La Maternidad sin tabúes, de Nohemí Hervada

, , Leave a comment

nh3
Ya entrevistamos a Nohemí Hervada en 2013 sobre el empoderamiento y entonces se definía “como una “simple mamá” que un día se cansó de que le pidieran credenciales para ser ella misma“. Ahora publica el libro titulado “La Maternidad sin tabúes” con sus mejores textos y reflexiones sobre crianza, sociedad, bebés, mujeres, maternidad, paternidad, … , es decir, sobre la Vida en mayúsculas.

Irreverente, dulce, directa, profundamente empática con las madres y los bebés y políticamente incorrecta para una sociedad que no integra a los bebés ni a sus madres, leer a Nohemí siempre te hace pensar y muchas veces sana.

Estos son unos comentarios sobre su obra y abajo la introducción de “La Maternidad sin tabúes

“Nohemí Hervada es una de las blogueras de maternidad más importantes en lengua castellana. Empresaria de éxito, formadora, cooperante… es el ejemplo de conciliación verdadera que podríamos imaginar para el futuro: ser madre y hacerse a sí misma, realizándose profesionalmente a la vez que portea, amamanta y cuida a sus cachorros. La lectura de sus artículos es la inspiración que necesitamos para saber que es posible tenerlo”
Ileana Medina Hernández
“Nohemí es una gran mujer de mi Tribu, todas las mujeres lo somos, pero ella tiene el poder de mostrarlo para que otras madres y mujeres despierten su propia luz. Deseo que sus palabras te ayuden a conquistar la mejor versión de ti misma”
Cristina Romero Miralles
“No es signo de inteligencia adaptarse a una sociedad enferma“. Esta reflexión de Krishnamurti se puede aplicar a muchos aspectos sociales y la crianza es uno de los más importantes por su influencia en la vida de la persona y en el futuro de todos. Los artículos de Nohemí Hervada nos lo ponen en bandeja porque son incómodos, nos obligan a cuestionar nuestras creencias, a conocer otras realidades y a discernir lo que es mejor para nuestros hijos y nuestra familia. Pocas cosas son tan profundamente liberadoras y alquímicas como una crianza consciente y feliz que respete a la madre/padre y a las criaturas. Os invito a acercaros a estas páginas con mente y corazón abiertos y actuar en consecuencia”

María del Mar Jiménez Redal

Y esta es la introducción del libro:

Introducción

Por eso escribo, porque soy así,
escribo como soy y soy como escribo.

No recuerdo cuándo empecé a escribir. No tengo recuerdos de verme escribiendo muy pequeña. Sí de leer pronto.  Leí muy pronto, demasiado pronto creo…como casi todo en mi vida. No sé por qué me parece que tuve prisa siempre. Según me contaban, “aparecí en el mundo” sin ser buscada, antes de que mis padres pudieran disfrutar de su matrimonio solos. Nací un poco antes de tiempo. Necesité comer antes que otros niños por eso tomé teta sólo 3 meses (según mi abuela me quedaba con hambre con el pecho). Muy pronto fui la niña mayor ejemplar de una familia que se llenaría de primos y hermanos.

Muy pronto fui una niña seria y responsable. Muy pronto fui  al colegio sola. Muy pronto fui al médico y al dentista sola. Muy pronto me encargué de tareas de adultos. Muy pronto supe de problemas de parejas y de infidelidades, de violencias visibles e invisibles y de relaciones tóxicas. Muy pronto supe de la incoherencia de los adultos y de sus abusos hacia quienes consideran más débiles. Muy pronto fui carne de cañón en una guerra a la que nadie debería haberme invitado. Muy pronto, demasiado pronto, supe que el mundo está lleno de “hombres malos” y niños desprotegidos.

Muy pronto aprendí a desenvolverme sola, en el colegio, con los profesores, con los otros niños,  con los mayores y con los pequeños. Muy pronto oí a todo el mundo decir lo muy lista y muy espabilada que era yo. Muy tarde entendí la verdad que esconde ser una niña responsable e independiente, que no es otra que estar abandonada y no tener más opción que aprender a cuidarte por ti misma.

Y un día, imagino que por estar sola y sentirme sola, me di cuenta que podía escribir. No lo que me dictaban, no lo que se supone que se esperaba de mí, sino lo que yo quería. Muy pronto reconocí la libertad que da poder expresarlo todo. Pocas cosas hay tan ilimitadas como todo lo que uno puede imaginar y escribir. Y pocas cosas te hacen sentirte más fuerte que poner en palabras lo que deseas.

Descubrí la alquimia de las palabras, la magia de convertir signos en letras, de juntarlas en palabras que crean frases que encierran hechos, ideas y emociones. Atesoro el hecho de poder “realizar”, no en el sentido común del verbo, sino como lo expresa el frances:  “réaliser”, convertir algo en real, materializar lo virtual, lo intangible. Tenemos el poder, con las palabras, de sacar  lo inmaterial de nuestra mente, corazón o alma y ponerlo frente a nosotros y frente al mundo y  el privilegio de ver cómo, en cierto sentido, cobra vida. Hasta los libros sagrados unen la divinidad con “el Verbo”  o “La Palabra”  o con el hecho de recitar su mensaje.

Escribir me permite contar historias. Historias mías, de otros,  historias que oigo, historias que me cuentan, que invento. Puedo contar las cosas que me pasan o  imaginar que la historia acaba de otro modo. Porque cuando la realidad se antoja brutalmente aburrida o cuando hablas y los demás entienden algo diferente a lo que tú querías expresar,  el papel siempre te da otra oportunidad. Siempre puedes borrar o añadir o reconducir una historia. De hecho, cuando escribes, no hay finales absolutos. En la literatura, la muerte no tiene por qué ser el fin. Se puede pactar con el diablo si es menester para vencer ese enemigo implacable.  Puedes creer en la reencarnación o “atravesar océanos de tiempo” para reencontrarte con alguien sólo con imaginarlo.  Hay quien cree que imaginar algo es el primer paso para realizarlo.

O no. Pero mientras lo imaginas y lo plasmas, es, en cierto modo, vivido. Y del mismo modo que oír una historia nos puede trasladar a sentirla, escribirla nos hace directores de una orquesta mágica donde todos pueden ser y hacer lo que queramos. Las escritoras pueden ser sensibles y frágiles o fuertes y decididas, todo en la misma historia, en diferentes momentos. Los piratas pueden ser misteriosos o estúpidos arrogantes. Pueden ser ambas cosas a la vez, o ninguna. El narrador puede contemplarlo todo desde fuera y contarlo fríamente o tomar partido. No hay reglas, todo vale. Imagínalo, escríbelo, compártelo.

Y el que lee lo leerá también como él quiera o sepa o esté preparado. Nadie lee de forma aséptica, como nadie escribe de forma aséptica una historia. Cuando escribes, tus palabras, tus giros, tus emociones parecidas a las de los protagonistas quedan ahí. Y tú que  lees, pones tu propia historia en esa historia. Quizás sale de tu memoria algo parecido. O suspiras deseando llenar tu vida de esa vivencia que empieza siendo  la imagen de trazos en un papel  o lineas en una pantalla que atraviesan barreras invisibles y crean imágenes en tu mente. Ves lo que lees. Sientes lo que lees,

Yo a veces siento que siento demasiado y me es insoportable. Y entonces escribo para sentirlo por última vez. Y a veces, sólo a veces, alivia. Un lapso de tiempo corto.

Mis palabras mías quieren volver. Y con ellas las emociones entrelazadas a las curvas y las tildes. Como unas cuentas de un collar. La alegría, tristeza, amor, desamor, decepción, esperanza, deseo, rabia, ira, estupor, incluso el sentirse estúpida  y avergonzada… cuentas de emociones de cristal hiladas en un trazo que ya no escribo en el papel.

Este libro contiene algunos de mis centenares de textos escritos durante los últimos años para mis blogs. Algunos han sido ampliados y actualizados para  incluirlos en el libro.  No quería una simple recopilación de artículos, sino lanzar un desafío en forma de textos, de reflexiones, de preguntas. Una dosis de realidad en medio de la burbuja en que nos meten     (o nos metemos) al ser madres. Ya hay bastantes libros de consejos para madres, de guías, de recetas mágicas  para cuidar bebés. Cada vez hay más expertos que saben mejor que nosotras lo que es ser madre, y sobre todo, lo que es ser una buena o mala madre. Expertos casi siempre sin tetas, o con tetas y sin alma.

Este libro está escrito por una mujer que es madre, con tetas y con alma,  a veces con demasiada alma. Está escrito con leche y con sangre y con lágrimas. Porque eso es al final la maternidad: desenvolvernos en un mundo que olvida que nuestros cuerpos producen leche, sangre y lágrimas. Un mundo que nos quiere tan “asépticamente perfectas” que quiere impedir que goteemos. Pero eso es imposible, por eso cuando nos secan por un lado, goteamos de más por otro…

No es este un libro del todo íntimo, no me desnudo del todo, aunque no puedo evitar desnudarme un poco siempre que escribo. Quizás no conozcas tras leerlo todas mis facetas como mujer, como madre o como escritora, pero hay mucho de lo que soy expuesto en estas páginas. Te invito a leerlo, a coincidir conmigo o a cuestionarlo… Te invito a asentir mientras lo lees o a enfadarte. Porque  mi trabajo no es regalarte los oídos, ni siquiera es darte respuestas, sobre todo no mis respuestas. Mi trabajo es conseguir que te hagas más preguntas. Que encuentres tus propias respuestas.

He intentado con este libro abrir las puertas que no queremos abrir, mirar donde a veces incomoda mirar, encontrar aquello que no buscábamos. Te garantizo que tras esas puertas ocultas, esa incomodidad y esos encuentros inesperados, muchas veces, hay más luz que sombras. Y en cualquier caso, hay verdad, más o menos clara u oscura, más o menos aceptada o reconocida, pero es nuestra verdad.

No podemos enfrentarnos a los seres con más verdad del mundo, que son nuestro bebés, que llegan desprovistos de creencias, mentiras y prejuicios, sin saber un poco mejor quiénes somos y qué carga llevamos en nuestras mochilas. Ellos merecen, nosotras merecemos, tú mereces emprender este camino algo más libres de todas las creencias, mentiras y prejuicios que hemos ido almacenando a lo largo de nuestra vida. Merecen, merecemos, mereces, una Maternidad sin tabúes.

mh2

NOHEMÍ HERVADA

La maternidad sin tabúes
Web profesional
Mimos y Teta
Nohemí Hervada  en Facebook
Directora de  Asesoras Continuum

 
Publicidad
 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado