Ergonomía, salud y economía

, , 1 Comment

silla oficina

A menudo escuchamos hablar de ergonomía y de que tal o cual utensilio es ergonómico. La Real Academia Española define ergonomía como “Estudio de la adaptación de las máquinas, muebles y utensilios a la persona que los emplea habitualmente, para lograr una mayor comodidad y eficacia.”. Y para el término ergonómico “Dicho de un utensilio, de un mueble o de una máquina: Adaptados a las condiciones fisiológicas del usuario.” De estas definiciones se desprende la importancia de la ergonomía para la salud y que también se traduce en mejor economía (menor gasto sanitario, menos bajas laborales, etc.).

La ergonomía se ha ligado tradicionalmente al trabajo, pero es indispensable en cualquier actividad, tanto en casa como en el puesto de trabajo. Yo paso muchas horas delante de mi pantalla y desde hace varios años las sillas ergonómicas las considero muy importantes. Lo mismo puede decirse de las mesas de ordenador, que sean suficientemente grandes como para trabajar con amplitud y que, además, sean regulables en altura. El mobiliario ha de ser regulable para que se adapte a nuestras medidas y no al revés. Quizás tu trabajo no tenga que ver con los ordenadores, pero seguro que en casa el PC forma parte de tu ocio, por lo que la ergonomía sigue siendo importante en el hogar.

La ergonomía no solo habla de utensilios o aparatos que puedan adaptarse a la complexión de un individuo. También trata de cómo realizar determinados trabajos de forma cómoda y evitar lesiones. Dichas lesiones pueden ser provocadas por una sola acción o por mantener una mala postura en repetidas ocasiones. Por ejemplo para levantar un peso lo más adecuado es situarse cerca de la carga, flexionar las piernas con la espalda recta y coger la carga con las dos manos, para después levantarse suavemente y avanzar sin brusquedad. En la Universitat Politècnica de Catalunya han editado una serie de RE (recomendaciones ergonómicas) en forma de fichas ilustradas. Os recomiendo conocerlas haciendo click en este enlace.

A veces somos un tanto irresponsables (yo el primero) y no calibramos bién los riesgos: “puedo perfectamente con este paquete”, “no me molesto en ir a buscar un carrito para transportar esta caja”, “la postura es incómoda pero será solo un momento”. Este tipo de actitudes acaban provocando lesiones musculares, esqueléticas y de otros tipos. Esta disminución de salud provoca una peor calidad de vida a nivel individual. Pero a nivel más global también afecta a la economía en forma de pérdida de horas de trabajo, mayor gasto médico, etc. Esto es algo que se puede (y debe revertir). Se calcula que las empresas que invierten en salud tienen un retorno de 1 a 3. Es decir, por cada euro invertido en adecuar los puestos de trabajo y en fomentar hábitos de vida saludables, se recuperan 3 euros por la reducción del absentismo laboral. Así que invertir en ergonomía es muy beneficioso para la salud y para el bolsillo.

 

 

 

 
Publicidad
 

Una Respuesta

  1. 1 - Anna Silla

    25 octubre 2016 16:27

    Super importante todo lo que se apunta en este artículo. Yo me fastidié la espalda de estar tanto tiempo sentada. Tras las visitas al médico, opté por comprarme una silla oficina en Espriu. Desde entonces mi vida ha cambiado. Echa un ojo si te apetece: http://www.espriu.es

    Responder

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado