ALKIMIA DE EMOCIONES, espacio para sanar y liberar tus emociones. Entrevista a Jesús García

, , Leave a comment

Alkimia de Emociones

Hoy os traemos la entrevista que hemos realizado a Jesús García, creador del espacio Alkimia de Emociones. Nos habla de su proyecto y cómo puede ayudarnos a sanar y liberar las emociones para reconectar con la magia del corazón…

Hola Jesús ¿nos puedes explicar brevemente qué es Alkimia de Emociones?

Alkimia es un espacio de conciencia que te permite experimentar con tus emociones, conocerlas, saber de dónde vienen y que enseñanza tienen para ti. Es decir, se trata de tomar conciencia de los tejemanejes de nuestro ego, para desde esa información, poder decidir realmente dónde queremos estar, si en el miedo o en el Amor.

Te aseguro que una vez que se elige, no hay marcha atrás… la vida empieza a fluir de otra forma y esas cosas que estamos hartos de pedir al Universo y hartos de que no vengan, acaban viniendo.

Nos han enseñado a controlar las emociones. Pero, por ejemplo, si sentimos rabia y la encerramos dentro de nosotros… ¿no corremos el riesgo de que un día acabemos explotando?

Sí, es así o incluso peor. Las emociones que contenemos acaban degenerando en enfermedades, como ha traído a nuestro tiempo el Dr. Hamer.

Para que eso no ocurra, Alkimia genera un ambiente seguro y sin juicios, donde sale todo lo que tenga que salir, lo bueno y lo menos bueno. Con esto lo que conseguimos es generar acciones y reacciones diferentes a las que estamos acostumbrados, a esas que se nos disparan como patrones recurrentes de comportamiento.

Desde ese “ensayo” y con la profundidad del trabajo que llevamos a cabo, en nuestro cerebro se generan esquemas de memoria diferentes -lo que en neuropsicología se denominan engramas-, nuevas posibilidades de actuación, para enterrar lo viejo y vivir con una mirada diferente.

No se trata de “controlar” las emociones, se trata de “gestionarlas”…

En Alkimia de Emociones ¿se trabaja en grupo o de forma individual? ¿presencial u online?

Siempre es presencial, tanto en grupo, como de forma individual.

El trabajo individual es muy potente, tremendamente transformador, tengo personas que en dos sesiones han conseguido que su vida cambie de forma real, que han atraído lo que en verdad es para ellas. Y últimamente me han venido algunas personas inmersas en procesos de duelo muy dolorosos que están consiguiendo girarlos 180º hacia un estado de Amor auténtico. El dolor no se va, pero se vive de una forma diferente.

De todas formas, en el trabajo en grupo se genera auténtica magia. Nosotros los llamamos tribus, porque ese es el espíritu, el del compartir desde la autenticidad, el escuchar lo que cada uno trae, el saber que los demás están ahí para ti y para tu crecimiento y tú para los demás.

Pero es que algunas personas no nos sentimos cómodas compartiendo nuestras emociones en grupo…

Sí, lo sé, pero si seguimos en la zona de confort, nada nuevo va a pasar. Einstein decía que la definición de locura era hacer siempre lo mismo y esperar resultados diferentes.

Para la tranquilidad de los que nos lean, en Alkimia no se busca correr riesgos innecesarios, trabajamos desde lo que nutre tu Espíritu, no más allá. El dar el paso adelante, compartir con los demás, abrirse a la Tribu y recibir lo que hay, es decisión de cada uno y cada uno llega hasta donde quiere. Es un espacio de absoluto respeto por el otro y sus emociones, aunque eso no quita a que la Tribu le anime a dar ese pasito que puede ser completamente transformador.

¿Cómo es la metodología de trabajo en Alkimia de Emociones? ¿Qué ejercicios se hacen?

Inicialmente trabajamos desde las emociones negativas o limitantes, la que nuestro ego nos genera y que se resumen en una: MIEDO. Es nuestro escenario habitual y aunque estamos muy hechos a él, conseguimos manejarlo de una forma diferente, conocer sus esquemas y programas, la toma de conciencia que te decía.

Después trabajamos con las emociones positivas, para abrir la oportunidad de decidir estar ahí. Exploramos nuestro propósito de vida y dejamos a nuestro niño interior bien sanadito.

Después, hacemos un trabajo para entrar en el Espacio Sagrado del Corazón, algo que todas las tradiciones espirituales recogen, pero que han ocultado. Si tuviera que describirlo de alguna forma es como la cuevita donde vive nuestra alma.

Y todo esto lo hacemos trabajando desde el cuerpo físico, es fundamental prestarle mucha atención porque es la encarnación de nuestro Ser. Hacemos ejercicios de improvisación teatral, añadimos constelaciones en ellos, visualizaciones, meditaciones tumbados, sentados, de pie, en movimiento, ejercicios de escritura terapéutica y todo lo que nos ayude a tomar conciencia.

Y con todo esto, entenderás que estamos trabajando también el cuerpo mental, emocional y espiritual. Todos llevamos muchos años enganchados a emociones muy limitantes, repitiendo patrones y sin saber por qué, el trabajo ha de ser completo para conseguir deshacerlos y darnos la oportunidad real y vívida de decidir.

Hablas de ser espiritual y de Dios interior. ¿Tiene algo que ver con la religión?

¡Uy, no! La religión es precisamente un invento del ego de los hombres…

Teilhard de Chardin decía que no somos seres humanos en una aventura espiritual, somos seres espirituales en una aventura humana. Trabajamos desde la esencia, desde la conexión con el Ser, con el Universo, como le queramos llamar. Desde ahí solo se puede trabajar desde la autenticidad.

La expresión Dios Interior reconozco que me gusta, aunque hay gente que le rechina la palabra “Dios” por su asociación con la Iglesia católica. Nada más lejos de lo que llevamos a cabo…

¿Cómo ha ayudado Alkimia de Emociones a otras personas?

Mira, creo que se resume en tres palabras: CONCIENCIA, DISCERNIMIENTO y DECISIÓN.

Las personas toman conciencia de lo que realmente Son, desde ahí separan lo que es bueno para ellas de lo que no y toman las decisiones que necesitan para su vida. Cada uno a su ritmo, cada uno en el estadio de la vida en el que en ese momento le corresponde estar.

Pero si quieres que te cuente de casos específicos, me gusta hablar especialmente de los escépticos, los que vienen animados por otra persona y se creen que eso del teatro y las constelaciones no son para ellos, que no entran en un estado meditativo y menos consiguen llegar a visualizar nada. Esas personas son las que más deprisa realizan su transformación. Ya sabes aquello de “los últimos son los primeros”. Te reconozco que me encanta trabajar con ellas y ver como van perdiendo su armadura oxidada.

Muchas Gracias

Más información de Alkimia de Emociones y Jesús García:

Jseús García - Alkimia de Emociones

 

 
Publicidad
 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado