CONSUMIR MENOS, VIVIR MEJOR: ideas prácticas para un consumo más consciente: libro en pdf

, , 7 Comments

CONSUMIR_MENOS

“El afán de crecer y crecer y el consumismo han devorado la calidad de vida. Nos han contado el cuento de que el crecimiento mejora nuestra calidad de vida. Es posible que en algo haya mejorado, pero lo razonable es buscar un equilibrio para recuperar lo bueno de antes y de ahora. En realidad, todo lo que se hace es por intereses de empresa. Un estudio de la alianza global por una banca con valores, que agrupa a más de veinte bancos éticos, compara sus resultados con los de los 19 bancos más importantes del mundo y concluye que los bancos con valores son más rentables que la gran banca. Hay OTRAS MANERAS DE SER RENTABLES. Rentabilidad y destrucción medioambiental e injusticia no tienen que ir de la mano. Puede haber una rentabilidad basada en un reparto del trabajo, en justicia social y que, a la vez, ofrezca rentabilidad empresarial.

Vivir con menos no sólo es necesario para contruir un mundo más solidario y sostenible, también puede ser una manera de hacer nuestro día a día más relajado y satisfactorio, más gozoso y saludable”

Imagen de previsualización de YouTube

En el 2008, año de publicación del libro “Consumir menos, vivir mejor: ideas prácticas para un consumo más consciente“, su autor Toni Lodeiro explicaba que las 3 “V” del consumo eran vivienda, vehículo y vacaciones y que nos ataban a una cadena en la que se vive para trabajar y no se trabaja para vivir.

En 5 años, la economía ha cambiado drásticamente -para la mayoría- y la conciencia social también, y las propuestas de Toni Lodeiro ya no se ven como radicales o exóticas sino como necesarias en muchos casos e interesantes para tenerlas en cuenta en otros.

El afan de crecimiento económico ha mostrado su lado amargo y esto ha permitido que salgan a la luz miles de alternativas en todos los ámbitos de la vida diaria. “Consumir menos, vivir mejor” las recopila y nos las ofrece para que cada uno reflexione y adapte lo que le convenga desde la libertad individual.

Consciencia + placer + responsabilidad
“Así que ni culpa ni balones fuera, ni lavarnos las manos y esperar a que venga la revolución y nos salve, ni liarnos la manta a la cabeza tipo Teresa de Calcuta o Che Guevara a dar la vida por la causa.

Tomar consciencia de lo que nos conviene para cuidarnos y cuidar el planeta y sus gentes. Activarnos y acostumbrarnos a responsabilizarnos, pero disfrutando de la vida, sin querer cargar con más peso del que nos toca –que ya es bastante–. Ir mejorando, e intentar no reproducir actitudes que criticamos en otras, pero sin perfeccionismos, e intentando disfrutar en el camino”

Consumir menos, vivir mejorse puede leer ONLINE o está a la venta en versión impresa, tiene 500 páginas y cubre temas como el papel de las multinacionales, autogestión de la salud, simplicidad de vida, trabajo, energía, agua, basuras, alimentación, soberanía alimentaria, limpieza e higiene, partos, doulas, crianza, ocio, dinero ético, turismo, bioconstrucción, cooperativas, sofware libre y más.

Su información y datos no se han quedado obsoletos y siguen siendo válidos y prácticos, aunque se puede ampliar más porque son todos temas muy actuales.

Antes se podía pensar “¿para qué vivir de otra manera?” y ahora habrá que decir que “menos mal que existen alternativas que funcionan”.

Gracias Toni Lodeiro por haber hecho camino…

Y este es un texto del libro:

¿Qué saco yo en limpio con tanta complicación?

Estamos de acuerdo en que esta historia es muy necesaria y justa, pero concretando a corto plazo, ¿qué saco yo en limpio?

• Al analizar mis hábitos de vida, me doy cuenta de cómo “el sistema” (leyes, culturas, intereses económicos…) dirige mi vida y mis actos concretos: cómo me visto, qué música escucho, si me permito apagar el móvil y estar “fuera de control”), también tomo consciencia de cómo, a su vez, mis actos influyen en el entorno (si abren supermercados y cierran tiendas de barrio, si ponen más antenas de telefonía móvil).

• Ver que muchas cosas “normales” son “mandatos sociales” y no deberes universales, me ayuda a soltar lastre, librándome de falsas necesidades que, sin gustarme, se me han ido colando poco a poco. Puedo dejar de hacer lo que hace todo el mundo sin complejos y sin sentimiento de que me voy a pegar la gran ostia.

No voy a hacer horas extras para luego pagar la hipoteca del piso y del coche, el dvd y el ordenador, y voy a intentar apagar el móvil por la noche, a la hora de la siesta, cuando vea una peli, y siempre que me apetezca.

• Tomo una postura activa y voy reduciendo la brecha que hay entre cómo vivo y cómo me gustaría hacerlo. Me empodero, paso de elegida a elegir, de objeto pasivo a protagonista activa que escribe su propio guión.

• Me abro a una manera de pensar menos individualista que me ayuda a sentirme parte (y no a-parte) de mi entorno y del planeta. El sentir que decido vivir mi vida conforme a mis valores –ética–, y el sentir que formo parte de una comunidad a la que aporto mi granito de arena, puede hacernos sentir mucha satisfacción.

• Si nuestro entorno mejora –o se degrada más lentamente, según los casos–, será más agradable vivir en él.

También podemos beneficiarnos de cosillas más concretas:

• Ahorrar dinero.
• Tener más tiempo para las cosas que nos gustan.
• Conocer gente y hacer nuevas amistades.
• Aprender cosas nuevas, nuevas aficiones o vocaciones.
• Ganar salud.

Sitio oficial: CONSUMIR MENOS, VIVIR MEJOR

Descarga del libro en PDF

VENTA ONLINE del libro

Más info: 1 y 2

Relacionado

 

 
Publicidad
 

7 Comentarios

    • Osward

      12 junio 2015 00:11

      Al principio, en el libro explica que usaría el contexto dirigido hacia el público en general, y que pronombres como “nosotros” se usan para hombres y mujeres se dejan a un lado para evitar clasificarnos en los géneros que siempre han existido cuando se pueden usar, por ejemplo, “nosotras los hombres”. Bueno, yo así lo entendí jeje.
      Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado