¿Me pongo lentillas?

, , Comentarios desactivados en ¿Me pongo lentillas?

Es posible que lleves media vida (o más) usando gafas. Sin embargo, es indudable que estas presentan una serie de inconvenientes. Hablamos, por ejemplo, del deterioro que sufren por el mero hecho de llevarlas puestas, de la posibilidad de que se caigan por accidente o de lo rápido que pueden pasar de moda. Puede que cualquiera de esas sea una de las razones por las que has empezado a pensar en ponerte lentillas. Queremos explicarte por qué es una decisión acertada y qué, además, puedes adquirir lentillas a buen precio en varias tiendas online, como por ejemplo Vision Direct.

Ventajas de usar lentillas en tu día a día

Tal vez solo te preocupe el ámbito estético y nunca hayas pensado en cómo las lentillas pueden mejorar tu calidad de vida. Aquí te lo explicamos:

  • Mayor ángulo de visión. Las lentillas se adaptan al ojo y ofrecen un campo de visión total. Esto es algo que no pueden ofrecer las gafas, cuyos cristales siempre dejan ‘ángulos muertos’ en los lados y por debajo.
  • Mejor visión en todo tipo de situaciones. Por ejemplo, las lentillas no se empañan por culpa del vaho al respirar mientras usas la mascarilla. Además, permiten una visión mucho más nítida cuando hay poca iluminación. Tampoco se llenan de gotas de agua cuando llueve.
  • Podrás hacer deporte con mayor libertad. Correr o montar en bici con unas gafas es necesario, pero francamente incómodo ya que siempre estarás pendiente de que no se caigan y no se empañen. Sin embargo, con las lentillas esto no pasa.
  • Las puedes usar con tus gafas de sol. Así no tendrás que gastar dinero adicional en graduar los cristales.
  • Te resultará más fácil cambiar de look. Ya que no tendrás que estar pendiente de combinar tus gafas con el resto de tu indumentaria o con tu peinado.

A esto hay que sumar, además, que hay muchos tipos de lentillas que se adaptarán a tus necesidades. Por ejemplo, las diarias son ideales para combinarlas con el uso de gafas. Pero también las hay mensuales y anuales que pueden salirte muy bien de precio. Por su parte, aunque a muchas personas les da un poco de reparo al principio, poner y quitar las lentillas es mucho más fácil de lo que se piensa.

¿Y qué pasa con las lentillas de colores?

Es cierto que la función principal de las lentillas es ayudar a corregir problemas de visión durante el día a día. Sin embargo, no es la única. Gracias a ellas es posible, por ejemplo, cambiar el color del iris de forma prácticamente imperceptible para quienes nos rodean.

Por ejemplo, puedes comprar lentillas azules sin graduar y comprobar cómo serías si tuvieses los ojos de ese color. Es más, resulta posible que nunca te hayas atrevido a teñirte el pelo de un determinado color por esta cuestión. Al final, acabarán convirtiéndose en un complemento como cualquier otro a la hora de salir de fiesta con tus amigas.

Pero ¿tienen algún inconveniente las lentillas? Como es obvio, al estar en contacto directo con los ojos, es necesario extremar las medidas de higiene. Tampoco debes exceder nunca el máximo número de horas de uso recomendado por el oftalmólogo ya que podrías desarrollar infecciones o intolerancias.

Pero, más allá de eso, las lentillas son totalmente inocuas. Así que, si te has cansado de las gafas y quieres dejarlas en la mesita de noche sin necesidad de someterte a cirugía, no lo dudes. No hay una solución más segura y eficaz.