Préstamos rápidos: Consigue dinero de forma inmediata y alcanza tus sueños

, , Leave a comment

préstamos rápidos

Los préstamos rápidos son uno de los avances más prácticos que ha desarrollado el sector de la banca online y las empresas de financiación. Son servicios que permiten a los usuarios acceder de forma rápida a pequeñas cantidades de dinero para solventar imprevistos surgidos a fin de mes. Al tratarse de cuantías menores, de entre 300 y 900 euros aproximadamente, no se necesitan grandes requisitos para obtener los préstamos y son fáciles de devolver cómodamente en diversos plazos. Están pensados sobre todo para un gasto inesperado, un impago en la nómina o cualquier otra situación económica que impida, en un momento dado, hacer frente a un gasto de forma puntual.

Las ventajas de obtener préstamos rápidos

Solicitudes online de forma fácil y cómoda: tras rellenar un formulario con los datos estrictamente necesarios, que no roba más de diez minutos del tiempo del usuario, se puede llegar a obtener una confirmación de la concesión del préstamo. Este puede llegar a través incluso de un mensaje de texto o un correo electrónico, así de sencillo. El dinero llega a ingresarse en la cuenta hasta en un plazo de 24 horas.

Sin necesidad de presentar exceso de documentación: los préstamos rápidos a través de internet son tan rápidos porque no exigen trámites tediosos ni burocracia interminable. A nivel de documentación, tan solo es necesario tener un carné de identidad y la cuenta bancaria. Ni siquiera es necesario acreditar una nómina ni un aval, uno de los principales bloqueos que tienen los usuarios para acceder a préstamos. Los avales y las condiciones en la banca tradicional se han vuelto tan exigentes, que se buscan nuevas formas de financiación fuera de las vías ordinarias.

Devoluciones cómodas y flexibles: los préstamos online suelen ser cantidades no muy altas, de hasta 900 euros, solicitados para sufragar urgencias económicas, posibles imprevistos o salir de un bache en un mes con demasiados gastos. Por tanto, la devolución de estos créditos se puede hacer de golpe, cuando se recupera ese dinero y hasta en 30 días. El proceso a seguir es el mismo que el de la solicitud, es decir, que se hace todo de forma online y se salda la deuda en un plazo corto de tiempo. Sin burocracias excesivas, para cerrar cuanto antes el trato y el consumidor se quede tranquilo con la deuda saldada.

No se necesitan justificaciones: cuando se pide un préstamo en la banca tradicional, a menudo se solicita una justificación del gasto o documentación sobre el destino del mismo. Por ejemplo, esto ocurre cuando se solicita un crédito para una hipoteca. No solo hay que justificar un aval, una nómina, una renta determinada… también el uso del dinero, que puede ser privado y no es necesaria su revelación. En el caso de los préstamos rápidos, las empresas financieras no piden explicaciones de a qué se va a dedicar el dinero. Hay total libertad y privacidad sobre su uso, lo que le lleva a los usuarios a ser más proclives a usar estos servicios, sin sentirse avergonzados de tener cuentas al descubierto o en números rojos en algún momento. O porque quieren, sencillamente, mantenerse discretos y ajenos.

Además de todas estas ventajas, ni que decir tiene el ahorro de tiempo que supone pedir un préstamo rápido online. Como su propio nombre indica, el ser rápido ofrece una ventaja fundamental sobre el resto de servicios tradicionales financieros. No solo evita los desplazamientos hasta una sucursal, sino que tampoco se necesita esperar una cola en una sede física de un banco, perder el tiempo en presentar todos los papeles, volver pasados unos días a entregar algún documento faltante o esperar en casa una carta en papel con la resolución final.

Es un proceso tan sencillo como conectarse a internet y rellenar los campos más relevantes forma parte ya de casi todas las gestiones diarias como hacer la compra, ver el correo, escuchar música… sea o no una acción financiera. Sin embargo en este sector en particular, la posibilidad de hacer gestiones online ha arrojado un mundo de posibilidades tanto a empresas como a usuarios.

Las fintech, a la cabeza de la transformación digital

Las start-ups o empresas conocidas como fintech, (sector financiero digital) conocen de primera mano estas necesidades y por eso, se han sabido adaptar a la demanda de los usuarios. A la banca tradicional, al contrario de los avances de la sociedad, intenta poner freno a una evolución ya en marcha. Aunque conocen todas las ventajas citadas anteriormente y ven el cambio de mentalidad en los consumidores, intentan aún aferrarse al barco en declive todo lo que pueden.

Las compañías centradas en ofrecer servicios financieros ajustados a los nuevos tiempos y adaptándose a la coyuntura económica de la mayor parte de las familias españolas, serán las que sobrevivan a la revolución digital de la banca.

pinit fg en rect gray 20 - Préstamos rápidos: Consigue dinero de forma inmediata y alcanza tus sueños
 
Publicidad
 

Responder

(*) Obligario, Tu correo electrónico no será publicado