid aun estoy por concretar fecha, pero será más o menos por esas fechas.
      Los talleres están grabados para quienes quieren hacerlos on line.
      Si tienes alguna pregunta más concreta puedes contactar conmigo desde mi web.
      Un saludo
      Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado