Enviar 'El doble rasero en los métodos de crianza de bebés' a un amigo

Enviar una copia de 'El doble rasero en los métodos de crianza de bebés' a un amigo

* Required Field






Separate multiple entries with a comma. Maximum 5 entries.



Separate multiple entries with a comma. Maximum 5 entries.


E-Mail Image Verification

Loading ... Loading ...
 

10 Comentarios

  1. 1 - Can-Men

    15 julio 2009 18:50

    La verdad es que a veces entendemos mejor las cosas cuando nos ponemos en el lugar del otro.

    Yo antes de tener a mi hijo era firme defensora de estos métodos pero después accedí a un montón de información seria sobre sus efectos y sus mecanismos de funcionamiento. Y me di cuenta que yo nunca querría que me tratasen asi cuando necesito un abrazo, o estoy triste o lo que sea.

    En línea con tu ejemplo, en un curso de lactancia una experta tb contó este: imagina que estás con tu marido en China o cualquier país con un idioma que no entiendes, te llevan a un hospital pq te has caido, te separan de tu marido (la única persona conocida), y estás rodeada de médicos que te hablan chino y que no te entienden. Tu lloras, gritas, lo que quieras pero nadie te entiende y te encierran en una habitación sola.

    Eso es el método más allá de las rutinas lógicas cuando se deja llorar y no se respeta la necesidad de contacto y presencia, absolutamente propias de la edad y la especie mamífera.

    Tu historia es parecida pero ¿por qué es huérfana la mujer?

  2. 2 - maite

    17 julio 2009 22:46

    Supongo que será huerfana para que te de mas pena la niña que te imaginas durante todo el rato. Pero también puede ser huerfana porque su madre se haya muerto por la edad o cualquier enfermedad. Aunque seamos mayores cuando se muere un ascendiente somos huerfanos de padre o madre

  3. 3 - Mónica

    18 julio 2009 08:33

    Hola a las dos! No había visto los mensajes… Al escribir el relato necesitaba un padre y una madre para crear la ilusión de que se estaba hablando de una hija. Todas estas prácticas parecen aceptables si se las hacemos a un niño, pero si se le hacen a una mujer. Hoy en día con todas las campañas de concienciación sobre el maltrato de género (me parece horrible el término) este hombre sería un candidato a pasar una temporada en la sombra por ser tan cruel con su mujer. La primera vez que leí un texto así era de Carlos González. Todo el tiempo parecía que se lo estaban haciendo a un niño. Estamos tan acostumbrados a pensar que los niños son malos, que “nos cogen la sobaquera”, que “hay que meterlos en vereda”, que un buen azote a tiempo corrige muchos males, y, sin tener que llegar al maltrato, que si les coges en brazos “se acostumbran”, que si los tienes siempre contigo luego no te los podrás quietar de encima, que si los llevas a dormir a tu cama se masturbarán (esto lo sugirió Estivill en una entrevista suya que leí)… tantas creencias y prácticas erróneas que nos hemos acostumbrados a ver como cotidianas. Pero si se le hacen a un adulto, ¿a que toma otro matiz? Entonces nos sacude y nos lleva a ver que a lo mejor si fuéramos nosotros quienes se ven en esa situación (como en la historia que contaba Can Men) no nos gustaría que nos hicieran.

  4. 4 - Mónica

    18 julio 2009 08:38

    Que me he emocionado y no sé si he contestado a la pregunta… Supongo que podía haber puesto que la madre estaba de viaje esos días, o que se habían divorciado u otra razón menos drástica. Supongo que al “matarla” literariamente hablando, me resultó más arquetípico. Como la muerte de un tiempo viejo y una manera de criar obsoleta. Como la madrastra del cuento que se acaba muriendo para reflejar que comienza un tiempo nuevo de felicidad. Necesitamos que muera de una vez ese paradigma antiguo que nos convierte en madrastras malas de nuestros hijos, para convertirnos en las madres amorosas que todas llevamos dentro y que con tanto anhelo deseamos que se hagan realidad en una crianza feliz.

  5. 5 - Julio

    30 julio 2009 19:57

    Buenas!. Acabo de leer este “cuento” que retrata perfectamente lo que supone el método stivill y que, como bien dices, si se le aplica a una persona, su autor debería estar en la cárcel, así, sin más. Claro que, como sólo es aplicable a [email protected] niñ@s, ni siquiera el llamado DEFENSOR del MENOR ha dicho nada al respecto.
    Saludos y enhorabuena tanto por el cuento como por tu crítica a es método terrorista.

  6. 6 - Julio

    30 julio 2009 20:03

    Se me olvidaba. Aunque el chiste es bastante bueno, la imagen de la bruja, no es acertada: tener en cuenta que fueron perseguidas justamente por lo que sabían y que fueron exterminadas por ser competencia contra el orden establecido, además de por ser mujeres, claro.
    Saludos.

  7. 7 - Mónica

    30 julio 2009 21:29

    Hola Julio. Gracias por el comentario. Tenemos tan inculcados ciertos estereotipos que a veces se nos escapan ciertos gazapos. Me ha hecho gracia el tuyo, que refleja fielmente la crítica subyacente a este post: dices que “si se le aplica a una persona, su autor debería estar en la cárcel, así, sin más. Claro que, como sólo es aplicable a [email protected] niñ@s”… ¿Es que [email protected] niñ@s no son personas? Sí, sé que no lo has hecho con mala intención, es sólo que me ha hecho gracia. Las pobres brujas… Vivieron en una época en la que las mujeres tampoco eran personas ni tenían derecho ni aspiración a serlo. Poco a poco vamos ganando la batalla, logrando el derecho de ser tratados como personas. Algún día los niños también lo lograrán. De momento, y según cierta ministra, los fetos de menos de 13 semanas ni siquiera son seres humanos…

  8. 8 - Can-Men

    29 enero 2011 13:30

    Dejo un texto de Carlos González que ilustra perfectamente este tema, tomado de aquí:

    EL ACOSTUMBRADOR ENMASCARADO

    Yo, a mi esposa, desde los ocho meses de casados la acostumbré a dormir sola, por si me tienen que hospitalizar, para que no sufra. También paso un mes al año fuera de casa, sin decir a dónde voy, para que no sufra si algún día la abandono. Y ese mes aprovechamos para dejar a los niños en un orfanato, que tienen que estar preparados por si nos morimos (hay tantos accidentes de coche…)

    Mi lema es: sufra ahora, y así no tendrá que sufrir luego.

    El Acostumbrador Enmascarado