Despierta tu poeta interior: palabras de amor

, , 1 Comment

IMG-20150213-WA0001

Dime que me entiendes
y me fundiré en nuestro error.

Dime que me aprecias
y sellaré nuestra intención.

Dime que me valoras
y atraparemos la ilusión.

Dime que me admiras
y nuestra envidia se irá con tu voz .

Dime que me quieres
y no te daré una razón.

Dime que me amas
y me abrazaré a tu corazón.

Itziar Azkona 

Culturalmente hemos asociado las palabras de Amor a aquellas situaciones más románticas de nuestra vida. Entre lo que ha potenciado la industria del cine americano y el esfuerzo que el sistema ha hecho por ridiculizar la parte más femenina de la expresión de las emociones hacia los demás, hemos olvidado lo que es hablar con amor en todo momento y para todos los demás.

Cuentan que unos investigadores rusos hallaron una equivalencia exacta entre la onda vibracional resultante de pronunciar las letras del alfabeto hebreo y su forma al escribirlas. Aunque aún hay muchos que dicen que esto y lo otro no se puede demostrar porque no hay pruebas científicas, los seres que navegamos ya a puertas del nuevo paradigma sabemos que sólo es cuestión de tiempo que las pruebas científicas lleguen. Pero aún tardarán porque si llegaran todas de golpe nos anularían la capacidad de experimentar por nosotros mismos, es decir, no desarrollaríamos la ciencia más potente que hay, la nuestra propia y no potenciaríamos nuestra mente abstracta.

Así que, la pruebas de la mente concreta van llegando poco a poco, como guiños hacia los que vamos hollando el sendero de la fe, la confianza y la determinación hacia un otro mundo que ya, más que posible, empieza a ser una realidad. Y nos dicen estos guiños que las palabras, como sonido que son, llevan vibración, luz y color y forman un campo energético que afecta a todo aquello que encontramos por el camino.

Toda pócima mágica tuvo siempre un conjuro hecho de palabras. El “abracadabra” de la magia no es casualidad. Es el paso siguiente al pensamiento y a la intención, es uno más de los elementos que concretan y materializan la posibilidad de lo que deseamos alcanzar. Las palabras forman parte indisoluble de la magia. Pero no cualquier palabra sino las palabras de amor. Ya lo dijo el cantante y poeta.

Por eso debemos desaprender y reaprender a hablar. Y aunque quienes leáis y conectéis con lo que quiero decir aún falta lo más importante de esta receta. Cambiar las palabras y cambiar la estructura de las frases no lo es todo. Aún faltaría cambiar el lugar desde el que hablamos. Ahora mismo hablamos, sobre todo, desde la mente, sin tener en cuenta que tenemos todo el resto del cuerpo. Las palabras de amor nacen de una unión mente-corazón y de una coherencia entre ambos lugares de acción.

Podrás empezar a no insultar,a no gritar, a no decir a los demás “lo que tienen o lo no tienen que hacer”, a no cantarles “lo que son y lo que no son”, pero la intención de la palabra, el lugar desde donde nacen y la responsabilidad de tu parte en el mensaje son parte del nuevo territorio que queremos crear. Primero observa cuántas veces discutes pero después observa cuantas veces utilizas la palabra “tu” cuando discutes. El conflicto forma parte de la vida, sin él no hay evolución. Pero el conflicto necesario, desde la propia responsabilidad en ese conflicto, al menos del 50%, es decir de la parte que me toca, es lo que realmente nos hace crecer. El resto es sólo fuga de energía, pérdida de amor.

Las palabras de amor no son sólo para “el ser amado” sino para todos los seres que nos rodean, puesto que todos deberían de ser amados. Hay muchas formas de amor, no sólo el amor de pareja es el que merece un color y una forma especial. La palabra puede ser bella, siempre, y la belleza es amor y eso no te hará nunca ni cursi ni ridículo. Llegará ese momento en que en las escuelas se enseñe psicología evolutiva e inteligencia consciente para profundizar y enseñar el poder de la palabra. Llegará ese momento en que todos estemos comprometidos con educar para la felicidad.

Aunque sea sólo por hoy habla suave y despacio. Y dí a todo aquel que te encuentres por el camino algo bonito, algo hermoso. Practica hoy, durante todo el día el poder de las palabras de amor. Al hablar despacio facilitas una mayor conexión mente-cuerpo-corazón. Al hablar suave imprimes un color más pastel a tus palabras y un tono mucho más amable. Y mientras practicas observa cómo te sientes tú y observa cómo reaccionan los demás. Si tienes miedo o te da vergüenza, ¡qué más da!, estás jugando, estas probando. Tú eres el científico de tu vida. Al experimentar hallarás resultados y podrás decidir cómo hablar de ahora en adelante, cada día de tú vida.

Pero…¡Ojo! no todos los seres de este planeta conocen este idioma, lo mismo que muchas personas sólo hablan su idioma materno, no todo el mundo entiende el idioma del corazón así que alerta ante reacciones negativas o personas tóxicas. El amor también es firmeza al decir “contigo nada más que decir”, media vuelta y a seguir tu camino. El silencio también es otra opción, ya que en él también hay mucho amor. No desestimes el poder de la palabra de amor con firmeza que marca límites ni el poder de la palabra que nace de no decir nada en el momento en que sostener, en silencio, una situación incómoda es lo mejor que se puede hacer. Porque no decir también es decir lo mismo que no hacer también es hacer. Decide, expresa y ajusta en tu proceso continuo de aprender el lenguaje del amor, las palabras que nacen del corazón.

Escribe un poema al día…. y tu vida se hará poesía

Más artículos de El Rincón del Coaching aquí.
Más artículos de Despierta tu poeta interior aquí.

AUTORA: Itziar Azkona
Coach Transpersonal
Educadora para la Felicidad
Soy maestra de mi pasado, artesana de mi presente y aprendiz de mi futuro, algo mago merlín, maestra de Reiki, emprendedora, astróloga y escritora.
Web: http://www.coachingemodus.com/

firmacoachingevolutivo
 
Publicidad
 

Una Respuesta

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado