5 formas de combatir la fatiga y recuperar la energía

, , Comentarios desactivados en 5 formas de combatir la fatiga y recuperar la energía

Todo el mundo pasa por periodos de somnolencia ocasional y baja energía. Pero no es normal sentirse cansado todo el tiempo. Si te sientes cansado todo el tiempo, es crucial encontrar la causa y encontrar soluciones.

Si no encuentras alivio durmiendo o descansando, es hora de abordar por qué experimentas un cansancio excesivo. Podría estar relacionado con un problema médico o un trastorno mental. A continuación enumeramos los consejos más comunes para ganar más energía y apoyarte a ti mismo.

Lleva un registro de lo que afecta a los niveles de energía

Hacer un seguimiento de tu actividad diaria y tus niveles de energía puede ayudarte a detectar patrones y hábitos que podrían estar haciendo que te sientas cansado todo el tiempo. Es posible que notes que tienes más energía los días que participas en actividades específicas, por ejemplo, cuando puedes beneficiarte de un casino bono de bienvenida jugando a tu juego favorito. O puedes notar que ciertas acciones como trasnochar o tomar copas te hacen sentir fatigado al día siguiente.

Mueve el cuerpo para combatir el cansancio

La inactividad física puede ser a veces un factor que explique por qué te sientes cansado todo el tiempo. Practicar ejercicio y actividades físicas que prefieras puede ayudarte a mejorar tu estado de ánimo y tus niveles de energía.

Dicho esto, encontrar la motivación para mover el cuerpo cuando te sientes cansado puede ser todo un reto. Las investigaciones han demostrado que la sensación de fatiga está relacionada con la disminución de la actividad física. Encuentra una actividad que te vaya bien. Luego, fija el objetivo de hacerla una vez al día, aunque solo sean 10 minutos. 

Acuéstate temprano

La falta de sueño aumenta el riesgo de accidentes y es una de las principales causas de fatiga diurna. La solución: Acuéstate temprano para dormir toda la noche.

En 2004, las personas que participaron en un estudio de la Universidad de Stanford pudieron dormir todo el tiempo que quisieran, lo que les proporcionó más vigor y menos fatiga. Los buenos hábitos de sueño también pueden tener importantes beneficios para la salud. 

Practica la meditación de atención plena

Hay dos tipos de fatiga: física y mental. La fatiga física es el resultado de una actividad extenuante, mientras que la fatiga mental se debe a que el cerebro está sobre estimulado o sobrecargado de trabajo. Las investigaciones sugieren que la meditación de atención plena es una herramienta útil que puede ayudar a reducir la sensación de fatiga mental.

La meditación de atención plena, la relajación y los ejercicios de respiración pueden ayudar a calmar la mente y el cuerpo, lo que puede permitirte sentirte con más energía. Solamente necesitas unos pocos minutos al día para notar la diferencia. Utiliza este tiempo para ser consciente de lo que ocurre en tu mente y en tu cuerpo.

Empieza con cinco minutos al día y aumenta el número de momentos de atención plena varias veces al día. Para empezar, escucha una meditación guiada o ejercicios de respiración grabados. Una vez que te sientas cómodo con la práctica, tendrás más concentración y conciencia a lo largo del día. 

Aire fresco y luz

La falta de luz solar suficiente se asocia a un aumento de enfermedades, síntomas de depresión y sensación de fatiga. Si siempre estás cansado, aumentar tu exposición diaria al sol podría ser beneficioso.

Practica siempre una exposición segura al sol. Utiliza protección solar o ropa que bloquee los rayos UV. Los investigadores sugieren aumentar la exposición a la luz solar de forma incremental entre 5 y 30 minutos al día, en función del tipo de piel, el índice UV y la tolerancia individual.

Iluminar tu entorno con luz puede hacer maravillas por tu estado de ánimo y tu energía. Abra todas las ventanas de su casa. Salga al aire libre y dé un paseo. Si el tiempo es inclemente o no puedes salir de casa, siéntate junto a una ventana mientras lees o trabajas con el ordenador.

La fatiga y la somnolencia excesiva pueden interferir en la rutina diaria. Hacer cambios en la higiene del sueño, mover más el cuerpo, practicar la atención plena y salir al aire libre pueden ayudar a mejorar los niveles de energía. Sin embargo, si estas estrategias no funcionan o sigues sintiéndote cansado todo el tiempo, busca ayuda profesional.